La necesidad de asegurar la primera y la segunda vivienda