¿Cómo curar una herida infectada?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 3.5 basado en 20 valoraciones

Curar una herida infectada

La infección de una herida ocurre cuando en ella penetran bacterias, microorganismos u hongos, y puede tener consecuencias muy negativas, como la gangrena, es decir, la pérdida irreversible de los tejidos por la muerte de sus células, o la osteomielitis, que implica la infección del hueso y su consiguiente inflamación. Si te estás preguntando cómo curar una herida infectada, en este artículo te explicamos cómo prevenir esta situación, cómo reconocerla y qué hacer en ese momento.

Mejor prevenir que curar

En cuestión de heridas infectadas, nada mejor que aplicar el popular refrán: mejor prevenir que curar. Por tanto, es fundamental tratar correctamente una herida para que no aparezca la infección. Para ello, los pasos básicos a seguir son:

  1. Limpiar la herida con agua y jabón o con suero fisiológico, retirando de ella cualquier elemento extraño (arena, cristales, etc.)
  2. Secar con una gasa estéril
  3. Aplicar un antiséptico, como puede ser la Cristalmina
  4. Dejar la herida al aire para que seque o taparla con un apósito si es una zona de roce con la ropa o si hay posibilidades de que se ensucie, lo que podría provocar la infección. En ningún caso soplar, pues en tu boca o dientes podría haber presencia de bacterias

Cómo curar una herida infectada: identificación y consejos

En ocasiones, un tratamiento erróneo o tardío de la herida puede provocar que ésta se infecte. En ese caso, lo primero es comprobar que así ha ocurrido. Los síntomas más comunes son la acumulación de pus, dolor intenso y fuera de lo normal en la zona afectada, cicatrización mucho más lenta de lo habitual, olor nauseabundo, ampollas o fiebre.

Si se da alguna de estas situaciones y la herida no es demasiado grande, lo mínimo que debes hacer es acudir a tu farmacéutico, que te podría aconsejar algún remedio más potente y efectivo que la limpieza arriba indicada. Por ejemplo, aplicar una pomada antibiótica sobre la herida.

Pero si los síntomas son realmente serios y la herida es de cierta envergadura, lo más aconsejable es acudir a tu médico, de urgencia si fuera necesario.

En estos casos, contar con un seguro médico puede de gran ayuda, teniendo en cuenta que una intervención de este tipo podría ser considerada poco prioritaria en el sistema público de salud. En cambio, en la póliza del seguro médico Cosalud, de Plus Ultra, tienes incluida esta cobertura, con servicios de enfermería que prevén la asistencia con ambulancia a domicilio, en caso de ser necesaria.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − diez =