Denunciar a vecinos ruidosos y otros conflictos de la comunidad de propietarios: ¿cómo mediarlos?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 3.9 basado en 95 valoraciones

como mediar en conflictos con la comunidad de propietarios

Última actualización: 11-01-2022

Es muy habitual que en una comunidad de propietarios surjan conflictos vecinales. Algunos de ellos pueden deberse a desacuerdos acerca del edificio, mientras que otros tienen que ver con el comportamiento inadecuado de alguno de los vecinos.

En cualquiera de esos casos, es importante saber dónde acudir cuando hay problemas en una comunidad de vecinos, así como tener en cuenta las medidas que podemos tomar. Aunque el seguro de hogar y el seguro de comunidades pueden protegernos ante muchos problemas de esta clase, es posible que incluso tengamos que denunciar a vecinos ruidosos o conflictivos.

Afortunadamente, antes de hacerlo, o de denunciar a la comunidad de vecinos, hay muchas otras vías de mediación pacífica que pueden ayudarnos. En este artículo repasamos los problemas más comunes en una comunidad de propietarios, y te indicamos los trámites necesarios para solventarlos.

¿Cuáles son los conflictos vecinales más comunes?

Como hemos mencionado, los incidentes entre vecinos pueden surgir de discrepancias acerca de la administración de la comunidad. Sin embargo, son mucho más habituales los problemas concretos con un vecino, cuya actitud afecta a la convivencia con el resto de inquilinos.

A continuación indicamos algunos de los supuestos más comunes:

  • Vecino ruidoso: El caso más habitual de todos. Todos los vecinos de una comunidad hacen ruido en alguna ocasión, pero es posible que alguno de ellos lo haga de forma reiterada y en horas intempestivas. Aunque no siempre podemos denunciar a los vecinos ruidosos, es más probable que estemos en nuestro derecho si responden a un comportamiento hostil por parte del vecino.
  • Uso indebido de los espacios comunes: El mal uso de espacios comunes como la azotea, la piscina o incluso el rellano puede suponer un conflicto entre vecinos. Es habitual que los propietarios se repartan las tareas de mantenimiento, pero que otro no esté de acuerdo y uno no cumpla con su deber, descuidando el buen estado del edificio.
  • Seguridad: A menudo el seguro de comunidades protege a los propietarios de problemas como los daños por agua o los daños por incendio. Sin embargo, en otras ocasiones la responsabilidad es de un vecino concreto que se niega a asumir los costes de la reparación, lo que afecta no solo a la convivencia con los vecinos, sino a la seguridad del edificio.
  • Morosidad: El impago de la comunidad es también una fuente importante de conflictos entre vecinos. En caso de morosidad, la comunidad puede tomar la decisión de demandar al vecino deudor, aunque siempre es recomendable encontrar una figura de mediación para evitar situaciones incómodas.
  • Toma unilateral de decisiones: Además de los impagos, es muy común que un vecino tome una decisión que afecte a toda la comunidad sin someterla a votación ni consultarla. Ya sea instalar una parabólica en un lugar común o montar una fiesta en la azotea, esta clase de decisiones pueden generar tiranteces con los demás inquilinos del edificio.

¿Cómo solucionar un problema entre vecinos? ¿Se puede denunciar a la comunidad?

Para resolver problemas con vecinos conflictivos, siempre es recomendable empezar por la mediación pacífica, y tomar medidas más serias sólo si el diálogo no funciona. Antes de plantearse denunciar a la comunidad de vecinos o a alguno de sus miembros, la resolución de conflictos vecinales debería pasar por las siguientes etapas:

  • Conoce a tus vecinos: Ante un vecino ruidoso, lo mejor es hablar directamente de forma respetuosa y empática. Es aconsejable hacerlo cuando estemos tranquilos, puesto que si adoptamos una actitud agresiva o enfadada podemos empeorar el problema.
  • Escoge a un intermediario: Confiar en otro propietario de la comunidad que pueda mantenerse neutral puede ser una solución ante problemas con un solo vecino. La figura del mediador puede observar el problema desde fuera y facilitar la colaboración entre las dos partes.
  • Confía en el administrador: Si las anteriores dos opciones no funcionan, el administrador de la finca puede asesorar ante problemas relacionados con obras y espacios comunes. Es una opción pacífica que puede ahorrarnos denunciar a un vecino por suciedad, ruido o cualquier otro problema.
  • Mediación comunitaria: Los ayuntamientos cuentan con mediadores profesionales que pueden ayudar a solucionar los problemas antes de recurrir a la vía legal. Si el diálogo no funciona, la comunidad puede someterse a esta figura intermediaria, que se encargará de tomar una decisión que satisfaga a todos los vecinos.

Por supuesto, si las anteriores opciones no arreglan el conflicto, puede que no tengamos más remedio que llamar a la policía o emprender acciones legales. Eso sí, es necesario seguir un protocolo para evitarnos problemas con el vecino en cuestión.

Si el problema es el ruido, podemos denunciar a vecinos ruidosos siempre y cuando sobrepasen los límites establecidos por la ley. Antes de hacerlo, es conveniente comunicarlo para intentar que cese en su actividad, y seguir con la denuncia sólo si ignora nuestro aviso.

En casos relacionados con la alteración de zonas comunes, impago de las cuotas o daño al edificio, el proceso a seguir es similar: comunicarnos con el vecino que cause problemas y tratar de persuadirlo para que cambie su conducta. No obstante, si esto no funciona, no seremos nosotros los encargados de denunciar al vecino problemático. En lugar de eso, debemos interponer una queja formal ante el administrador de fincas o el presidente de la comunidad. Después de recibirla y admitirla como válida, será la misma comunidad de propietarios la que interponga una demanda judicial contra el vecino.

Acude a un mediador y confía en tu seguro

Sea cual sea el problema que tengamos con algún miembro de nuestra comunidad, lo más importante es mantener una actitud cordial y abierta al diálogo. Solucionar los problemas de forma pacífica puede reforzar nuestra confianza con los vecinos y evitarnos tener que poner una demanda.

Como es obvio, los conflictos vecinales que tienen que ver con las decisiones de la comunidad de vecinos se gestionan de forma algo distinta. Afortunadamente, figuras como la del administrador de finca, el presidente de la comunidad y el mediador pueden ayudarnos a resolver cualquier clase de discrepancia.

Por otra parte, si el conflicto ha surgido a consecuencia de un incidente que ha provocado daños en nuestra finca, recuerda que lo más recomendable es contar con un seguro para comunidades.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

2 comentarios

  1. hola tengo un problema con la vecina de arriba su perro se hace pis y me cae a la terraza y me escupen el buzon y la puerta y tambie pusieron u letrero de que aqui o estan el la selva y que no somos civilizado y nos acusan de que escupen sangre en las paredes y todo esto ells dicen que aempezado desque llegamos a vivir aqui esto es un si vivir no se puede usar la batido a las 11 de la mañana un domingo que me aconsejaria que que haga o que medidas puedo tomar gracias

    1. ¡Hola Johanna!

      Lamentamos mucho la situación por la que estás pasando. Sobre este conflicto, te recomendamos que hables con tus vecinos e intentéis solucionar el problema. En el caso de no poder hacerlo, hablar con el presidente de la comunidad o gestora de fincas para intentar llegar a un acuerdo de mediación y que la convivencia vecinal sea más cordial, y evitar problemas mayores.

      Saludos,

      Plus Ultra Seguros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 9 =