Los beneficios de una dieta sin alimentos procesados

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 4.4 basado en 12 valoraciones

dieta sin alimentos procesados

La dieta mediterránea es reconocida como una de las más saludables a nivel mundial. Sin embargo, con los nuevos estilos de vida, la influencia de otros países donde se come peor, las prisas y las largas jornadas de trabajo nos han obligado a dejar a un lado los buenos hábitos alimenticios. En su lugar hemos incorporado alimentos procesados y comida rápida, los cuales pueden perjudicar seriamente la salud.

Su alto contenido en grasas, sal, azúcar y conservantes convierten a ciertos alimentos en grandes enemigos para nuestro organismo. Si seguimos una dieta sin alimentos procesados obtendremos grandes beneficios a largo plazo e incluso podremos notar algunas mejorías tras iniciar una dieta más saludable, como la bajada de peso.

¿Cuáles son los alimentos procesados más dañinos?

Si reducimos ciertos alimentos de nuestra dieta, nuestra salud nos lo agradecerá. Un consumo excesivo de los que detallamos a continuación puede traer consecuencias muy negativas. Eliminarlos de tu dieta te hará sentirte mejor y prevenir numerosas enfermedades. Te proponemos hacer un listado de cuáles son los alimentos procesados que debes reducir o eliminar de tu dieta e incluirlos de inmediato.

Refrescos con gas

Estas bebidas tienen altas cantidades de azúcar que aumentan el sobrepeso y la obesidad. Si habitualmente las consumes, está demostrado que puedes bajar de peso con solo eliminarlas de tu dieta, sin hacer nada más. El gas, además, puede hacer que te sientas más hinchado y tengas problemas gastrointestinales. Además, el azúcar puede hacer que tu dentadura se deteriore con la aparición de caries.

Patatas fritas

Las patatas fritas y otros snacks empaquetados tienen un alto contenido de aditivos, sal y calorías. No solo pueden ocasionar problemas de peso, también pueden contribuir a la aparición de diabetes e hipertensión. Entre ellos, las palomitas hechas con aceites y mantequilla contienen grandes cantidades de saborizantes artificiales que se han asociado con enfermedades respiratorias y neurológicas, como el alzhéimer.

Bollería industrial

Los dulces industriales suelen tener grandes cantidades de azúcar, grasa animal y conservantes. Todos ellos contribuyen al aumento de peso y acarrean consecuencias negativas para la salud, muy similares a los anteriores. No te dejes engañar por aquellos alimentos procesados y endulzados artificialmente, como el acesulfame, el aspartame, el neotame, la sacarina y la sucralosa. Éstos pueden ser igual de dañinos para el organismo ya que aumentan el riesgo de enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2.

Carnes procesadas

El salami, el chorizo o las salchichas son algunos ejemplos de carnes procesadas con un alto porcentaje de grasas saturadas. Están relacionadas con un 42% de la incidencia de enfermedades cardiacas y diabetes tipos 2. Por supuesto, son altamente perjudiciales, especialmente si queremos perder peso, pues contribuyen a la acumulación de grasa y al aumento de los niveles de sodio y colesterol.

Alternativas saludables a los alimentos procesados

Seguir una dieta sin alimentos procesados no está reñido con satisfacer nuestro paladar y saciar el apetito, ¡existen cientos de alternativas! Por ejemplo, puedes sustituir los refrescos con gas por ricos zumos de frutas cargados de vitaminas. Recuerda que el organismo necesita hidratación y es aconsejable beber cerca de 2 litros de agua al día.

Si realmente te apetece comer patatas, puedes optar por asarlas al horno sin aceite. Siempre resultarán mucho más saludables que si las ingieres de bolsa. Aunque, si quieres mantener un peso saludable, lo ideal es que evites el picoteo y hagas un mínimo de 5 comidas al día, incluyendo fruta o lácteos desnatados entre las comidas principales.

¿Qué tal si sustituyes la bollería industrial por dulces caseros? La elaboración de bizcochos, tartas, muffins e incluso palomitas en casa incluye una cantidad mucho menor de calorías e ingredientes artificiales.

Cuando te apetezca comer carne, procura hacerla siempre a la plancha, dándole prioridad a los filetes de carne magra, mayoritariamente de ave o conejo.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =