Los beneficios de cenar ligero y temprano

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 4.3 basado en 3 valoraciones

cenar ligero y temprano

“Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”, dice el refrán. Efectivamente, cenar ligero aporta numerosos beneficios para la salud, pero también es importante tener en cuenta el tiempo que pasa entre la cena y la hora de irse a dormir.

Cenar temprano, un favor para el organismo

Elegir la mejor hora para cenar dependerá del momento en que nos vamos a la cama. Es imprescindible evitar irse a dormir inmediatamente después de cenar y más a aún si hemos hecho una comida muy copiosa por la noche. Cenar temprano tiene múltiples beneficios para el organismo que te harán sentirte mejor a la mañana siguiente y también a largo plazo. Lo ideal es dejar pasar un par de horas entre la cena y la hora de irse a la cama. Vamos a ver por qué.

Previene el sobrepeso y la obesidad

Cenar tarde implica hacer la digestión en el momento del día en que menos calorías consumimos. El gasto calórico mientras dormimos es justo el que necesitamos para respirar y un poco más que para mantener las constantes vitales, por lo que las calorías que hemos ingerido por la noche se acumulan con más facilidad. Sin embargo, cenar temprano favorece que nos mantengamos activos durante unas horas antes de coger el sueño. Algunas personas se sienten mejor si aprovechan este momento para hacer un poco de ejercicio pero si eres de los que se activan tras practicar deporte, no es necesario que te muevas mucho en este lapsus de tiempo. Es suficiente con que te dediques a recoger la cocina o pasar tiempo con la familia.

Ayuda a conciliar el sueño

Muchas personas sienten molestias cuando se van a la cama con el estómago lleno. Cenar tarde puede suponer dificultad para conciliar el sueño. Además, tener una rutina entre el momento de la cena y el de dormir, ayuda a preparar nuestro cerebro para el descanso. Sacar al perro, darse una ducha, lavarse los dientes y/o leer un libro son actividades idóneas para incluir en ese momento y evitar irse a dormir inmediatamente después de cenar.

¿Qué comer por la noche?

Irse a dormir tras hacer la digestión aporta múltiples beneficios, pero elegir qué comer por la noche es fundamental. Si queremos prevenir el sobrepeso y la obesidad es importante reducir los hidratos de carbono y las grasas en la cena. En cambio, es preferible decantarse por verduras al vapor, que resultan muy beneficiosas para el organismo, y que pueden ir acompañadas de una pequeña porción de carne magra o pescado.

Si queremos evitar molestias estomacales, deberemos de evitar los alimentos que nos hagan sentir muy pesados: comidas basura, platos muy picantes o las frituras. Si nos cuesta conciliar el sueño, es aconsejable dejar de lado las bebidas con cafeína o los postres con alto contenido en azúcar, ya que pueden activar el cerebro. Por el contrario, hay personas que duermen mejor después de tomar una sopa caliente, ingerir un vaso de leche o una infusión de tila, manzanilla o lavanda.

¿Tienes alguna rutina antes de irte a dormir? Cuidar tu salud es también cuidar la de los que te rodean. Tu salud es el bien más preciado, por eso Plus Ultra tiene a tu disposición un completo seguro de salud que garantiza lo que verdaderamente importa.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 11 =