¿Qué modalidades de seguros de hogar existen?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 2 basado en 1 valoraciones

Los seguros de hogar te protegen cuando más lo necesitas

A una vivienda se le pueden dar diferentes usos; puede ser la habitual para una familia, o ser de alquiler, o incluso puede que no resida nadie en ella, entre otros supuestos. Sean cuales sean  las condiciones de una propiedad, las aseguradoras disponen de los seguros de hogar adaptados a cada una. La inversión que supone ser propietario de una casa o piso es una razón de peso para protegerla ante cualquier situación contratando el seguro idóneo para cada caso.

¿Quieres saber a qué tipo de residencia corresponde cada modalidad de los seguros de hogar? Te contamos sus características a continuación:

1- Seguro para la vivienda habitual

Esta póliza es totalmente necesaria para que tu casa esté protegida ante los sucesos más inesperados y que no puedes prever. Existen varias modalidades; puedes escoger únicamente las coberturas esenciales, como son la garantía de incendio, daños por agua o atmosféricos, entre otras; ampliarlo con otras igual de prácticas como la cobertura de robo y/o atraco fuera del hogar o la de protección jurídica ante un juicio, etc.

Incluso puedes decantarte por un seguro de hogar multirriesgo, que te ofrece todas las coberturas imprescindibles para garantizar tu bienestar, como lo es la garantía de inhabitabilidad o la de incendio, y otras complementarias, dedicadas a prestar más atención a los detalles como es el servicio de bricolaje o asistencia informática y tecnológica, por ejemplo.

Todas las protecciones son pocas cuando se trata de proteger tu vivienda habitual; te recomendamos que contrates un seguro de hogar que te garantice una protección completa.

2- Seguro para la segunda vivienda

Si tienes una segunda residencia también deberías protegerla. Aunque pueda parecer que no está expuesta a ningún riesgo, lo cierto es que al estar deshabitada durante largas temporadas puede verse envuelta en situaciones delicadas. Por eso, las aseguradoras te ofrecen protección con las coberturas adecuadas, por ejemplo, si alguien entra a robar en ella o incluso  si se producen actos vandálicos o roturas de cristales. Además, si la vivienda se ve expuesta a daños atmosféricos o por agua, las reparaciones también estarán a cargo de tu compañía.

3- Seguro para la vivienda en alquiler

¿Tienes tu vivienda alquilada?

En tu posición es muy importante que contrates un seguro de hogar para tu propiedad, ya que nunca sabes qué puede ocurrir. Protégete ante cualquier siniestro o si tienes un problema con el arrendatario. Las aseguradoras te ofrecen un seguro de hogar para arrendadores en el que puedes asegurar el contenido y el continente de la vivienda. Sin embargo, lo ideal es que garantices únicamente el continente si el mobiliario de la vivienda pertenece al inquilino.

En caso contrario, deberías añadir el contenido a la póliza y quedarían los dos aspectos cubiertos ante posibles incendios, robos, roturas, actos vandálicos o daños por agua, entre otros. Además, este seguro también te protege de los impagos del alquiler garantizándote su importe hasta cierto límite prestablecido por la compañía y te ofrece la cobertura de RC, que responde ante el inquilino si sufre daños que tengan origen en el continente, por ejemplo a causa de la caída de una teja.

¿Y si eres el inquilino?

Si estás viviendo en una propiedad de alquiler,  debes saber que en estos casos, el arrendador no tiene la obligación de añadir el contenido a su seguro de hogar. Por lo tanto, es aconsejable que asegures los objetos y muebles que te pertenezcan añadiéndolos a la cobertura de contenido de un seguro de hogar independiente al del propietario. De este modo, podrás disponer de la protección de sus beneficiosas coberturas, destinadas a hacerse cargo de los gastos de reparación o reposición ante daños atmosféricos, daños por agua, incendios, robo, daños eléctricos, entre otros.

Es muy recomendable que también te protejas con la cobertura de RC para inquilinos, que indemnizará a terceras personas afectadas por daños que tengan origen en tu vivienda, por ejemplo, por goteras, incendios u otros casos en que el propietario o los vecinos, salgan perjudicados a causa de tus actos, accidentes o derivados.

4- Seguro para la vivienda deshabitada

Si dispones de un hogar deshabitado, como una casa que has recibido en herencia, es probable que, como comentábamos en el segundo caso, des por sentado que no está expuesta a ningún riesgo. Esto no es así; aunque no la habites sigue siendo de tu propiedad y supone un esfuerzo económico que debes proteger.

Imagina que hay un incendio cerca de la vivienda y no puedes hacer nada para salvarla, o que sufre los estragos de los daños atmosféricos, como por ejemplo, una inundación a causa de las lluvias torrenciales. Estos casos están cubiertos por las garantías del seguro de hogar que contempla las viviendas deshabitadas.

Otras de las garantías que puedes suscribir a este seguro de hogar son las roturas, la de responsabilidad civil, defensa jurídica, daños por agua, derivados de averías en las tuberías o daños diversos en los que se incluyen el choque de un vehículo contra la propiedad, entre otras coberturas interesantes y que puedes consultar con tu mediador.

Debes preservar el bienestar de este otro inmueble porque nunca sabes cuándo podrías necesitarlo.

La importancia de proteger tu hogar

Ya conoces las modalidades que ofrecen los seguros de hogar y puedes empezar a proteger lo que más te importa: tu hogar. La inversión más grande que hacemos durante nuestras vidas está dedicada a nuestra vivienda y no debemos permitir que sea perjudicada por nada ni nadie. Las aseguradoras intentan ofrecerte las mejores coberturas para conseguir que tus preocupaciones se reduzcan al mínimo ante un momento de dificultad. Protege tu patrimonio escogiendo las coberturas que se amolden a tus intereses; ante cualquier duda, sabes que tu mediador está siempre a tu lado para asesorarte y ofrecerte productos adaptados a tu situación y que cubren necesidades reales

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − seis =