Anisakis: Descubre todo lo que debes saber

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 4 basado en 2 valoraciones
  • El anisakis no es un virus o una bacteria.Es un gusano que se encuentra dentro de los peces, mamíferos marinos y terrestres.
  • Los síntomas más fuertes de las enfermedades por Anisakis suelen durar unos días, pero pueden permanecer algunas molestias durante semanas, incluso meses.
  • La prevención es una de las claves para evitar la infección por anisakis.
(Última actualización 08 de mayo de 2020)

El cuidado de nuestra alimentación es una de las claves para tener buena salud y nutrir nuestro organismo. ¿Pero sabemos abordar el tema de nuestra nutrición de la manera adecuada? ¿Sabemos qué puede ocurrir si no llevamos a cabo una serie de pautas recomendadas?
Un ejemplo lo tenemos en la ingesta de pescado crudo, y la infección por anisakis, de lo que vamos a hablar en este artículo. Veremos qué pescados contienen anisakis y cuáles no, así como la manera de abordar este problema en caso de que nos afecte y que tipo de asistencia sanitaria necesitamos.

¿Qué pescados contienen y qué pescados no tienen anisakis?

Al contrario de lo que se cree, el anisakis no es un virus o una bacteria. Se trata de un parásito, en concreto un gusano que pasa su vida entre el mar y el sistema digestivo de peces, mamíferos marinos y terrestres. En el caso de los peces, hay algunas especies con mayor riesgo de contenerlo, y si se consumen crudos o poco cocinados, la infección por anisakis en la persona que lo ingiere, es muy probable que suceda.
Comencemos hablando de qué pescados contienen anisakis, o tienen un alto riesgo de que se encuentre en su organismo. Sobre todo se trata de pescados que se han capturado en el mar, aunque algunos criados en piscifactorías también podrían tenerlo si no se ha controlado la alimentación. Las especies en las que el riesgo es más frecuente son, entre otras:

  • Merluza
  • Atún
  • Besugo
  • Caballa
  • Pescadilla
  • Pulpo
  • Sepia
  • Calamar
  • Langostinos
  • Sardinas
  • Anchoa
  • Boquerones

Las sardinas, anchoas y boquerones son los pescados que más casos de anisakis se presentan en humanos.

Los 3 últimos de la lista son los que más casos de anisakis en humanos presentan, debido sobre todo a que se consumen menos cocinados que los demás. Por ejemplo, cuando se sirven en vinagre se someten a un proceso mucho menos agresivo con el parásito. También ocurre con pescados que se preparan en crudo, como el ceviche o el sushi.

En cuanto a qué pescados no tienen anisakis, o el riesgo de que esté presente es mínimo, se encuentran los moluscos bivalvos, pescados de agua dulce y los criados en piscifactorias, controlados tanto en su alimentación como en el proceso de desarrollo. Por tanto, algunos de los pescados que puedes comer sin temor son:

  • Trucha
  • Perca
  • Pescados de piscifactoría (lubina, dorada, salmón)
  • Bacalao (sobre todo en salazón)
  • Mejillones
  • Almejas
  • Berberechos
  • Ostras

La lista es aún más larga, e incluye en realidad todo el pescado que se ha tratado de la manera adecuada. Para prevenir y acabar por completo con el anisakis, es recomendable congelar al menos durante 24 horas, y cocinar el pescado a alta temperatura.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Síntomas del anisakis

¿Qué enfermedad produce el anisakis en humanos? A las 12 horas de haber consumido un pescado infectado por anisakis, este parásito se ha transferido a tu sistema digestivo, con lo que empiezan a hacerse evidentes los síntomas, como fuertes dolores abdominales, diarrea, náuseas y vómitos.

Los síntomas más fuertes suelen durar unos días, pero pueden permanecer algunas molestias durante semanas, incluso meses, como las náuseas. Es importante estar alerta porque se pueden confundir y de no actuar de forma adecuada podría producirse:

  • Úlcera gastroduodenal.
  • Peritonitis.
  • En los casos más graves, puede aparecer una obstrucción en el intestino que aumente la intensidad de las molestias.
  • Pueden producir episodios de alergia poco tiempo después de haber ingerido un pescado o marisco con anisakis, parecidos a los de ciertas intolerancias alimentarias. En especial en la piel, aunque también se puede confundir con un ataque de asma o una rino-conjuntivitis.
  • Existen casos excepcionales en los que el parásito pasa del intestino a otros órganos, produciendo síntomas distintos como masas en el abdomen o el tórax, dolores similares a los de una pancreatitis o molestias en el hígado, dependiendo de la zona en la que se aloje.

Como ves, se trata de un problema de salud bastante grave, incluso si se sufren los síntomas más leves. De modo que es muy importante tener cuidado con el tipos de pescado y la elaboración que consumes.

Tratamiento del anisakis

En caso de presentar los síntomas, y tras una valoración de un profesional sanitario, será necesario luchar contra el anisakis con un tratamiento específico, y el mejor es la extracción del parásito lo antes posible mediante una endoscopia. De hecho, la rápida acción es esencial para luchar contra este problema, ya que el responsable de la infección por anisakis se mete bajo la mucosa del intestino e impide un diagnóstico eficaz.
En algunos casos es necesario:

  • Realizar una cirugía de urgencia, como cuando se presentan síntomas de gravedad como una obstrucción o una úlcera.
  • A menudo el tratamiento de los síntomas puede ser suficiente, ya que con el paso del tiempo el paciente suele terminar curándose solo. Por ello, los especialistas suelen prescribir algún protector de estómago o un antiácido para reducir las molestias y disminuir la irritación que el anisakis causa en la mucosa intestinal.
  • En el caso de que los síntomas sean de alergia, lo habitual es recomendar fármacos específicos como corticohides o antihistamínicos. Si los síntomas son muy intensos puede llegar a ser necesario usar adrenalina.

Además, la prevención es una de las claves para evitar la infección por anisakis. Por eso se recomienda congelar el pescado, sobre todo si se va a consumir crudo o poco cocinado (sashimi, tartar, en vinagre, etc), en salazón o ahumado. No obstante, la precaución de congelar no garantiza la eliminación del parásito, ya que la temperatura que se necesita es de al menos 20 grados bajo cero, y los congeladores domésticos suelen llegar a 18 bajo cero. La solución es alargar el tiempo de congelado a una semana, si tienes un congelador de 3 o 4 estrellas, y si no lo mejor es que solo consumas pescado bien cocinado.

En cualquier caso, si notas algunos de los síntomas del anisakis que hemos comentado antes, lo recomendable es ir al médico para que te hagan las pruebas necesarias, y que el especialista indique el mejor tratamiento para combatir al parásito.

Conclusiones

El anisakis es más que una simple intoxicación alimentaria. Se trata de un problema de salud que puede agravarse si no se atiende de la forma adecuada. Por ello es muy importante tener cuidado con el pescado que se consume, y el tratamiento que recibe antes de servirlo en la mesa.

En caso de duda, lo mejor es congelar el producto o asegurarse de que se ha cocinado a temperatura adecuada. Y si se presenta alguno de los síntomas, debes acudir al médico lo antes posible, algo que te resultará muy fácil si has contratado un seguro de asistencia como Cosalud asistencia sanitaria con Seguros Plus Ultra. Contarás con atención especializada en las mejores clínicas, las 24 horas del día. Cuanto antes puedas recibir un diagnóstico, menos complicaciones se presentarán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =