¿Cómo pasar la ITV de una moto o ciclomotor? Consejos y requisitos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

consejos para pasar la itv de una moto o ciclomotor

Cuando buscamos información acerca de la Inspección Técnica de Vehículos, a menudo encontramos consejos relacionados con el mantenimiento de coches. Sin embargo, las motos y ciclomotores también deben cumplir una serie de requisitos para pasar la ITV.

Aunque la ITV de la moto y del ciclomotor comparte algunas características con la inspección de vehículos de cuatro ruedas, hay ciertas diferencias que vale la pena señalar. En este artículo te indicamos los requisitos para pasar la ITV de tu moto o ciclomotor, y te damos consejos para lograrlo.

Claves para pasar la ITV a tu moto o ciclomotor

Aunque parezca obvio, lo primero que hay que recordar es que la ITV es obligatoria tanto para motos como para ciclomotores. Igual que ahora aún no es obligatorio para los vehículos de movilidad eléctrica someterse a una inspección, hace unos años la ITV no era necesaria para los ciclomotores. Sin embargo, los cambios en la normativa establecen que ahora los ciclomotores también deben pasarla para garantizar la seguridad en carretera.

La normativa establece un periodo de exención de 4 años para la ITV de las motos, de la misma forma que los coches. Eso significa que la primera ITV de una moto será obligatoria a los cuatro años de su matriculación. La segunda se producirá dos años después, y las siguientes mantendrán la distancia de dos años entre cita y cita de ITV de la moto.

En cuanto a los ciclomotores, la primera ITV será obligatoria 3 años después de matricularlo. A continuación, se revisarán cada 2 años. Para saber cuándo se matriculó la moto o ciclomotor, puedes consultar el permiso de circulación del vehículo.

La tasa de la ITV depende de la cilindrada del vehículo y de la comunidad autónoma en la que nos encontremos. En cualquier caso, suele oscilar entre los 20 y los 45 euros. Para solicitarla, podemos contactar con un taller mecánico en el que se realice la ITV o dejarlo en manos de nuestro mecánico de confianza, que también se asegurará de que el vehículo cumpla la normativa antes de someterlo a la inspección.

De hecho, el chequeo pre-ITV es la mejor manera de asegurarnos de que nuestra moto o ciclomotor pasa la ITV, puesto que nuestro mecánico estará mucho más preparado para descubrir posibles averías en el vehículo. Aun así, lo más importante es realizar un correcto mantenimiento de la batería y los demás componentes de la moto, además de revisarla de forma periódica. De esa forma, no solo garantizamos que pasamos la prueba, sino que evitaremos posibles accidentes.

¿Qué miran en la ITV en motos? ¿Y en ciclomotores?

La ITV de motos y ciclomotores es muy similar a la de los coches, y se basa en la comprobación del buen estado de varios elementos del vehículo de dos ruedas. Los elementos que se tienen en cuenta durante la inspección son los siguientes:

  • Número de chasis y matrícula: este elemento permite comparar los datos con la información de Tráfico, a fin de asegurar que no es un vehículo robado. Además de eso, los técnicos comprobarán que la matrícula sea legible.
  • Neumáticos: los inspectores comprobarán el buen estado de las ruedas, que deben corresponderse con las indicaciones de la ficha técnica.
  • Alumbrado: todas las luces e intermitentes de la moto y el ciclomotor deben funcionar correctamente y sin parpadear.
  • Homologación: de forma similar a los neumáticos, otros elementos como el tubo de escape o los retrovisores deben estar aceptados por la DGT y ser los que figuran en la ficha técnica del vehículo.
  • Mantenimiento: la ITV revisará el estado correcto de otros elementos como el manillar, la caja de cambios, las suspensiones, los frenos, las manetas y la transmisión.
  • Fugas, emisiones y ruidos: Se confirma que no existen fugas de gasolina y/o aceite, y se mide la emisión de gases y ruidos por parte de la moto o ciclomotor.

Las anteriores comprobaciones son comunes a motos y ciclomotores. Cabe señalar que la ITV de ciclomotores también incluye una prueba de velocidad. En ella, se comprueba que el ciclomotor no supera la velocidad máxima obligatoria de 45 kilómetros/hora.

Viaja con seguridad y evita accidentes

Aunque la ITV pueda parecer un proceso engorroso, es una de las medidas más importantes para prevenir accidentes en carretera. Revisar a menudo el estado de nuestra moto o ciclomotor es fundamental para circular con seguridad, y pasar la ITV constituye la mejor forma de comprobar que nuestro vehículo a dos ruedas se encuentra en perfecto estado.

A pesar de ello, el mantenimiento del vehículo es sólo una de las maneras de velar por nuestra seguridad en carretera. Recuerda que el seguro de moto de Plus Ultra Seguros te ofrece una protección esencial, que puede ser también ampliable, que además de la Responsabilidad civil obligatoria, te ofrece garantías como la Responsabilidad civil voluntaria, la defensa penal del asegurado y la gestión de multas, para asegurar tu motocicleta o scooter..

Sanciones en la ITV en motos y en la de ciclomotores

Hay que recordar que la inspección obligatoria puede derivar en los siguientes resultados:

  • Favorable con defectos leves: nos obliga a corregir los defectos del vehículo sin pasar la inspección de nuevo.
  • Desfavorable con defectos graves: tenemos dos meses para reparar los defectos que ponen en peligro nuestra seguridad. Solo podemos trasladar la moto o ciclomotor del taller a la estación de inspección. Si subsanamos los fallos, en algunas comunidades autónomas no es necesario pagar la tasa de nuevo.
  • Desfavorable con defectos muy graves: sólo una grúa puede llevar el vehículo al taller, que se quedará allí hasta que sea reparado.

Pasar la ITV no es solamente una cuestión de seguridad: también puede evitarnos sanciones considerables en caso de resultado desfavorable. Si la guardia urbana detecta que vamos con una ITV caducada, deberemos pagar una sanción de 200 euros (con reducción del 50% en caso de pronto pago).

En el caso de circular con un resultado desfavorable, la multa alcanza los 500 euros. En ningún caso nos retirarán puntos del carnet de conducir, pero se nos puede aplicar la sanción pecuniaria cada vez que utilicemos la moto o ciclomotor, por lo que debemos pasar la inspección cuanto antes.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + 11 =