Protegidos ante la rotura de cristales

rotura de cristales en los seguros de comercio

Si dispones de un negocio, sabrás la gran dedicación y sacrificio que requiere que todo funcione perfectamente y que transmita una imagen atractiva e impecable de nuestra actividad; pero ¿qué imagen proyectaría si los cristales de nuestro local estuviesen rotos? ¿Daríamos la sensación de confianza y la profesionalidad que tanto nos esforzamos en trasladar a nuestros clientes? Para cuidar estos pequeños detalles que pueden parecer menores, pero que claramente influyen en el proceso de compra, los seguros para comercio ofrecen coberturas como la de rotura de cristales, permitiéndonos solucionar con rapidez estos imprevistos sin que ello repercuta sobre nuestra imagen y economía.

Este tipo de cobertura ofrece la protección, ante robo o accidente, de bienes susceptibles de sufrir roturas, como objetos de cristal, rótulos, letreros, vitrocerámicas, mármoles, granitos y metacrilatos entre otros elementos que se encuentren dentro del espacio en el que está afincado el negocio.

Un ejemplo de una de las situaciones ante la que se estaría protegido con esta cobertura es la rotura del cristal del escaparate a causa de un pelotazo por parte de niños jugando a la pelota, una situación en que la aseguradora se encargaría de retirar y sustituir la cristalera. Otro de los casos es la rotura de cristales de seguridad del escaparate fruto de un robo. El precio de este vidrio es más elevado que el habitual y, su sustitución, puede suponer una cuantía elevada.

¿Qué clase de beneficios ofrece esta cobertura?

Tras las roturas, el seguro se encarga de la reposición, el traslado y la colocación de aquellos cristales o materiales ausentes. Esto se aplicará en espejos, lunas, cristales, muebles de metacrilato, letreros y rótulos, siempre que, como avanzábamos se encuentren en el comercio asegurado.

Bien es sabido que estos materiales son elementos que presentan un coste elevado. Por eso te dará una gran tranquilidad el hecho de saber que, en caso de siniestro o de rotura accidental, no deberás desembolsar el importe del material, sino que el seguro para comercios lo cubrirá.

Beneficios de un seguro para tu comercio

Tener contratado un seguro de comercio es una forma de proteger tu negocio cubriendo tu actividad empresarial ante cualquier tipo de incidente o siniestro. Ofrece una gran amplitud de soluciones que te ayudarán a seguir con tu día a día, ante los diversos problemas que puedan surgir, evitando o disminuyendo su impacto en tu actividad.

Además, también te da la posibilidad de asegurar el lucro cesante, que es la pérdida de ingresos que sucede cuando una empresa cesa su actividad durante un período de tiempo, a causa de un factor extraordinario como, por ejemplo, un siniestro o por obras en la vía pública y, por tanto, deja de percibir beneficios.

¿Qué coberturas ofrece este tipo de seguro?

Un seguro de comercio ofrece diferentes tipos de coberturas: unas principales y otras opcionales. Éstas últimas, las podremos ir añadiendo según nuestros intereses.

Las coberturas principales de este tipo de seguro son:

    – Daños materiales: la aseguradora se encarga de reponer o reparar aquello que sea dañado, en función de si cumple con las causas reflejadas en la póliza, como por incendio, humo, acción del agua… Además, hay que destacar que se incluyen las roturas de cristales y el valor de aquello que hayamos asegurado previamente.

    – Robo: En caso de sufrir un robo, el seguro se encarga de indemnizar al cliente según el valor que se haya declarado de cada objeto perdido (siempre y cuando pertenezcan a aquellos que fueron asegurados en el momento de la contratación, y se den los supuestos contemplados en la póliza).

    – Responsabilidad Civil: El objetivo de esta cobertura es el de asegurar las indemnizaciones que deba realizar una empresa en el caso de que los empleados o incluso terceras personas, sufran daños durante la actividad laboral del negocio.

Por otro lado, como hemos comentado, existen unas coberturas que se pueden añadir voluntariamente, según las necesidades de cada uno, y son las siguientes:

  • Como mencionamos anteriormente, dentro de las coberturas opcionales del seguro de comercio, se encuentra el lucro cesante. Esta cobertura es especialmente útil en el caso de que te suceda algún incidente que te impida desarrollar la actividad de tu negocio normalmente.
  • A la vez, tendrás la opción de contar con la cobertura de protección jurídica, que defenderá los intereses del asegurado ante el incumplimiento de contratos o reclamaciones de daños a terceros.
  • Y, por último, la cobertura de todo riesgo accidental, que te protege ante daños ocasionados al local de forma accidental y repentina.

¿Cómo notificar una rotura de cristales?

En el caso de necesitar una reparación, substitución o indemnización por una rotura de cristales, se puede realizar la notificación a la compañía siguiendo estos pasos:

    1.- Ponerse en contacto con la compañía en un plazo de 7 días desde que se produce el siniestro. Se puede realizar a partir del Mediador o contactando al servicio de atención al cliente.

    2.- Preparar toda la información necesaria, datos personales del asegurado, la incidencia, los daños ocasionados…

    3.- Si ha habido heridos o un responsable, se deberá comunicar el nombre de la persona, su domicilio, el teléfono…

    4.- Conservar los elementos o vestigios del accidente, así como las facturas para facilitar el peritaje posterior.

Es importante para un negocio, contar con la tranquilidad de estar protegido de la forma más completa. Para ello, contar con un seguro de comercio que ofrezca la garantía de roturas dentro de sus coberturas es una opción prácticamente imprescindible que te permitirá seguir con tu actividad comercial, aunque se presente un imprevisto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *