Diferencias entre mediana, pequeña y microempresa

Diferencias microempresa y PYME

En muchas ocasiones, etiquetamos o categorizamos a un negocio como una mediana empresa, pequeña empresa o una microempresa, sin saber en qué debemos basarnos para denominarlas de una u otra manera. Pero, ¿qué tener en cuenta a la hora de clasificarlas correctamente? En Plus Ultra te lo explicamos.

¿Cómo definir a cada una?

Las siglas PYME corresponden a las palabras Pequeña Y Mediana Empresa. De todas formas, aunque no se incluya en las siglas, el concepto PYME también incluye a las denominadas Microempresas. ¿De qué depende que una empresa sea de un tipo u otro? Principalmente de su volumen de beneficios, valor patrimonial y número de empleados.
Para diferenciar entre los tres tipos de empresa podemos acudir al propio Reglamento de la Unión Europea 651/2004. Este establece los baremos para considerar a una empresa mediana, pequeña o microempresa.

Diferencias entre PYMES y microempresa

Número de empleados

Una microempresa se caracteriza por tener un número muy pequeño de empleados, concretamente entre 1 y 10 trabajadores. Tras ella, la pequeña empresa es aquella que dispone de más de 10 pero menos de 50 trabajadores en su plantilla. Por último, la mediana es aquella que cuenta con menos de 250.

Volumen de negocio y balance general

El volumen de negocio es otro de los factores que las diferencia. Según los beneficios obtenidos y su balance. La mediana empresa, para ser considerada como tal, no debe exceder los 43 millones de euros de facturación. La pequeña no debe exceder los 10 millones y la microempresa, es la que cuenta con una facturación menor a 2 millones de euros.
Hay que tener en cuenta que el cálculo de volumen de negocio se hace en función del último ejercicio económico ya cerrado y se calcula sin contar los impuestos indirectos ni el IVA.
Además, es importante resaltar que para pasar de una categoría a otra, se deben exceder durante dos ejercicios contables seguidos los límites de una categoría en concreto para que un negocio sea considerado parte de la siguiente.

¿Ya tienes claro en qué categoría se encuentra tu empresa? Y es que si tenemos un negocio o vamos a emprender, es aconsejable tener claros estos conceptos. Un negocio comporta muchas responsabilidades, por eso también es importante contar con un seguro para empresas con la máxima cobertura, flexibilidad y el mejor asesoramiento personalizado. Una de las herramientas que puede ayudarte a llevar tu negocio al éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *