Protege los ordenadores de tu oficina de la sobretensión eléctrica

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 4 basado en 6 valoraciones

Sobretensión eléctrica en el ordenador

Una sobretensión eléctrica siempre puede resultar fatal para cualquier circuito de electricidad y para los aparatos que dependen de él. Cuando ello ocurre en la instalación de una oficina las consecuencias pueden ser todavía más graves. Ordenadores, routers, escáneres, impresoras o fotocopiadoras pueden sufrir daños irreparables de cuantioso valor. 

Si diriges una empresa, es fundamental que seas consciente del riesgo al que están sometidos tus equipos. Nunca se sabe cuándo puede haber una sobretensión eléctrica; por ello es importante conocer las medidas para protegerlos. En este post encontrarás los consejos necesarios para la prevención de daños eléctricos en tu oficina.

Incendio, explosión de baterías y otros peligros de una sobretensión

El valor de los equipos electrónicos de una oficina puede alcanzar una suma importante. Así, su reparación o sustitución por una sobretensión eléctrica suele suponer un perjuicio económico difícil de asumir para la empresa. Incluso los daños pueden ir más allá, pues el sobrecalentamiento de los equipos puede dar lugar a la explosión de baterías. Si esto sucede, se producen daños más allá del aparato en cuestión. A menudo se suelen quemar otros elementos que se encuentran alrededor, desde mesas, sillas u otros aparatos. Cuando esto ocurre se debería desconectar la batería de la red al instante, y reducir así la temperatura. Sin embargo, si no hay nadie que pueda hacerlo, es probable que aparezca una llama, sirviendo de foco para un incendio en la oficina, y no precisamente de pequeña magnitud. 

Es importante tener en cuenta que la pérdida de información, almacenada en los ordenadores, también se traducirá en una gran pérdida a todos los niveles. Ello suele ocurrir en caso de sobretensión eléctrica, si los equipos están en funcionamiento. Si conservas documentos importantes en papel, también puedes perder información valiosa en caso de incendio en la oficina. 

Cómo proteger tu ordenador y el resto de equipos conectados a la electricidad

Si quieres proteger el ordenador u otros elementos conectados al circuito eléctrico de tu oficina, debes tener en cuenta que una sobretensión eléctrica puede producirse por un fallo de tu distribuidora de electricidad o por una tormenta, pero también por una demanda excesiva de corriente eléctrica al tener conectados varios equipos a la vez. Por otra parte, si los aparatos no tienen la ventilación suficiente o sufren una elevación excesiva de la temperatura, las consecuencias de una sobretensión pueden ser aún peores (una leve variación de la tensión eléctrica puede pasar desapercibida si los aparatos funcionan en condiciones óptimas). Para prevenir posibles daños eléctricos sigue estos 10 consejos: 

  • Procura no conectar más aparatos de los estrictamente necesarios para desarrollar la actividad en tu oficina.
  • Incluye un SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida) en la instalación: garantizarás el paso de la corriente y protegerás la información del equipo en caso de sobretensión repentina.
  • Ventila la estancia cada día durante unos minutos y mantenla a una temperatura fresca para evitar el sobrecalentamiento de los aparatos. 
  • No cubras las rejillas de ventilación de los aparatos eléctricos. Son necesarias para que no se sobrecaliente el equipo.
  • Mantén las fuentes de calor lo más lejos posible de los equipos de trabajo. La temperatura del aparato en cuestión podría elevarse en exceso. 
  • Utiliza regletas de protección contra sobretensiones. Estas actúan como primera barrera evitando los daños en el equipo. Asimismo, olvida los clásicos ladrones que conectan varios aparatos a un mismo enchufe. 
  • Recuerda apagar todos los aparatos electrónicos cuando cierres la oficina, pues ya permanecen encendidos durante todo el día. 
  • Instala un pararrayos en el edificio. Cuando haya tormenta desviarás los rayos de tu instalación eléctrica y evitarás la sobretensión por este fenómeno. 
  • Cuenta con un regulador de tensión para prevenir posibles variaciones de la compañía que te distribuye la electricidad. Este regulador mantiene la tensión eléctrica constante en tu instalación modulando la que entra en el mismo. 
  • Y, por último, cuenta con una cobertura que te proteja ante daños eléctricos, como el seguro para la oficina de Plus Ultra. De esta manera estarás protegido ante imprevistos como los detallados a lo largo de estas líneas. 

Si este post te ha parecido interesante o te ha ayudado a resolver alguna duda, síguenos en Facebook y Twitter para estar al día con más consejos como éste. 

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =