La necesidad de asegurar la primera y la segunda vivienda

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

La primera y la segunda vivienda necesitan un seguro de hogar más allá del servicio de mantenimiento

 

Frente a la vivienda habitual o primera vivienda, la segunda vivienda es aquella propiedad que permanece vacía más tres meses al año; pero no por ello tiene menos valor para su propietario. Suele ser el apartamento en la playa, en la sierra o la casa familiar donde pasamos las vacaciones y los fines de semana, y que tiene un valor especial por las experiencias que vivimos en torno a ella, como suelen ser momentos en familia, con amigos, de ocio o de desconexión.

Por tanto, asegurar está segunda vivienda con las mejores coberturas es tan importante como asegurar la primera, pues aunque hagamos un menor uso de ella, está igualmente expuesta, o incluso más, a sufrir riesgos. Su inhabitabilidad viene acompañada del agravamiento de los posibles siniestros que pueda sufrir y que no descubramos hasta semanas o meses después.

La segunda vivienda, un lugar para disfrutar, y sus riesgos reales

 

Susana es una empresaria que con 33 años ocupa un puesto importante dentro de su empresa gracias a su duro trabajo. Aunque disfruta de la vida de la gran ciudad, a veces agradece pasar unos días en su segunda vivienda, cerca de la playa.

Al igual que para mucha gente, Susana ha dedicado mucho tiempo y dinero en cuidar hasta el último detalle, especialmente en el jardín y las dependencias anexas, ya que no puede disfrutar de ellas en su primera vivienda. No obstante, mientras cuenta con las coberturas más completas para su vivienda habitual, para la segunda vivienda sólo tiene contratada una póliza básica para los riesgos más comunes, incendio e inundaciones.

Después de varias semanas sin visitar su segunda vivienda, Susana descubre que ha sufrido un intento de robo. La cerradura de la puerta está forzada, la fachada exterior ha sufrido desconchones al intentar levantar las rejas de las ventanas y falta parte del mobiliario de jardín. Por suerte, no pudieron entrar en el interior de la casa y llevarse los equipos de sonido, la cámara de fotos, electrodomésticos y otros objetos que suman una importante cantidad de dinero.

Un seguro de alta gama para su segunda vivienda habría cubierto la reposición de llaves y cerraduras, así como los daños estéticos o el robo del mobiliario del jardín, además de sus objetos de valor si hubieran sido sustraídos.

Asegurar la segunda vivienda es apostar por tu tranquilidad cuando más la necesitas

Junto a incendios e inundaciones, los robos son una de las mayores preocupaciones de quienes tienen una segunda vivienda en propiedad. No es necesario esperar a que ocurra un problema de este tipo para valorar un producto con mejores coberturas y que permita flexibilidad y la posibilidad de contratar garantías extra.

Merece la pena detenerse a comparar las distintas coberturas que pueden ofrecer una póliza básica frente a un seguro de hogar con el servicio más completo. Si tenemos más de una vivienda en propiedad, es necesario sentirnos especialmente seguros frente a los imprevistos con los que se puede ver dañada tanto nuestra vivienda habitual como nuestra segunda vivienda.

Más información: 902151015.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 14 =