¿Sabes cómo arreglar una persiana?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

Cómo arreglar una persiana

Tanto si hemos decidido acristalar nuestra terraza como si queremos algo más de privacidad o silencio frente a vecinos ruidosos, las persianas son un elemento indispensable en cualquier vivienda. Sin embargo, su uso frecuente y su mecanismo algo complicado hace que se estropeen a menudo.

Para saber cómo arreglar una persiana, es necesario conocer bien sus componentes y saber de dónde proviene la avería. En este artículo te indicamos cómo reparar una persiana en función del problema que tengas.

Piezas del cajón de la persiana ¿dónde está la avería?

Antes de ponernos a desmontar la persiana, lo más importante es estar familiarizados con la estructura para encontrar la avería.

Por una parte, los elementos exteriores son fácilmente reconocibles: las lamas horizontales, las guías laterales que impiden que las lamas rocen la ventana y la cinta que nos permite subirla y bajarla. Por último está el cajón, dentro del cual se encuentran las siguientes piezas:

  • Eje: Es la pieza en la que se enrollan las lamas, sujetadas por unos topes a cada lado del mismo.
  • Polea: En este elemento se enrolla la cinta.
  • Tirantes: Estos elementos mantienen cada una de las lamas bien ancladas dentro del cajón de la persiana.

Cómo arreglar una persiana descolgada

Las persianas suelen descolgarse por el fallo o deterioro de los tirantes o la cinta. Para averiguar de qué se trata, debemos desmontar el cajón con cuidado retirando la tapa frontal y haciendo palanca con el destornillador.

Después de bajar la cinta, debemos sustituir la pieza o piezas dañadas de la propia persiana. Si se trata de los tirantes, verás que su sustitución es muy intuitiva: sólo encajan de una manera dentro del cajón. A continuación, ya podemos volver a cerrarlo y subir la persiana.

Cómo arreglar una persiana que no sube

Como en el caso de una persiana descolgada, la mejor manera de averiguar qué le sucede a la persiana que no sube es desmontar el cajón. Al comprobar el estado de los elementos, debemos fijarnos en que las lamas estén bien alineadas; si lo están, lo más seguro es que haya un elemento roto que debamos reemplazar.

Cómo arreglar una persiana que no baja

Con mucha frecuencia, el problema detrás de una persiana que no baja es el mismo que cuando no sube, por lo que para resolverlo puedes seguir los pasos del apartado anterior. Sin embargo, también hay casos en los que el problema se encuentra en otros elementos como el eje o la polea.

La reparación de estos elementos es similar a la de los demás componentes de la persiana. Después de desatornillar el cajón, deberás sacar el eje haciendo presión para que ceda y puedas acceder a las piezas dañadas. En el caso que se trate de la polea, golpea el interior de esta pieza conuna maza o un martillo pequeño. Después, solo tendrás que reemplazar el componente roto con otro del mismo tamaño.

Cómo arreglar una persiana de manivela

Aunque el mecanismo para subir y bajar la persiana de manivela es algo distinto, es evidente que comparte muchos elementos en común con los otros tipos de persianas. Por ese motivo, es posible que la persiana de manivela presente problemas de desgaste de alguna de las piezas como el eje o las lamas. En ese caso, puedes seguir los pasos que indicamos en los apartados anteriores.

Sin embargo, si la persiana de manivela no sube ni baja también puede que se haya roto la misma manivela o el torno. El paso será el mismo que en los casos anteriores: bajar la persiana para mirar de cerca qué sucede y reemplazar el elemento dañado. Es posible que el problema esté en el soporte, el disco o los tirantes: sustituye la parte que veas deteriorada y lograrás que la persiana vuelva a funcionar.

Cuenta con ayuda de un profesional

Las persianas actuales emplean un mecanismo más eficaz que las antiguas, pero a veces sigue siendo necesario repararlas. Si sigues los anteriores consejos, es probable que averigües rápidamente qué elemento está afectando al correcto funcionamiento y puedas sustituirlo con facilidad.

Sin embargo, especialmente si se trata de un modelo con bastantes años, no siempre será fácil dar con la solución adecuada. En esos casos, nunca está de más contar con ayuda de un profesional: recuerda que el seguro de hogar de Plus Ultra Seguros incluye asistencia por parte de un especialista en bricolaje que te ayudará a reparar tus persianas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =