Diferencias entre seguro de vida, accidentes y decesos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 4 basado en 1 valoraciones
  • La cobertura de un seguro de vida nos cubre en caso de fallecimiento o invalidez permanente y absoluta.
  • El seguro de accidentes tienes cubiertos los gastos sanitarios, tanto farmacéuticos como de hospitalización, y puedes incluir coberturas adicionales.
  • El seguro de decesos se encarga de prestar el servicio funerario, cubriendo los gastos derivados.
(Última actualización 01 de julio de 2020)

La vida está llena de imprevistos, y no sabemos lo que nos puede pasar mañana. Pero si hay algo que podemos hacer es elegir la seguridad con la que mantener protegidos a nuestra familia y nuestro patrimonio. Una situación que nos deje incapacitados de forma total o parcial, o un fallecimiento no se puede predecir, pero sí podemos estar preparados de antemano por si esta algo de esto nos sucediera.. Por eso, es importante conocer lo que ofrecen en estos casos los seguros de vida y los seguros de accidentes, , y conocer las diferencias entre ellos.

Aunque estos seguros pueden coincidir en algunas coberturas, te vamos a hablar de forma individual de cada uno de ellos, para que sepas identificar las diferencias.

En qué consiste el seguro de vida y qué cubre

La cobertura de un seguro de vida nos cubre en caso de fallecimiento o invalidez permanente y absoluta, incluso en situaciones de enfermedad grave, un infarto o una insuficiencia renal. Existen varias modalidades en función de las necesidades que tengas y quieras cubrir.

La prima (el coste) de tu seguro de vida, que puedes pagar de manera anual o mes a mes, se calcula en función del capital que quieres asegurar, tu estado de salud, profesión, sexo y edad. Dependiendo de estos factores, puede que tu aseguradora te pida además realizar un examen médico previo con el fin de certificar tu estado de salud, aunque en muchos casos bastará con rellenar y firmar un cuestionario.

La cobertura seguro de vida garantiza también que las personas a tu cargo sigan atendidas en el caso que el titular del seguro fallezca o sufra una invalidez. Si estos sucesos ocurren, la vida de tu familia también se verá afectada drásticamente, y gracias a éste tipo de seguro, ellos no estarán desprotegidos ante el futuro gracias a la percepción monetaria que ofrece la aseguradora, eso sí, siempre dependiendo de las coberturas que se tengan contratadas.

Seguro de vida para la hipoteca

Cuando solicitas una hipoteca, los bancos ofrecen sus seguros de vida vinculados a éstas , incluso hay casos que te los incluyen dentro del trato para concederte la hipoteca, para garantizar el pago en caso de que fallezcas. Son muchos los casos de herederos que se han visto en la situación de renunciar a sus herencias o hacer frente a grandes deudas a causa de que el fallecido no disponga de un seguro de vida y que esté relacionado con la hipoteca.

Contratar un seguro de vida por la hipoteca es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Así, en caso de fallecimiento, el seguro/asegurador con la que tengas contratado el servicio hará frente a ésta deuda.

Puedes contratar tantos seguros de vida como desees.

Además, puedes contratar tantos seguros de vida como desees, de modo que puedes combinar la cobertura de una seguro de vida para el pago de tu hipoteca con otro que deje un capital a los tuyos para cubrir sus necesidades económicas.

Como puedes ver, contratar un seguro de vida no solo aporta valor a quienes tienen una familia. También proporciona protección personal antes una eventualidad que cause invalidez permanente en el asegurado.

Seguro de accidentes y sus características

A diferencia del seguro de vida, que cubre el riesgo de fallecimiento e incapacidad permanente por cualquier causa, el seguro de accidentes te cubre en los casos en los que ocurra un accidente, como su propio nombre indica, cuyo resultado sea muerte, invalidez total o parcial e incapacidad temporal, dependiendo de las condiciones de la póliza que contrates.

Y es que estamos expuestos a que un percance pueda modificar nuestro nivel y ritmo de vida. En el ámbito privado o laboral, así como durante un desplazamiento, puede ocurrir un accidente que nos cambie las cosas de forma radical.

Con el seguro de accidentes tienes cubiertos los gastos sanitarios, tanto farmacéuticos como de hospitalización, y puedes incluir coberturas adicionales como asistencia en viaje para los miembros de la familia. Se adapta a cada perfil y características concretas, calculando la prima en función del capital que quieres asegurar, y las coberturas que te interesa contratar.

Estas son algunas características de los distintos seguros de accidentes que puedes contratar:

Accidentes personales

El seguro de accidentes personales proporciona una cobertura total en caso de fallecimiento o invalidez permanente debido a un accidente en cualquier situación, tanto en el ámbito laboral como en tu vida privada.

Accidentes familiares

El seguro de accidentes familiares está pensado para cubrir el fallecimiento o invalidez permanente de todos los miembros asegurados, en caso de sufrir un accidente o por las secuelas que pueden aparecer hasta dos años después de que se haya producido.

Incluye coberturas como indemnización diaria en caso de hospitalización, un adelanto del capital para cubrir gastos del entierro en caso de fallecimiento o la garantía de asistencia sanitaria en centros concertados con nosotros (incluso en los ajenos, hasta determinado límite) o reembolso de gastos.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Incapacidad laboral

Para situaciones en las que no se puede trabajar durante algunas semanas o meses, están los seguros de accidentes y enfermedad por incapacidad temporal. Estos cubren los días de baja por enfermedad, si supera la semana y dentro de los límites marcados en la póliza. Además, se pueden contratar coberturas extra, como indemnización por hospitalización en caso de enfermedad o accidente desde el primer día.

Seguro de decesos: cuáles son las principales coberturas

En el caso de que ocurra una pérdida, por el motivo que sea, el seguro de decesos se encarga de prestar el servicio funerario, cubriendo los gastos derivados. Por ejemplo, el ataúd, las flores o el nicho.

También se encarga de costear el traslado, en caso de ser necesario, así como de gestionar los trámites y requisitos legales para realizar el servicio. De este modo, se evita tener que estar pendiente de estas cosas, en un momento tan delicado como el de la pérdida de un ser querido.

¿Cuáles son las diferencias entre estos tres seguros?

Un seguro no excluye a los otros a la hora de cobrar el capital o recibir los servicios. Se puede contratar un seguro de vida y accidentes para cubrir las necesidades familiares, otro para pagar la hipoteca y uno de decesos. De hecho, es posible contratar varios seguros de accidentes, de vida o de decesos.

Para destacar las diferencias entre seguro de vida y accidentes, así como el de decesos, pondremos un ejemplo:

Francisco tiene 45 años, regenta un bar y tiene contratado un seguro de accidentes con las coberturas de fallecimiento e invalidez. Un día, por desgracia es atropellado al cruzar por un paso de peatones, y como consecuencia de ello le amputan ambas piernas. Se le concede la invalidez absoluta, ya que no puede seguir a cargo del bar que posee.

Francisco recibirá la indemnización del seguro por accidente. Pero si hubiera contratado un seguro de vida, también cobraría la indemnización de este, ofreciendo mayor seguridad económica a su mujer y sus hijos pequeños ahora que las necesidades han cambiado.
En caso de que hubiera muerto, además de estas indemnizaciones, el seguro de decesos se encargaría de todos los gastos del funeral, mientras que si solo tiene el seguro de accidentes, tendrían que pagarlo con el adelanto que pueden solicitar.

Conclusiones

Contratando varios seguros, te asegurarás una protección completa para ti y los tuyos, gracias a que puedes complementar las diferentes coberturas que cubre cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − 3 =