¿Cuáles son los accidentes domésticos más comunes en niños y adultos?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 5 basado en 1 valoraciones

Los accidentes domésticos más comunes en niños y adultos

Nuestra casa está llena de riesgos, especialmente para los niños, pero también para los adultos. En este post vamos a detallar los accidentes domésticos más comunes para ambos colectivos y así ayudarte a tomar medidas en la prevención de riesgos en el hogar.

Al igual que fuera del hogar hay riesgos que corremos todos los días y que nos pueden involucrar en algún accidente inesperado, por lo que es muy recomendable también contar con un seguro de accidentes familiar.

¿Qué se considera un accidente doméstico?

Los accidentes domésticos son acontecimientos fortuitos que ocurren en casa, ajenos a nuestra voluntad y con frecuencia producen lesiones. La cocina y el baño son los lugares donde se producen los accidentes más
comunes en el hogar.

Riesgos en casa para niños

Cuando hablamos de accidentes en el hogar, los niños son los principales afectados, debido a la actividad frenética que les caracteriza y al desconocimiento de los peligros que puede suponer el mundo que le rodea. Existen riesgos que pueden vincularse de manera muy estrecha con los pequeños de la casa que también pueden sufrir los
adultos, aunque con una probabilidad menor:

Resbalones en el baño

Los niños no paran, sin importar el lugar donde se encuentren. Su ritmo acelerado les puede llevar a sufrir resbalones en la bañera o en la ducha que pueden desencadenar sucesos fatales sobre todo si se trata de bebés, ya que pueden terminar en ahogamiento.

Intoxicaciones

Nuestras casas están repletas de productos de limpieza, de medicamentos y otras sustancias tóxicas que además, tienen formas y colores llamativos que pueden atraer la atención de los niños, por lo que corren el riesgo de ingerirlos accidentalmente e intoxicarse.

Electrocuciones

Cualquiera que tenga hijos lo sabe: los niños sienten predilección por los enchufes y los interruptores. Electrocutarse por meter los dedos u objetos distintos en un enchufe tiene una alta probabilidad para los niños en casa.

Riesgos en casa para adultos

Los adultos de mediana edad tienen menos riesgo que los niños de sufrir accidentes domésticos. Sin embargo, si hay una persona mayor en casa, habrás podido comprobar que tiene más posibilidades de que le ocurran ciertos percances. Estos son los accidentes domésticos más comunes en casa para los adultos:

Caídas

Las caídas en el hogar son bastante frecuentes en adultos de edad avanzada. Una vez más, el baño es un escenario donde se repiten a menudo. Además, las personas mayores corren un riesgo especial de tropezar con muebles u otros objetos en la vivienda.

Quemaduras

Generalmente, los adultos de cualquier edad son susceptibles a quemaduras porque manipulan diversas fuentes de calor, sobre todo en la cocina. Quemarse con los fogones o con el horno es un riesgo típico de quien prepara la comida en casa.

Cortes

Los cortes en casa también están a la orden del día en casa debido a causas similares. Los adultos son los que utilizan con mayor frecuencia herramientas cortantes como cuchillos o tijeras. Al mismo tiempo, es importante destacar el riesgo de cortarse con las piezas resultantes de un cristal roto.

Prevención de accidentes para niños y adultos

Ahora que ya conoces los riesgos en el hogar tanto para niños como para adultos, es hora de hablar de la prevención de accidentes. Es posible minimizar el riesgo adoptando algunas sencillas medidas para prevenir los accidentes domésticos más comunes:

  • Vigila a los niños en todo momento cuando estén en el baño. Es un momento muy delicado en el que siempre deben contar con la supervisión de un adulto.
  • Renueva el baño. Incluye barras y alfombrillas antideslizantes en el baño es una de las acciones para prevenir accidentes que más beneficio puede proporcionarte.
  • Mantén los productos de limpieza y los medicamentos fuera del alcance de los niños. Si es necesario, guárdalos en un armario bajo llave.
  • Utiliza protectores de plástico en los enchufes para evitar que los niños introduzcan cualquier elemento indebido.
  • Procura que la vivienda esté lo más ordenada posible para evitar tropiezos y caídas.
  • Utiliza protectores como manoplas o similares para evitar quemaduras en la cocina.
  • Afila bien los cuchillos u otros objetos cortantes para facilitar su
    uso. Mantener estas herramientas ordenadas en un lugar específico también ayuda a evitar lesiones por cortes.
  • Protege tu vivienda con un seguro de hogar que te sirva de apoyo ante determinados accidentes, como en el caso de rotura de cristales.

Conclusión

Los resbalones, las intoxicaciones y las electrocuciones son los mayores riesgos en los niños dentro de casa. Por otra parte, los adultos están más expuestos a caídas, quemaduras y cortes, especialmente cuando se trata de personas de edad avanzada. Está en tu mano prevenir los accidentes domésticos tomando medidas sencillas que pueden evitar grandes disgustos.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − doce =