Infarto agudo de miocardio: prevención y tratamiento

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 4 basado en 1 valoraciones

Infarto agudo de miocardio prevención y tratamiento

El infarto de miocardio agudo es lo que coloquialmente se llama ataque cardiaco. Se produce normalmente porque un coágulo bloquea alguna de las arterias del corazón, impidiendo la entrada de sangre y de oxígeno. En este artículo te contamos qué puedes hacer para prevenirlo y cuáles son los posibles tratamientos que podemos aplicar.

Cómo prevenir el infarto agudo al miocardio

Lógicamente, no existe ninguna varita mágica que impide ser inmunes al infarto de miocardio agudo. De hecho, poco podemos hacer ante uno de los factores de riesgo asociados: la edad avanzada. Sin embargo, tampoco debemos ser los responsables de un adelanto de su aparición, como nos recuerda un dato de la Organización Mundial de la Salud: el 80% de los infartos de miocardio prematuros son prevenibles.

Por tanto, podemos actuar, y mucho, para retrasar lo máximo posible su existencia. Además, podemos ‘mantener a raya’ a los otros factores de riesgo, que son: la hipertensión, el colesterol alto, la obesidad, el sedentarismo y el tabaco.

En este sentido, la OMS ofrece algunas recomendaciones claras:

  • Llevar una dieta sana a diario. Por ejemplo, aumentando el consumo de verduras y fruta, y reduciendo la ingesta de grasas saturadas y de sal. En este último caso, es preferible la sal yodada.
  • Practicar ejercicio con regularidad, en función de la edad y las posibilidades de cada persona. La OMS recomienda, como mínimo, una actividad física de 30 mínimo para prevenir infartos
  • No fumar
  • Controlar la salud cardiovascular, en concreto:
    • Con mediciones de la tensión arterial
    • Con mediciones de los lípidos en sangre
    • Con mediciones del azúcar en sangre

Un buen seguro médico te permitirá someterte a todos estos controles con una regularidad adecuada.

Cómo tratar el infarto de miocardio agudo

Una vez que aparece el infarto de miocardio agudo, hay dos formas de tratarlo: con fármacos (anticoagulantes, trombolíticos…), siempre por recetados de profesionales médicos, o con una intervención quirúrgica (by-pass, angioplastia con balón…).

La efectividad de los tratamientos depende del volumen de obstrucción de la arteria y de los síntomas del paciente. Por ello, es importante actuar en la fase prevención con una vida saludable y un control periódico de tu salud, pero también es fundamental actuar de forma temprana cuando surge el infarto.

Y un buen seguro médico, de nuevo, puede ayudarte en el tratamiento de un infarto agudo de miocardio. ¡Infórmate sobre la póliza que más te convenga!

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =