Alimentos congelados: errores que cometemos al congelar y descongelarlos y que pueden poner en peligro tu salud

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 5 basado en 3 valoraciones

errores al descongelar alimentos congelados

Utilizar alimentos congelados tiene muchas ventajas en el día a día: hace que los alimentos estén disponibles durante más tiempo, nos permite consumirlos ya cocinados e incluso nos ayuda a controlar nuestro consumo guardando sólo las raciones que debemos comer.

Sin embargo, descongelar la comida nos expone a ciertos riesgos si lo hacemos de forma incorrecta, y puede provocar la aparición de parásitos como el <anisakis. Para evitar estos problemas, en este artículo repasamos los errores más comunes al congelar y descongelar la comida, y te indicamos cómo debes hacerlo para mantener tus alimentos en buen estado.

¿Cuáles son los errores que comentemos al descongelar comida o alimentos?

En general, evitar que la comida congelada se estropee es una tarea bastante sencilla. Solo hay que tener claro qué provoca la aparición de bacterias y qué errores debemos evitar sobre los alimentos congelados. Algunos de los más comunes son los siguientes:

  • Congelar tarde: Cuanto más fresca está la comida, más fácil es que conserve su calidad una vez que lo congelamos. No es aconsejable esperar a la fecha de caducidad para congelar los alimentos, puesto que si lo hacemos lo estaremos conservando en peor estado que cuando lo compramos.
  • Dejar los alimentos un tiempo excesivo en el congelador, superior al tiempo recomendado: Una vez congelados, los alimentos tampoco deben dejarse durante mucho tiempo en el congelador. Es recomendable aplicar los principios de la : comer primero lo que hemos metido antes y prestar atención a las indicaciones para la congelación.
  • Colocar los alimentos congelados de forma desordenada: Alimentos como el pescado necesitan más frío que otros como la verdura. Aunque muchas neveras distribuyen bien el frío, sigue siendo aconsejable distribuir la comida en el congelador en función de su durabilidad, en envases homologados. Eso también nos ayudará a evitar que los olores se mezclen.
  • Descongelar a temperatura ambiente o bajo una fuente directa de calor: Debemos evitar a toda costa cometer este error tan común. Descongelar los alimentos en la encimera, o al lado de un radiador, hace que las bacterias se despierten y se alimenten del agua y los nutrientes de la comida. Es importante descongelar los alimentos lentamente, pasándolos del congelador al frigorífico,  para que no romper la cadena del frío.
  • Meter en el congelador los alimentos calientes: Congelar un plato recién cocinado cuando aún no se ha enfriado puede condicionar el funcionamiento y rendimiento del electrodoméstico. El cambio drástico de temperatura hace que el congelador trabaje más, y puede interferir en la distribución del frío y que no llegue de manera correcta al  resto de alimentos.
  • Congelar toda clase de comida: Con la excepción de las espinacas o las judías verdes, muchas verduras y frutas son sensibles a la congelación, y sus células se rompen con más facilidad al descongelarse, lo que hace que cambie su textura y pierdan sabor. Algo parecido sucede con las patatas, que se reblandecen, y con los huevos, que se rompen al dilatarse. Meter latas o botellas también es un error, puesto que el líquido que contienen adquiere volumen y puede hacer que estallen. Por tanto, tenemos que tener en cuenta que el proceso de congelación/descongelación no es adecuado para todos los alimentos.

¿Se puede congelar algo descongelado?

Una de las dudas más comunes es saber si podemos congelar algo que ya ha sido descongelado. La respuesta depende de varios factores, sobre todo de la temperatura del alimento y de cuánto tiempo lleva descongelándose. Las bacterias crecen a temperatura ambiente, entre 4 y 60 grados centígrados, por lo que es posible que podamos conservar algunos alimentos si aún no se han descongelado del todo.

En ese sentido, si sufrimos un corte eléctrico que hace que deje de funcionar el congelador de casa, debemos comprobar cuanto antes si los alimentos siguen duros o si ya han empezado a reblandecerse. Los alimentos pueden volver a congelarse si aún tienen partes sólidas, como si fueran pequeños trozos de cristal, o están a menos de 4 grados, aunque tal vez su calidad se haya visto afectada. Aun así, ante la duda es recomendable no volver a congelarlos: siempre podemos guardarlos cocinados.

Consejos para conocer la forma correcta de descongelar (y congelar) alimentos/comidas

La calidad actual de los congeladores permite congelar y descongelar los alimentos de forma segura en la mayoría de los casos. No obstante, vale la pena tener en cuenta los siguientes consejos a la hora de congelar los alimentos<

  • Mantener el congelador limpio y ordenado, revisándolo a menudo y deshaciéndonos de los alimentos que llevan más de un año guardados.
  • Congelar por raciones, utilizando siempre envases homologados y distribuyendo los alimentos en cajones para evitar que se entremezclen los sabores.
  • Descongelar el electrodoméstico periódicamente para limpiarlo, a fin de mantener su rendimiento.
  • Tomar precauciones para congelar los alimentos: Casi todos los alimentos pueden congelarse si tomamos medidas para conservarlos en buen estado. Se pueden congelar los champiñones recién comprados, igual que se puede congelar el salmón ahumado, pero hay que tener en cuenta que son productos perecederos y susceptibles a la oxidación. Es mejor escaldar la verdura para evitar que las enzimas la envejezcan, y se puede congelar el arroz si lo hemos cocinado previamente.
  • Preservar la cadena del frío, enfriando los alimentos antes de congelarlos para mantener el electrodoméstico en buen estado.

Para descongelar correctamente, basta con tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Descongelar en el frigorífico o, si no hay más remedio, en el microondas. En este segundo caso, lo mejor es cocinar los alimentos de inmediato para evitar la contaminación.
  • Descongelar la comida en un recipiente para evitar que el hielo fundido contamine los otros alimentos o contribuya a la proliferación de microorganismos.
  • Consumir el alimento descongelado el mismo día, para que se conserve y evitar que se pierdan sus propiedades.
  • Evitar volver a congelar un producto descongelado, y hacerlo solo si sabemos que aún está lo bastante frío y no ha pasado mucho tiempo desde su descongelación.

Realiza el mantenimiento de tu congelador con ayuda de un experto

Todos los consejos anteriores no sirven de nada si el congelador de tu nevera no está funcionando correctamente. Por eso también tienes que tener en cuenta que para mantener los alimentos en buen estado, tanto el congelador como el frigorífico deben estar en buen estado y funcionar bien, enfriando correctamente y haciendo un buen reparto del frío por todo el aparato, no hacer hielo, que no tenga entrada de aire, que no se caliente demasiado con el funcionamiento del motor, etc. Por ello, recuerda que también es importante llevar a cabo un mantenimiento de tu congelador para asegurarte de que funciona correctamente.

Si tu congelador se ha estropeado, de repente o a consecuencia de un fallo en el circuito eléctrico, si no lo detectas a tiempo, encontrarás estropeados la mayoría de los alimentos que tengas dentro. En estos casos, tanto para la reparación del electrodoméstico como para una valoración de la pérdida que en cuanto a la comida estropeada te ha supuesto, te recomendamos que consultes con tu seguro de hogar si tienes incluída alguna garantía que te cubra esto. Porque ante imprevistos así, lo mejor es estar cubierto por un servicio de calidad, que en caso de daños eléctricos por ejemplo, te , te puede proporcionar un servicio técnico de reparación urgente, como en el seguro de vivienda habitual de Plus Ultra Seguros. Así como valorar la indemnización por la pérdida de los alimentos estropeados, si está incluido dentro de las garantías contratadas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − cuatro =