Dolor en la parte baja de la espalda, ¿qué hacer?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

Causas del dolor en la parte baja de la espalda

Es muy común sufrir dolores de espalda y muchas veces puede ser algo muy pesado y desagradable, que según el grado de daño, puede llegar a ser un gran problema. Este tipo de molestia puede impedirte realizar infinidad de acciones y actividades en tu día a día, e incluso incomodarte en muchas situaciones.

En este post nos vamos a centrar en el dolor en la parte baja de la espalda, en sus causas y cómo recibir ayuda a través de un buen servicio de asistencia sanitaria adaptado a tus necesidades.

Dolor en la parte baja de la espalda: los más comunes

¿Sabes que el dolor de la espalda se tiene por diferentes causas? Hacemos un repaso de las enfermedades que afectan a la espalda y que producen dolor. Además, ponemos el acento en algunos hábitos del día a día que nos pueden perjudicar en este sentido:

Lumbalgias

Las lumbalgias son uno de los dolores de espalda más frecuentes y están relacionadas con la estructura músculo-esquelética de la columna vertebral. Las lumbalgias pueden surgir por multitud de causas, como fracturas, traumatismos, infecciones y espondilitis, entre otras.

Pero… ¿Cómo aliviar el dolor? Es sencillo. Primero de todo evita los movimientos bruscos y repetitivos, pero debes realizar cierta actividad física, eso sí, moderada, con el fin de fortalecer las zonas en las que se ha producido este dolor. Acompaña estos ejercicios con usos de contraste como pueden ser compresas de frío y calor y no tomes un reposo total, pues los músculos pueden resentirse, y por último y lo más importante, acude a tu profesional de confianza.

Distensiones

Las distensiones en los músculos de la parte baja de la espalda también son motivo de dolor más o menos intenso dependiendo de la gravedad. Las distensiones pueden surgir por levantar peso de forma incorrecta. Son muchas las personas que usan los músculos de la espalda en lugar de realizar el esfuerzo con las piernas para levantar objetos. Ergonómicamente es un gesto incorrecto el emplear la zona trasera de nuestro cuerpo como base para realizar la fuerza.

Este hábito puede generar dolor de espalda e incluso podría ser el causante de fracturas o fisuras o lesiones, que según cómo, pueden resultar irreversibles. Ten cuidado con el juego que comentamos y podrás evitar daños innecesarios.

Hernias discales

Las hernias discales se producen cuando parte de un disco intervertebral situado entre las vértebras, cambia su posición y entra en contacto con la raíz nerviosa. La presión puede producir dolores intensos de forma crónica que pueden impedir tareas de la vida cotidiana. Incluso el descanso puede ser difícil debido al dolor al dormir que puede experimentar el paciente.

Lo mejor que puedes hacer es acudir a tu médico de confianza para que pueda estimar lo que estás sucediendo y cuál puede ser el tratamiento que necesites.

Por sobrepeso u obesidad

Si tienes sobrepeso u obesidad, ésta podría ser la causa de tu dolor de espalda. Los kilos de más ejercen una sobrecarga en la espalda capaz de originar grandes molestias. Los músculos y la estructura ósea de la espalda se resienten con el exceso de peso, es por eso que tu esqueleto puede soportar cierto peso, pero hay que cuidarlo.

La edad y enfermedades en la espalda

Cumplir años puede traer consigo determinadas enfermedades en la espalda que afectan a los huesos, como la artritis o la osteoporosis. Es cierto que pueden padecer a cualquier edad, pero el riesgo se acentúa a partir de los 40 años, especialmente en mujeres que alcanzan la edad de la menopausia. Tener hernia discal o sufrir de irregularidades óseas como la escoliosis también son diagnósticos directamente relacionados con el dolor en la parte baja de la espalda.

Cómo lo cubre mi asistencia sanitaria

Cuando dispones de un buen seguro de asistencia sanitaria, podrás contar con varias coberturas, que en función de lo que tengas contratado, pueden atender y dar respuesta a tus necesidades médicas con el fin aliviar y mejorar esas dolencias que pueden surgir.

¿Cómo cubre la asistencia sanitaria este tipo de dolencias ?

  • Pone a tu disposición el acceso a consultas médicas con especialistas.
  • Si es necesario, puede enviarte un servicio de ambulancia.
  • También suelen contar con un servicio de urgencias para especialidades médicas como traumatología.

Además de estas coberturas, que suelen ser las más comunes en un seguro de salud tu póliza de asistencia sanitaria puede incluir otras especialidades como:

  • Psicológica.
  • Medios terapéuticos.
  • Medicina preventiva.
  • Cuidado personal

Conclusiones

El dolor de en la parte baja de la espalda es uno de los más comunes y puede afectar en las tareas cotidianas. Sin embargo, existen servicios que ofrecen empresas especializadas que lo que hacen es velar por la salud de quienes lo contratan, y un ejemplo de ellos es el seguro de salud, con o sin copa nos puede ayudar a reducir o eliminar el dolor de espalda a través de la asistencia precisa en cada momento, los mejores profesionales y los medios terapéuticos específicos.

 

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

2 comentarios

  1. Magnífico artículo, enhorabuena!

    Absolutamente de acuerdo la información que ofrecéis y quizá, por completarla en la parte de los tratamientos, hay que decir también que los dolores en la parte baja de la espalda podrían estar anunciando otras complicaciones, como artritis o artrosis (ese fue mi caso).

    Para este tipo de dolencias, se puede ayudar al efecto terapéutico de los tratamientos farmacológicos o fisoterapéuticos con complementos alimenticios naturales que puedan servir para retrasar la aparición de la artrosis o mejorar la artritis. En este sentido, el mercado ofrece muchos tipos de complementos basados en colágeno hidrolizado. Sin embargo, este colágeno no es directamente bioasimilable tras su extracción de diversas fuentes y requiere, para hacerse bioasimilable, pasar por un proceso químico que podría hacerle perder sus propiedades terapéuticas.

    En cambio, existen complementos alimenticios que son directamente bioasimilables, como la membrana de huevo, que mantienen directamente todas sus propiedades tras su extracción. Además, he leído que, conforme a la autoridad europea alimentaria (EFSA), la membrana de huevo es completamente segura y carente de efectos secundarios, solo deben evitarla los alérgicos al huevo, como es lógico, pero en todos los demás casos puede ayudar a retrasar la aparición de artrosis porque contiene colágeno, acido hialurónico, sulfato de condroitina y glucosamina, además de otros 500 tipos de aminoácidos, tan necesarios para la recuperación de las articulaciones.

    Saludos,
    María

    1. ¡Hola María!

      Primero de todo, nos alegra que te haya gustado nuestro artículo, y además muchas gracias por la información adicional que comentas.

      ¡Saludos!

      Plus Ultra Seguros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *