Seguro de hogar y seguro de comunidades ¿qué diferencias hay?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 3.8 basado en 22 valoraciones

Vivir en una comunidad de vecinos viene acompañado de muchas dudas sobre la gestión de sus siniestros. ¿Alguna vez te has preguntado dónde empieza y dónde termina un seguro de hogar frente a un seguro de comunidades? En este post te ayudaremos a entender la necesidad de contratar ambos seguros, sin miedo a duplicidades o a excluir alguna cobertura que pueda aportar gran valor tanto para tu vivienda como para el común del edificio.

Qué son el seguro de hogar y el seguro de comunidades

El seguro de hogar es una protección para una vivienda particular que puede ser un piso, un dúplex o un chalet adosado entre otros tipos de construcciones, pero siempre se trata de un inmueble privado que se destina a un uso habitual de convivencia, a segunda residencia o al alquiler. En cambio, el seguro de comunidades tiene como objetivo proteger las zonas y los bienes que son comunes a un conjunto de vecinos.

¿Qué cubre el seguro de hogar?

El seguro de hogar puede cubrir tanto el continente como el contenido de carácter privado que se encuentra en la vivienda y que haya sido declarados al dar de alta el seguro. Estos elementos están así protegidos siempre y cuando se hayan visto afectados por una serie de siniestros contemplados por las condiciones indicadas en la póliza. A continuación te detallamos las garantías más frecuentes en un seguro de hogar:

  1. Daños por fuego: Incendio, explosión y caída de rayo
  2. Daños por agua: inundaciones, roturas y filtraciones
  3. Daños eléctricos: subidas de tensión y cortocircuitos
  4. Daños por fenómenos atmosféricos
  5. Daños por roturas de lunas, cristales y mármoles.
  6. Robo, expoliación y hurto: mobiliario, joyas y dinero.

La responsabilidad civil en los seguros de hogar

En relación al tema que nos ocupa, merece una mención especial la cobertura de responsabilidad civil de los seguros de hogar. Esta garantía cubre los daños a terceros que puedes causar a través de acciones de tu vida privada, de tu familia y de los animales domésticos que tengas en tu vivienda.

¿Qué daños cubre la responsabilidad civil del seguro de hogar?

El seguro se haría cargo de los daños producidos a otro vecino en bienes particulares, por ejemplo, si accidentalmente causas desperfectos en otra vivienda como consecuencia de una reforma en la tuya.

¿Qué cubre el seguro de comunidades?

El seguro de comunidad de propietarios protege tu comunidad así como los elementos comunes y privados del edificio ante los imprevistos que puedan surgir y que causen daños en zonas comunes, causados por:

  1. Actos vandálicos y malintencionados
  2. Daños por fuego: incendio, explosión y caída de rayo
  3. Daños eléctricos: subidas de tensión y cortocircuitos
  4. Daños por agua: inundaciones, roturas y filtraciones
  5. Gastos de desatasco de las conducciones comunitarias
  6. Daños por fenómenos atmosféricos
  7. Daños por roturas de lunas y cristales
  8. Robo, expoliación y hurto

Además, a la póliza de un seguro de comunidades se puede añadir una garantía de protección jurídica que puede incluir la reclamación a propietarios por impago.

Coberturas principales del seguro de comunidades

Actos vandálicos y malintencionados:

El seguro de comunidades cubre los daños provocados por actos vandálicos en la portería y el resto de las zonas comunes, por parte de personas ajenas al edificio. Esta garantía protege también los daños que pueda sufrir el mobiliario de la comunidad.

Daños por fuego:

Esta garantía te respalda en caso de daños sufridos en la comunidad por acción directa del fuego, por explosiones de instalaciones o aparatos, así como los provocados por caída de rayo. Incluye tanto los elementos comunes como los privados. Y, si en tu comunidad hay jardín, los árboles y las plantas afectados por las llamas también quedarían cubiertos.

Daños eléctricos:

Las instalaciones eléctricas generales del edificio de tu comunidad están protegidas con esta cobertura. Además, las averías de los aparatos eléctricos o electrónicos fijos de propiedad comunitaria igualmente se cubren con motivo de subidas de tensión, cortocircuitos o sobrecargas.

Daños por agua:

Tu seguro de comunidad puede cubrir los escapes accidentales, por roturas de cañerías o grifos abiertos, siempre que sucedan en las instalaciones, depósitos y tuberías comunitarios.

Daños por roturas:

Esta garantía te protege cubriendo la reparación o reposición de lunes, cristales y espejos siempre que estén fijos al edificio comunitario.

Robo:

Tu seguro de comunidad responde ante la pérdida de enseres comunitarios por robo, expoliación y hurto, así como ante los daños que se hayan podido ocasionar en consecuencia del acto delictivo en los elementos de construcción e instalaciones fijas del continente y del contenido de la comunidad.

Existen seguros comunitarios muy completos que pueden asegurar coberturas más allá del ámbito comunitario. Es el caso, por ejemplo, de las garantías que cubren los daños por aguas privadas o los daños estéticos al continente privado.

El caso concreto de la responsabilidad civil comunitaria

El seguro de comunidades se haría cargo de situaciones como, por ejemplo, el desprendimiento de elementos de la fachada que golpeen a transeúntes. Sin embargo, ¿en caso de que la rotura de una tubería comunitaria provoque la inundación de unas de las viviendas del edificio?

En este caso, el propietario de la vivienda es un tercero para la comunidad (salvo que la póliza limite esta circunstancia), y quedaría protegido por la cobertura de Responsabilidad Civil. Por eso es necesario entender el seguro de comunidades como algo más que un seguro de mantenimiento.

Una protección extra para los empleados de la comunidad

El seguro de comunidad, además de actuar sobre las instalaciones comunes del edificio, puede incorporar la responsabilidad civil patronal para los casos de accidente laboral de los empleados de la comunidad.

¿Por qué contratar un seguro de hogar?

Es importante que sepas que aunque el seguro de hogar solo es obligatorio para viviendas hipotecadas, su contratación es una opción muy recomendable, ya que el seguro de hogar te protege junto a tu familia de imprevistos que puedan ocurrir tanto dentro como fuera de casa. Además, hoy en día existen distintas opciones y coberturas para contratar un seguro de hogar al mejor precio y que incluya los máximos servicios.

Con más motivo si vives en una comunidad de propietarios, es esencial que tengas esta tranquilidad frente a terceros.

¿Por qué contratar un seguro de comunidad de propietarios?

El seguro de comunidad es obligatorio dependiendo de la Comunidad Autónoma donde residas. En algunas regiones, siempre que existan zonas compartidas, al menos deben estar protegidas frente a riesgos básicos como el caso de incendio, que de producirse, supondría consecuencias fatales para todo un bloque.

Una protección para cada uno de los vecinos

Más allá de lo que marca la ley, los seguros para comunidades son especialmente útiles para respaldar a los propietarios frente a los posibles siniestros que pueden tener dentro de las zonas comunes (tejas sueltas, rotura de tuberías principales, incendios…) o relativas a la gestión de la comunidad, como es la reclamación por impago de gastos comunitarios. Existen motivos de peso para desear su contratación:

  • Sin un seguro de comunidad de propietarios, cada uno de los vecinos tendría que afrontar los gastos descritos con un desembolso de su patrimonio particular, de acuerdo con el porcentaje privado que abarquen dentro de la finca.
  • Los seguros para comunidades de vecinos, al igual de los seguros de hogar, muestran una gran flexibilidad para adaptar cada póliza a las necesidades y particularidades que presente cada vivienda y cada comunidad.

Conclusión

En definitiva, los seguros de hogar y los seguros de comunidades son complementarios y no sustitutivos. Cada uno cubre necesidades y riesgos específicos. Si vives en una comunidad de propietarios ambos son esenciales para ti, ya que en conjunto te protegen de los imprevistos a los que estás expuesto, con alta posibilidad de suceder cada cierto tiempo, tanto dentro como fuera de la vivienda y en la comunidad.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − dos =