El seguro de caza obligatorio y la necesidad de cubrir la responsabilidad civil

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 2 valoraciones

El seguro de caza obligatorio nos protege de daños a terceros

 

Se acerca el otoño y como es habitual, la caída de la hoja viene acompañada de la apertura de la veda de caza para la mayoría de las especies cinegéticas (aquellas que pueden ser objeto de caza por razones de equilibrio de ecosistemas). Pero antes de salir al monte y echar tu escopeta al hombro, recuerda que el seguro de caza de responsabilidad civil es obligatorio.

¿Necesito un seguro obligatorio como cazador?

La ley 1/1970 de Caza y su reglamentación establecen la obligatoriedad de contratar un Seguro de Responsabilidad Civil que responda en caso de ocasionar daños personales a terceros producidos por el tomador de la póliza durante el ejercicio de la caza o durante sus actividades inherentes (tiempo de descanso dentro del coto, ataque de perros, limpieza de armas). El capital asegurado para cubrir indemnizaciones asciende hasta 90.151,82.

Aquellas personas que participan en la cacería como acompañante, ojeador o perrero no tienen la obligatoriedad de contratar este seguro; pero no por ello está de más protegerse frente a otros imprevistos que puedan suceder con este seguro de responsabilidad civil.

También tienes que tener en cuenta que existen seguros de RC para cazadores que incluyen la opción de ampliar sus coberturas con la garantía de Responsabilidad Civil Voluntaria (RCV), que te permitirá cubrir los daños materiales y perjuicios causados involuntariamente a terceros.

Ya que el seguro de RC para cazadores es de suscripción obligatoria, deberías saber que carecer de él, además de una falta administrativa, también es una falta penal.

En cualquier caso, el seguro de caza no cubrirá los accidentes provocados intencionalmente por el asegurado o aquellos provocados bajo el efecto de las drogas o del alcohol.

Tu seguro de caza, imprescindible para obtener la licencia

El seguro de caza es una póliza de contratación obligatoria en todo el territorio español; aunque cada Comunidad Autónoma puede regirse por una ley de caza u otra dentro de sus competencias. Por ejemplo, en la Comunidad de Murcia también es obligatorio contratar un seguro de Accidentes Personales.

Lo que sí es común en todo el territorio es tener la licencia de Caza de la Comunidad donde vayas a cazar, o una interautonómica, que no podrás obtener si no presentas previamente los papeles de tu seguro de responsabilidad civil. Igualmente, para obtener tu licencia de cazador también necesitas:

  • DNI
  • Permiso de armas
  • Guía de pertenencia del arma en uso
  • Tarjeta del coto de caza
  • Documentación acreditativa de cada perro de caza

Cazar sin licencia acarrea una sanción de entre 300 y 3.000 euros, según las circunstancias (no es lo mismo tener la licencia caducada que no haberla tenido nunca) y la Comunidad Autónoma.

 

Un caso práctico

Ramón y Pedro son compañeros de caza menor desde hace mucho tiempo. Ramón es el cazador y posee el seguro básico obligatorio, pero Pedro, como ojeador, carece de él. Ambos creen que la experiencia que les avala en el terreno es suficiente garantía de seguridad para saber que nunca tendrán que enfrentarse a ningún imprevisto.

Una mañana, durante el tiempo de descanso, deciden que ya es hora de regresar, pero aprovechan para limpiar el arma en el mismo lugar antes de marcharse. Una imprudencia por parte de Ramón provoca que la escopeta se dispare de forma involuntaria y que el proyectil impacte en la pierna de Pedro.

La herida en la pierna precisa intervención quirúrgica y aún así Pedro tendrá un período de recuperación largo, que le incapacita para su trabajo, y con secuelas físicas y psíquicas importantes. Por suerte, la indemnización que recibirá a raíz de este accidente de caza queda cubierta por el capital asegurado del seguro básico obligatorio.

De no haber sido así, Ramón debería hacer frente a la indemnización por daños personales a terceros respondiendo con sus bienes patrimoniales, afectando de este modo a su entorno familiar. Además, habría tenido que  abonar la correspondiente multa por no estar asegurado.

La caza es una actividad deportiva de riesgo en la que cerca de 2.500 personas resultan heridas al año en España. Aunque tu entorno familiar no te acompañe físicamente en esta práctica, no olvides protegerte a ti y a los tuyos con tu seguro de caza obligatorio. Apunta bien y elige un seguro con el que puedas dar siempre en el blanco.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *