Cómo redactar un buen contrato de alquiler

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 4 basado en 1 valoraciones

cómo redactar un contrato de alquiler

Una vez encontrado el piso que estábamos buscando, en el sitio idóneo y, con un poco de suerte, cerca del trabajo, una de las principales preocupaciones es la de conseguir un acuerdo claro y justo para ambas partes.

Alquilar una vivienda es una decisión que se debe tomar con cuidado tras valorar qué ventajas y qué inconvenientes nos puede acarrear. Es importante que, tanto si eres el propietario de un inmueble como si estás buscando una vivienda en la que residir, tengas muy en cuenta la importancia que tiene el contrato de alquiler.

Tu seguro de hogar te puede ayudar con algunas dudas que tengas con este documento, y tembién es recomendable tener un seguro de responsabilidad civil particular que te cubra ante situaciones imprevistas ante las que tengamos que responder.

Tu seguro de hogar te puede ayudar con algunas dudas que tengas con este documento, y también es recomendable tener un seguro de responsabilidad civil particular que te cubra ante situaciones imprevistas ante las que tengamos que responder.

Qué se debe incluir en un contrato de alquiler

Hay varios aspectos a tener en cuenta y que deben quedar reflejados en un documento oficial.

Quiénes firman

Un contrato de alquiler debe incluir, en primer lugar, los datos de identificación del arrendador y arrendatario. Nombres y apellidos, DNI, teléfono de contacto, e-mail y domicilio. En caso de ser una persona jurídica, los datos necesarios son la Razón social, el NIF, el CIF, los datos del apoderado y la dirección.

Qué se está alquilando

Se debe incluir una descripción del tipo de inmueble en la que se especifique si se trata de un piso o una casa, los metros cuadrados y la distribución del mismo. También hay que incluir la ubicación exacta (calle, número, piso y ciudad) y, si esta amueblado, se deberá incluir un anexo con el inventario del mobiliario.

Valor

Se debe acordar entre las dos partes y debe especificarse en el contrato el importe exacto, la periodicidad y el medio de pago. Además, es importante aclarar quién se hará cargo de los gastos de comunidad y del IBI. Finalmente, se debe definir si el aumento del alquiler se hará de acuerdo al IPC.

Duración del contrato

El tercer paso, es fijar la fecha de duración del contrato. Es muy importante que puedas disponer de un tiempo de prueba que te dé la oportunidad de probar si realmente la casa cumple todas tus expectativas o para que el dueño, si se arrepiente, no pueda desalojarte antes de tiempo. Es vital que quede clara también la fecha en que se realizarán los pagos.

¿Mascotas?

En el caso de que tengas una mascota o estés pensando en tenerla, es muy importante que le consultes a tu casero si acepta animales de compañía y que esos datos consten en el contrato.

Obras de reforma o rehabilitación

Como norma general, el inquilino no puede hacer reformas en el inmueble, a no ser que se realicen para reparar desperfectos generados por el uso. Por otra parte, según la Ley de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas, se podría sustituir parcial o totalmente el pago del alquiler si el arrendatario asume reformas de la vivienda. Esto debe quedar detallado en el contrato, con sus presupuestos y detalles de obra.

Fianza o garantías

La fianza legal que debe entregar el inquilino es de un mes de alquiler para viviendas y dos para locales. Además, se podría acordar la entrega de un aval bancario o una fianza en efectivo que cubra en caso de impago del alquiler.

Garantías para lograr un buen alquiler

Para lograr un buen acuerdo en el arrendamiento de la casa es importante que tengas presente los siguientes consejos, sobre todo si eres propietario de la vivienda:

El inquilino deberá entregar una fianza. Esto te permitirá garantizar que, si al final de mes el mismo no cuenta con el saldo suficiente para mantener el contrato, no habrás perdido nada.

Procura redactar un contrato de alquiler legal, ya que tener un documento firmado compromete a ambas partes a cumplirlo evitando malentendidos. Busca ayuda de asesores si fuese necesario.

A muchas personas les preocupa alquilar su vivienda porque los inquilinos no siempre se preocupan por mantener el inmueble. Es fundamental que incluyas dentro del contrato, la responsabilidad de los mismos en el cuidado de la propiedad en cuestión. Si el alquiler de la casa lleva implícito los muebles, debes dejar bien claro que estas pertenencias le dan un valor agregado y por ende hay que mantenerlas correctamente.

En caso de daño o incidente en la vivienda, te será de utilidad contar con seguros de alquiler que te protejan frente a los inconvenientes asociados que puedan surgir, además de garantizar una protección jurídica para el arrendador.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 1 =