¿Qué es un seguro de vida y qué tipos existen?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4.8 basado en 4 valoraciones

qué es un seguro de vida

A lo largo de nuestra vida, pueden darse determinadas situaciones en las que la capacidad adquisitiva y los recursos de nuestra familia pueden estar en riesgo. Contratar un seguro de vida es contar con una garantía de protección económica ante circunstancias graves que nos puedan ocurrir, como el fallecimiento o una incapacidad grave. 

El seguro de vida será un respaldo económico para nuestros seres queridos, que les proporcionará un ingreso para poder afrontar diferentes situaciones como el pago de una hipoteca, la devolución de un préstamo o la educación de sus hijos. Además de conocer qué es un seguro de vida, es importante conocer al detalle para qué nos sirve y qué tipos son los más convenientes según nuestra edad.

Según el informe de Estamos Seguros de UNESPA (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras) del 2017, en España hay actualmente unas 22.661.737 personas que cuentan con un seguro de vida. En el siguiente gráfico podemos ver la distribución de contratantes por edad:

Distribución estimada de los clientes de seguro de vida según la edad

Distribución seguro vida
Fuente: Estamos Seguros sobre datos ICEA, 2017

*Los seguros de naturaleza colectiva no se tienen cuenta en este análisis y los datos que se ofrecen a continuación se refieren al número de contratos. Consecuentemente, pueden existir duplicidades puesto que una misma persona puede tener más de un contrato de seguro.

Como hemos visto, los rangos que van de los 34 a los 54 años son los perfiles que más contratan un seguro de vida. En esta franja de edad por lo general suele haber un mayor número de vinculaciones económicas y responsabilidades familiares que hacen que una de sus preocupaciones sea garantizar la estabilidad de su familia en el tiempo en el caso de que algún día ellos no estuvieran.

Además de todo lo que hemos comentado ¿para qué más nos puede servir contratar un seguro de vida?

¿Para qué sirve un seguro de vida?

Es importante conocer las utilidades que tiene un seguro de vida y saber las ventajas que conlleva. Te las explicamos a continuación:

fallecimiento
Fallecimiento
Se trata de una las garantías más conocidas. En caso de fallecimiento por cualquier causa del contratante, la aseguradora indemnizaría a los beneficiarios que figuren en la póliza con una determinada cantidad económica dependiendo del capital contratado.
Adicionalmente, en caso de fallecimiento por accidente, el asegurado podría percibir un capital doble. Y si el fallecimiento fuese debido a un accidente de circulación se dispondría de un capital triple.
invalidez
Invalidez
En caso de invalidez se percibiría el capital contratado duplicándose o triplicándose en los mismos casos del punto anterior.
enfermedades graves
Anticipo capital en caso de enfermedades graves
En caso de contraer una enfermedad grave, tendrás a tu disposición un anticipo de un porcentaje del capital asegurado.
productos bancarios
Contratar productos bancarios
Si tienes pensado contratar una hipoteca o algún tipo de préstamo, ten en cuenta que muchas entidades ponen como condición contratar un seguro de vida.
soporte económico
Soporte económico para hacer frente a posibles pagos
Como se ha mencionado anteriormente, a la hora de hacer grandes desembolsos de dinero como por ejemplo,  la compra de un coche o de un gran viaje, para asegurar que tu pareja o familia no tenga que asumir la totalidad de estos pagos, el seguro de vida te asignará un capital que destinarás en el pago de las deudas que elijas.
rentabilidad y ahorro
Rentabilidad y ahorro
Si tu intención es contar con un seguro que además de protegerte te permita ahorrar y lograr un beneficio, existen seguros de vida ahorro con los que es posible obtener rentabilidad.

Tipos de seguros de vida

Existen dos grandes grupos en los que clasificar los diferentes seguros de vida según el tipo de coberturas y ventajas que ofrecen al contratante.

1. Seguros de vida-riesgo
Son los también llamados “seguros con cobertura de fallecimiento” porque como su propio nombre indica, son seguros que protegen a la persona que los contrata en caso de muerte o incapacidad derivadas de enfermedad o accidente.

Contratar seguros de vida-riesgo es una opción altamente flexible ya que no limita los capitales destinados al seguro y permite recibir generalmente una cobertura adicional si el fallecimiento se produce por accidente. Existen casos en los que el titular del seguro puede contraer una enfermedad grave que le produzca una incapacidad permanente de este modo se puede acceder a un anticipo del capital.

A parte, en el caso de querer solicitar un préstamo o hipoteca, este tipo de seguros permiten cubrir las deudas pendientes en el caso de que el titular fallezca. Aunque no sea requerido por la entidad financiera es recomendable disponer de este tipo de seguro.

2. Seguros de vida-ahorro
Este grupo de seguros están enfocados al ahorro mediante aportaciones periódicas o únicas que, además de otorgar una rentabilidad, te permitirán ahorrar a corto, medio y largo plazo. También es una buena opción para obtener rentabilidad si no se quiere asumir riesgos.
SIALP (Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo)
Para el largo plazo. Un seguro con el que puedes ahorrar sin asumir riesgos y obteniendo además una rentabilidad interesante y con ventajas fiscales.

PIAS (Plan Individual de Ahorro Sistemático)
Un plan individual de ahorro que te permite disponer de tu dinero. Máxima liquidez y máxima flexibilidad.

PPA (Plan de Previsión Asegurado)
Tranquilidad y comodidad. Este plan te ofrece seguridad al conocer siempre de antemano el importe que recibirás una vez rescatado independientemente del movimiento de los mercados. Te permite ahorrar a tu ritmo en función de tus posibilidades obteniendo ventajas fiscales por ello. Además, cuentas con prestaciones en casos de incapacidad permanente y dependencia severa, así como por fallecimiento.

Fases de la vida vinculados con los tipos seguros de vida

Dependiendo de la edad que tengas, tus necesidades, y el momento que estés viviendo, te encajarán más unos determinados seguros de vida que otros. Te explicamos las diferentes alternativas según el “momento de la vida” en el que estés:

Perfil Joven (Menos de 34 años)
perfil joven
En esta etapa se suelen adquirir productos vinculados a necesidades cuya base es el ahorro en los que las aportaciones suelan ser de un capital más bajo y se puedan aportar mes a mes. La elección dependerá de tus objetivos.

Seguros relacionados
Si estás en esta franja de edad o crees que es este tu perfil, te puede interesar uno de estos seguros:

PIAS
Si estás pensando en hacer un gran viaje, casarte u otros planes para tu futuro, te puede convenir un plan individual de ahorro como este. Ideal para ir ahorrando poco a poco sin poner en peligro la liquidez de tu economía y pudiendo disponer de los fondos en caso de cualquier imprevisto.

SIALP
Una opción que, por tratarse de un seguro de ahorro a mayor plazo con interesantes ventajas fiscales, puede convenirte si estás pensando en, por ejemplo, complementar tu jubilación.

Perfil Adulto (De 35 a 49 años)
perfil adulto
Entramos en la edad en que existen cargas económicas y familiares importantes: matrimonio, hijos…  es el momento en que se hace necesario disponer de un seguro de vida para asegurar la tranquilidad de los tuyos de cara al futuro. 

Seguros relacionados
Si estás en esta franja de edad o crees que es este tu perfil, te puede interesar uno de estos seguros:

PIAS
Contratar este seguro de vida como plan de ahorro también puede ser un acierto en esta etapa de tu vida. Con este seguro aportarás capital en la medida de tus posibilidades, pero dispondrás de él para cualquier urgencia o situación sobrevenida en la que necesites el dinero aportado como puede ser, por ejemplo, hacer frente al pago de una ortodoncia para tus hijos. También, lo podrías utilizar para ir acumulando capital hasta que tus hijos vayan a la universidad.

PPA
Si estás pensando en el futuro a largo plazo, un PPA puede ofrecerte esa tranquilidad que buscas para tu jubilación construyendo tu pensión sin tener que depender de tus hijos. Es una opción muy cómoda puesto que puedes aportar cuando quieras y cuanto quieras y, además, con la tranquilidad de saber qué importe recibirás a la hora de retirarlo.

Seguro vida amortización
En el caso de querer contratar una hipoteca o solicitar un préstamo, este seguro, si se da el caso de que fallezca el titular, cubre las deudas pendientes.

Perfil Senior (Más de 50 años)
perfil senior
En la etapa de más de 50 años, normalmente, se suelen buscar productos seguros, cuyo nivel de riesgo no sea muy elevado y que, a su vez, cuenten con una buena rentabilidad.

Seguros relacionados

SIALP y PPA
En el caso de querer obtener una rentabilidad asegurada y ventajosa, estos son los productos perfectos. Este producto es ideal para un perfil senior de inversores queriendo asegurar cantidades más altas de capital (el número de aportaciones es menor pero la cantidad que se aporta es más elevada que los del perfil más joven) y que además buscan beneficios asegurados.
El plan SIALP te asegura el 100% de tu inversión más el total de los intereses generados. Por otro lado, el plan PPA te ofrece un ahorro garantizado con un tipo de interés mínimo e independiente a la evolución de los mercados. Siempre conocerás el importe que recibirás en el momento de su rescate, beneficio que lo hace muy ventajoso frente a un Plan de Pensiones corriente.

PIAS
Si prefieres ir aportando cantidades según te convenga, un PIAS es una alternativa segura ya que te aportará rentabilidad y liquidez.

¿Y tú, te has decidido por el seguro de vida que más se adapta a ti?

Ahora que ya tienes claro cuáles son los tipos de seguros de vida que existen y su relación con los distintos perfiles según edad y necesidades, seguramente la elección te resulta más fácil. Entonces, ¿qué seguro de vida se adapta más a ti y a tus circunstancias?

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

2 comentarios

    1. Hola Jaime,

      ¡Muchas gracias!
      Te agradecemos tu aportación y esperamos que los próximos artículos también sean de tu agrado.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *