¿Conoces las diferencias entre un seguro de vida y un seguro de accidentes?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 1 basado en 1 valoraciones

La complementariedad del seguro de vida y de accidentes para proteger mejor a tu familia

 

La vida está llena de eventualidades y nunca sabemos qué puede pasarnos mañana, pero si hay algo que podemos hacer es elegir la seguridad con la que proteger a nuestros familiares y a nuestro patrimonio ante cualquier imprevisto que nos incapacite de manera parcial, total, o incluso en caso de fallecimiento. Es por ello que es importante conocer en profundidad lo que puede ofrecernos tanto un seguro de vida como un seguro de accidentes y aprender a distinguir ambos productos.

Aunque es cierto que un seguro de vida y un seguro de accidentes pueden coincidir en ciertas coberturas, a continuación te presentamos cada producto de forma individual para que puedas conocer sus diferencias.

Seguros de vida:

Los mejores seguros de vida nos aseguran en caso de fallecimiento y de invalidez permanente y absoluta para todo tipo de trabajo, pudiendo contemplar incluso el anticipo de capital en caso de enfermedades graves (cáncer, infarto de miocardio, insuficiencia renal…).

La prima de los seguros de vida se calcula en función del capital de cobertura, sexo, edad, estado de salud y profesión del asegurado. Estos productos presentan una gran ventaja en su flexibilidad, ya que permiten adaptarse a las circunstancias cambiantes en nuestro entorno, como es un cambio en el estilo de vida, un coche nuevo, remodelación de la casa, la universidad de los hijos, etc.

Con un seguro de vida, las personas a tu cargo quedan atendidas a pesar de tu ausencia y si se produce invalidez, ya que las necesidades presentes hasta el momento cambian, podrás asegurar tu propia capacidad económica y la de los tuyos, sin que la nueva situación suponga un sobrecargo económico.

Como puedes ver, contratar un seguro de vida no solamente aporta valor a quienes cuentan con una familia, sino que también ofrece protección personal ante cualquier eventualidad que pueda causar invalidez permanente en el asegurado.

Seguros de accidentes:

Mientras que los seguros de vida cubren el riesgo de muerte e invalidez permanente por cualquier causa, los seguros de accidentes se limitan a los hechos accidentales e incluyen la protección ante un supuesto de invalidez parcial y es que constantemente estamos expuestos a sufrir un percance que modifique radicalmente nuestro nivel de vida, ya sea dentro del ámbito privado o laboral, así como durante el desplazamiento.

En este sentido, un seguro de accidentes nos cubrirá los gastos sanitarios (farmacéuticos y de hospitalización) y pueden incluso incluir asistencia en viaje para la familia. Son productos que se adaptan a nuestro perfil y a nuestras características particulares y económicas, calculando la prima en función del capital que queramos asegurar y las coberturas que nos interese contratar.

Por ejemplo, podemos cubrir con nuestro seguro de accidentes los deportes peligrosos, como son el boxeo o las artes marciales, o  incluso el pago de los recibos de luz y agua de la vivienda principal, a consecuencia de “desempleo» o «cese voluntario de la actividad» en autónomos.

¿Y si te ponemos un ejemplo con los dos productos?

Cabe destacar que un seguro no es excluyente del otro a la hora de cobrar los capitales, es decir, se puede tener un seguro de vida y adicionalmente una de accidentes, e incluso varios seguros de vida y de accidentes.

Francisco, tiene 45 años, es dueño de un bar y tiene contratado un seguro de accidentes con las coberturas de fallecimiento e invalidez. Un día tiene la desgracia de ser atropellado mientras cruzaba un paso de cebra y sufre la amputación de ambas piernas. Francisco recibe la invalidez absoluta, que le impide seguir desempeñando sus tareas regentando el bar.

Tanto con invalidez permanente, como si sólo hubiese sufrido una invalidez parcial, Francisco recibirá la indemnización de su seguro de accidentes; pero si además hubiera tenido contrato un seguro de vida podría cobrar la indemnización de ambos seguros y poder ofrecer una mejor seguridad económica a su mujer y a sus hijos menores, ahora que sus necesidades han cambiado.

Contratando un seguro de vida y un seguro de accidentes te asegurarás una protección completa para ti y los tuyos gracias a la complementariedad de sus distintas coberturas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 5 =