Las ventajas fiscales de los planes de pensiones

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

Las aportaciones a planes de pensiones y los PPA disminuyen la base imponible del IRPF

 

Además de una ayuda para cuando llegue el momento de la jubilación, la fiscalidad de los planes de pensiones es uno de los principales incentivos para el ahorro a largo plazo. Su principal ventaja es que las aportaciones están sujetas a desgravaciones y es posible deducirlas de la base imponible de la Declaración de la Renta, reduciendo los impuestos que debemos pagar como contribuyentes o incrementando el importe de devolución de Hacienda.

Con las aportaciones al plan de pensiones puedes bajar de tramo del IRPF con lo que se aplicaría otro tipo de gravamen (tipo marginal). Así, si aportamos a planes de pensiones o de previsión asegurados (PPA), al hacer la Declaración, Hacienda nos devolverá parte del dinero invertido.

Los planes de previsión asegurados (PPA) tributan exactamente igual y ofrecen las mismas ventajas fiscales. Sin embargo, los planes de jubilación tributan al rescate como rendimientos de capital mobiliario.

 

¿Cuánto se puede aportar a planes de pensiones?

La aportación anual que podemos destinar a planes de pensiones está limitada, tanto desde el punto de vista financiero como fiscal. Con la reforma fiscal que entró en vigor el 1 de enero de 2015 se ha recortado la aportación máxima con derecho a reducción fiscal hasta los 8.000 euros, con independencia de la edad del participante. Anteriormente, el límite máximo que se podía deducir de la base imponible del IRPF era de 10.000 euros anuales y de 12.500 euros para mayores de 50 años.

¿En qué casos puedo recuperar el plan de pensiones?

Las aportaciones de los planes de pensiones no se pueden recuperar hasta que no llegue la jubilación, a los 65 años o anticipada. La ley también contempla la posibilidad de anticipar el cobro en una o varias cuotas en caso de fallecimiento, enfermedad grave o paro de larga duración.

Además, con la modificación de la Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones de la reforma fiscal, desde 2015 se pueden recuperar las aportaciones realizadas sin penalización una vez hayan transcurrido 10 años desde su aportación.

¿Y cómo tributan los planes de pensiones?

Sea cuál sea la razón que te lleve a rescatar el importe de tu plan de pensiones, a la hora de tributarlo en la Declaración está considerado como rendimiento del trabajo, sin importar la forma de cobro que escojas (capital, renta o mixta).

Es decir, al computar como un ingreso y elevar la base imponible general, el contribuyente sube de tramo de renta y si, por ejemplo, gana 50.000 euros y percibe 20.000 euros del plan de pensiones, pagará IRPF como si ganaras 70.000 euros.

En el caso de efectuar el rescate por fallecimiento, el beneficiario que disponga del importe del plan de pensiones no está sujeto al Impuesto de Sucesiones, pero está obligado a tributar por las cantidades percibidas en su Declaración de la Renta.

 

Lo importante es tener un buen plan

Para obtener la reducción fiscal más adecuada gracias a tu plan de ahorro, es recomendable calcular cuánto aportar al plan de pensiones cada año, ya que cuanto más capital contribuyas, mayor será la reducción de la base imponible. Y recuerda, en tu próxima cita con Hacienda, que las aportaciones de pensiones y PPA deben incluirse en las casillas 454 y siguientes.

Si después de leer este artículo estas interesado en contratar un plan de pensiones o un PPA y quieres conocer mejor estos productos,  en otro post te explicábamos sus diferencias y qué puede ofrecerte cada uno según tu perfil de ahorrador.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + siete =