Un corazón más fuerte gracias a la rehabilitación cardíaca

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 5 basado en 1 valoraciones

rehabilitación cardiaca ejercicios

Tras sufrir un infarto o ser diagnosticado con alguna enfermedad del corazón, la rehabilitación cardíaca o cardiovascular juega un papel fundamental en la vida de un paciente. Un buen programa se compone de tres partes fundamentales: control de factores de riesgo, apoyo psicológico y ejercicios.

Este tipo de recuperación ayuda a controlar todos los posibles factores de riesgo que puedan afectar al afectado, como son: el colesterol, la hipertensión o dietas no aconsejables para el corazón. También se hace un estudio de la vida laboral del paciente y se desaconsejan los trabajos que exijan esfuerzos físicos violentos.

Además, se incluye apoyo psicológico para ayudar al paciente a volver al trabajo, retomar sus relaciones personales y su rutina diaria.

Todos estos aspectos son esenciales, pero el programa de entrenamiento dirigido por un especialista sería el aspecto más influyente en la calidad de vida del paciente.

La importancia de los ejercicios en la rehabilitación cardíaca

El aspecto que más peso tiene en la calidad de vida de un paciente que hace rehabilitación cardíaca son los ejercicios físicos. Solo con ellos, la mortalidad por enfermedad del corazón disminuye entre un 20 y un 30 por ciento, aunque este porcentaje aumenta hasta un 43 por ciento si la rehabilitación incluye el resto de los aspectos mencionados, no sólo el del ejercicio físico.

El programa de ejercicios de la rehabilitación cardíaca debe ser personalizado, en cada paciente debe marcarse un entrenamiento específico, de acuerdo con los resultados obtenidos de la prueba de esfuerzo.

EJEMPLOS DE EJERCICIOS Y CALENTAMIENTO

Es importante que el paciente incluya ejercicios de calentamiento en su rutina de práctica deportiva algunos de los más comunes son:

  • Rotación de cuello
  • Flexión de hombros
  • Estiramiento de pectorales
  • Estiramiento de miembros superiores e inferiores y de troco

Los ejercicios de la rehabilitación cardíaca pueden incluir:

  • series de levantamiento de pequeños pesos: por ejemplo, se pueden ejercitar deltoides, trapecios, pectorales o bíceps. La intensidad y el número de repeticiones dependerán del estado físico de cada paciente.
  • Abdominales, sentadillas u otros ejercicios para trabajar zonas específicas del cuerpo, siempre dentro de unos límites establecidos.
  • Ejercicios aeróbicos: correr o montar en bicicleta son actividades muy recomendables. En caso de no tener la suficiente forma física para ello, el caminar sirve de gran ayuda para recuperarse y llevar una vida normal.

Evidentemente cada caso es diferente y deberá llevar el seguimiento pertinente. De todas formas incluimos una tabla de ejercicios personalizados que muestra una casuística de ejemplo. Extraída de Sociedad Española de Cardiología (página 98)

un corazón más fuerte con rehabilitación

En el caso que el paciente sea de alto riesgo o su estado de salud general lo requiera, deberá realizar la rehabilitación cardiovascular en un centro médico.

El cardiólogo, un acompañamiento clave en la rehabilitación cardiovascular

Este tratamiento, tiene que ser dirigido por un cardiólogo, ya que es el especialista en detectar y valorar los cambios en el estado del paciente que padece del corazón. Él es el único que debe determinar el entrenamiento adecuado para cada caso.

Tal y como adelantábamos, es conveniente que los pacientes de riesgo realicen los ejercicios en un hospital donde puedan tener un mayor control. En cambio, los pacientes con riesgo bajo pueden entrenar en centros de salud o instalaciones deportivas, siempre bajo la supervisión de un médico o especialista en medicina del deporte formado adecuadamente para la rehabilitación cardíaca.

Acompañando al médico, también debe haber una enfermera con conocimientos de reanimación cardiopulmonar para asistir al médico si fuera necesario.

Cualquier persona puede sufrir, en algún momento de su vida, una enfermedad cardíaca. Precisamente porque nunca sabemos qué nos puede ocurrir a lo largo de nuestra vida, es especialmente beneficioso contar con seguros de vida y accidentes que incluyan, además de las coberturas propias del seguro (como la obtención de capitales por fallecimiento o invalidez permanente), la cobertura de rehabilitación cardíaca, para tener la tranquilidad de contar con el mejor seguimiento médico de la dolencia y asegurarse lograr la mejor recuperación posible.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 17 =