Aportaciones a planes de pensiones: ¿qué son y cómo funcionan?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 5 basado en 1 valoraciones

El funcionamiento de la tributación de un plan de pensiones

Si ya has empezado a prepararte para la jubilación, seguramente te hayas sentido atraído por diversos instrumentos de ahorro. Los planes de pensiones son los más famosos y gracias a ellos puedes mejorar la calidad de vida en el futuro además de obtener interesantes ventajas fiscales hoy. En este post definimos el concepto al detalle y te explicamos cómo funcionan las aportaciones a los planes de pensiones, incrementando la cuota que cobrarás más adelante.

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es una solución ideal para ahorrar de cara a la jubilación, aunque también son una excelente herramienta económica en otras situaciones: invalidez permanente, dependencia o fallecimiento. Además, es posible recoger de manera anticipada el capital aportado junto con la rentabilidad de un plan de pensiones en caso de desempleo de larga duración o de enfermedad grave recogida entre los supuestos de la ley vigente.

Calidad de vida ahora y siempre

Los planes de pensiones suponen la inversión de tus ahorros para sacarles una rentabilidad garantizada. Esta solución te permite reservar parte del capital para el futuro y además obtener un importe extra procedente de sus rendimientos a lo largo de los años. Así, es mucho más fácil mantener tu nivel de vida actual y disfrutar de la jubilación que anhelas, por ejemplo.

La estabilidad que deseas para tu jubilación

Precisamente, una de las principales preocupaciones sociales en relación con el ahorro es mantener una situación económica estable durante la jubilación. Es previsible que el sistema de pensiones públicas de la Seguridad Social sea insuficiente para muchas personas y, los planes de pensiones son un aporte de tranquilidad muy importante, puesto que completan este sistema con una cantidad económica que ayuda a mantener el estatus deseado en el futuro. En cambio, no contar con un plan de pensiones implica el riesgo de tener que ceñirte a un nivel de vida inferior al actual, al percibir menos ingresos.

Un instrumento de ahorro adaptable

Los planes de pensiones están diseñados para adaptarse a tu situación personal, a tu edad, a la cuantía de las aportaciones que desees realizar y cuando quieras hacerlas. Además, existen diferentes modalidades de planes de pensiones individuales para que encuentres el que mejor se adapta a tus expectativas de rentabilidad y a tu perfil como inversor.

¿Quién puede realizar aportaciones en un plan de pensiones?

Ésta es una duda muy frecuente sobre los planes de pensiones. La respuesta requiere, en primer lugar, conocer los diferentes tipos de planes de pensiones que existen:

Sistema individual de plan de pensiones

Un plan de pensiones individual es aquel que se contrata a través de una compañía de seguros o entidad financiera.

Sistema de empleo de plan de pensiones

Un plan de pensiones perteneciente al sistema de empleo suele estar constituido por una empresa expresamente para sus trabajadores. Está supervisado por una comisión de control formada por los representantes de la empresa en su 50% y la parte restante por los empleados partícipes.

Sistema asociado de plan de pensiones

Un plan de pensiones de un sistema asociado está diseñado para los socios o afiliados de una asociación o un sindicato.

¿A qué sistema pertenece tu plan? Es importante que te fijes en este detalle para saber quién puede realizar aportaciones. Si se trata de un plan de pensiones individual en el que eres titular, solo tú podrás hacerlas, no está permitido que terceras personas intervengan. La misma norma se aplica para planes asociados, tampoco pueden realizarlas la propia asociación o sindicato.

Por otra parte, en un plan de pensiones que pertenece al sistema de empleo las empresas pueden contribuir con aportaciones en beneficio de los trabajadores, de manera obligatoria o voluntaria, según se haya establecido en el momento de la contratación.

Aportaciones según el tipo de plan

Las aportaciones que realices a tu plan de pensiones pueden ser periódicas, extraordinarias o una combinación de ambas, dependiendo del tipo de plan que hayas elegido. En el caso de las aportaciones periódicas es posible elegir entre la forma mensual, trimestral, semestral o anual.

Además, tienes la posibilidad de elegir si quieres que la aportación sea un valor que se mantenga constante o que se revalorice de manera anual. Y, juegas con la ventaja de poder suspenderlas en el momento que desees, así como volver a iniciarlas si así lo decides.

Los riesgos de no realizar las aportaciones a tiempo

Es verdad que tienes la libertad de cesar las aportaciones si tu situación lo requiere en un momento determinado. Sin embargo, es aconsejable mantenerlas de forma sistemática en la medida de lo posible para garantizar el ahorro deseado de cara al futuro.

Limitaciones de las aportaciones

El total anual para el conjunto de las aportaciones realizadas al plan de pensiones, no podrá exceder los límites establecidos legalmente en cada momento. En la actualidad, lo más interesante es que las aportaciones se asemejan a los donativos deducibles, hablando en términos fiscales, pero existe un límite establecido para poder desgravarte las aportaciones anuales a tu plan de pensiones en el momento de hacer la liquidación del IRPF. Para calcular el límite que puedes aportar debes tener en cuenta que no debe superar la menor de las siguientes cantidades:

  1. 8000 €
  2. 30% de los rendimientos netos del trabajo o actividades económicas.

Pongamos un ejemplo: Imagina que tus ingresos suponen una base imponible de 20.000 €, por lo que tu rendimiento neto seria de 15.200 € (Teniendo en cuenta que pertenece al tramo de IRPF que abarca una base de 12.450 hasta 20.200 €, al que se le aplica el 24%).

Así que, la cantidad que podrías deducirte por tus aportaciones a un plan de pensiones no podría superar el 30% de 15.200 €, lo que equivale a 4.560 € que, como es una cantidad menor que 8.000, 4.560 € sería el límite. Es decir, no podrías aportar más de 4.560 € a tu plan de pensiones para que la cantidad sea deducible.

¿Cuánto desgrava un plan de pensiones y sus aportaciones?

Tal como hemos adelantado en el punto anterior, se desgrava la totalidad de las aportaciones que hayas realizado durante el año, independientemente de si se trata de periódicas o extraordinarias. En otras palabras, siempre puedes beneficiarte de las desgravaciones fiscales en la declaración del IRPF, ya que las aportaciones realizadas se deducen íntegramente en base de este impuesto. En cualquier caso la cantidad máxima que te puedes deducir es de 8.000 €, según se desprende del apartado anteriormente descrito.

El porcentaje de ahorro en un plan de pensiones con la declaración del IRPF

El porcentaje que te desgravas de las aportaciones corresponde al mismo que tienes asignado dependiendo del tramo donde esté incluida la base impositiva de tus ingresos. Siguiendo con el ejemplo, la aportación máxima te supondría un ahorro fiscal de 1094,40 € (24% de 4.560 €), puesto que 20.000 € corresponde al tramo del 24%.

En definitiva, la tributación de un plan de pensiones es una ventaja que se puede aprovechar cada año, contribuyendo al ahorro para posibles incrementos de las aportaciones a lo largo del tiempo y así mantener el nivel de vida que quieres para el futuro.

Conclusión

Un plan de pensiones es un instrumento de ahorro esencial de cada a la jubilación que puede garantizarte la calidad de vida que buscas al finalizar tus días de actividad laboral. Si contratas un plan de pensiones tienes la libertad de realizar aportaciones periódicas o extraordinarias, teniendo en cuenta los beneficios fiscales que pueden suponerte siempre y cuando no superes el límite legal establecido.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + cinco =