Cómo proteger tu explotación ganadera de imprevistos

Seguro de ganado vacuno

Como bien sabes, el éxito en una explotación ganadera depende de muchas cosas: la calidad del producto, la competencia en los precios, la existencia de un mercado con demanda, la gestión eficiente del negocio y muchos más. Pero uno de los factores más importantes es, sin duda, la protección frente a los imprevistos, que pueden afectar a tres grandes áreas: el ganado, las instalaciones de la explotación y la parte comercial, principalmente la venta y la distribución.

La mejor forma de estar protegido es, cómo no, tener un seguro para explotaciones ganaderas, que cubre todo tipo de daños. Pero siempre es mejor evitar que se produzca ese daño, ahorrando así todas las molestias relacionadas: tramitación de siniestros, adelanto económico en las reparaciones, etc. Por ello, en este post te mostramos brevemente algunos de los imprevistos más habituales y algunos consejos para evitarlos.

Imprevistos relacionados con el ganado

Uno de los temas que más preocupa, y con razón, es el ataque que sufre el ganado por parte de otros animales salvajes, principalmente lobos en explotaciones situadas en áreas de montaña o alejadas de los núcleos urbanos. Lo más básico en este sentido es asegurarse de que el recinto está bien cercado, con vallas de altura adecuada. Por otro lado, te recomendamos que, en unión de otros ganaderos de la zona, exijáis a las administraciones competentes un control efectivo de las poblaciones de animales salvajes. También te será de ayuda un seguro para ovejas o un seguro para vacas, como el seguro vacuno de Plus Ultra.

Tener bien cercada la explotación será también una medida efectiva contra robos de ganado. Aunque en este sentido, lo más recomendable es instalar un sistema de seguridad, con alarma anti-intrusión, detección perimetral y videovigilancia.

Por último, la muerte de ganado puede ser otro imprevisto que lastre el desarrollo de tu explotación. Para evitarlo, asegúrate de que todos tus animales llevan un estricto control sanitario, tanto a nivel de vacunas como de alimentación, salubridad, etc.

Imprevistos relacionados con las instalaciones

Uno de los riesgos que siempre está presente en las explotaciones ganaderas es el fuego. La norma básica en la protección contra incendios es realizar un correcto programa de mantenimiento de las instalaciones. Si te dedicas a la ganadería extensiva, será fundamental llevar a cabo labores de
limpieza de pastos. Algunas comunidades autónomas tienen programas de limpieza en colaboración con los pastores locales, infórmate.

Otro riesgo son los daños climatológicos y atmosféricos. Si bien las catástrofes naturales son difíciles de predecir y combatir, hay algunos daños contra los que sí puedes actuar. Por ejemplo, la instalación de pararrayos: su coste puede ser poco comparado con el que ocasionaría la caída de un rayo en tu granja.

Y, en general, trata de renovar tus instalaciones periódicamente. Reserva parte de tus beneficios para invertirlos en mantenimiento y modernización de, por ejemplo, cubiertas, sistema de evacuación de agua, etc. ¡Te ahorrará muchos disgustos en forma de goteras, derrumbes por nieve, etc.!

Imprevistos relacionados con las ventas y la distribución

En realidad, este tipo de imprevistos poco se diferencian de los que sufren otras empresas que se dedican a la venta de productos para el público general. Todas estáis expuestas a eventualidades como la caída de precios ( vendas a intermediarios o al cliente final) o el cierre de fronteras de países importadores, entre otros. Para prevenir estos y otros muchos supuestos de tipo comercial, te recomendamos tener siempre provisiones económicas y un plan de crisis adaptado a los nuevos tiempos.

Para todo lo demás, puedes echar un vistazo a los seguros agrarios de Plus Ultra, que cubre estos y otros muchos imprevistos. ¡Infórmate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *