Seguro de comunidades: ¿Por qué es necesario?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

El seguro de comunidades es la mejor forma de evitar inesperadas derramas

 

Vivir en una comunidad de vecinos viene acompañado de muchos beneficios, como es la posibilidad de poder disfrutar de las zonas comunes, además de otros servicios añadidos, entre los que encontramos el seguro de comunidades.

Es cierto que no todas las comunidades de vecinos tienen las mismas necesidades (ascensores, garajes y trasteros particulares, jardín, piscina, zona deportiva…); pero al igual que nuestro propio hogar, todos los elementos están expuestos a sufrir siniestros cada cierto tiempo. Y de no tener un seguro que respalde a los propietarios, son los propios vecinos quienes deberán hacer frente a los gastos por medio de la aprobación de las temidas derramas comunitarias.

El valor de un seguro de comunidades

Según la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, contratar un seguro de comunidades no es obligatorio, pero si altamente recomendable. Además, en Comunidades como Madrid y Valencia sí existe la obligación de contratar, al menos, las coberturas de incendios y daños a terceros.

Los desperfectos provocados que afecten a la infraestructura de una comunidad de vecinos, como es a la cimentación, a las vigas, o a cualquier elemento de la construcción, pueden ser reclamados al constructor durante los 10 primeros años de construcción. Pasado este tiempo, la comunidad de vecinos ya no puede reclamar al constructor estos problemas, que pasan a ser responsabilidad de la comunidad de propietarios.

Además, hay que tener en cuenta que, durante este periodo, el constructor no cubre la totalidad de los riesgos a los que se enfrenta una comunidad, como son los citados incendios y reclamaciones de Responsabilidad Civil.

Es aquí donde cobra especial valor la contratación de un seguro de comunidades, ya que se presentan como la mejor opción para personalizar servicios colectivos de la manera más eficaz posible. Gracias a su flexibilidad, encontramos coberturas específicas para comunidades de viviendas, garajes particulares o edificios de un único propietario. No existe un solo modelo, pero todos presentan verdaderas ventajas para el común de los vecinos desde el primer año de construcción de la vivienda.

La prima del seguro de comunidades depende de muchos factores (antigüedad del edificio, estado de conservación, metros cuadrados, etc); pero siempre resulta una fórmula mucho más económica que la aprobación inesperada de derramas. El importe de este seguro se reparte entre todos los vecinos a través de las cuotas de la comunidad, pasando casi desapercibido entre las cuota pagadas para el mantenimiento del edificio.  Estas pólizas también incluyen bonificaciones por no siniestralidad y pueden cubrir desde el edificio en sí hasta su contenido.

¿Qué coberturas tiene un seguro de comunidades?

Entre las contingencias más comunes para las que nos ofrecen protección las compañías de seguros, nos encontramos:

-Daños por agua. Además de los perjuicios ocasionados por goteras y filtraciones de lluvia, pedrisco o nieve, también pueden incluirse los gastos de localización y reparación de tuberías comunitarias sin daños.

-Fenómenos climatológicos. En caso de sufrir daños por desastres naturales, el Consorcio de Compensación de Seguros indemnizará a la comunidad si está asegurada.

-Responsabilidad Civil. En caso de que elementos de la fachada se desprendieran y golpearán a alguien, el seguro de la comunidad se encargará de hacer frente a la demanda por daños a terceros.

-Averías de maquinaría y daños eléctricos.

-Incendios.

Este tipo de coberturas resultan básicas para cualquier comunidad de vecinos, pero se pueden ampliar para proteger no sólo el continente, sino también dependencias anexas y el contenido, tanto el de las zonas comunes como de cada propietario.

Las aseguradoras también sabemos que muchas veces gestionar todos estos aspectos resulta complicado para los propietarios, especialmente cuando la elección del presidente de la comunidad es por turnos. Por esa razón, la contratación de un seguro de comunidades viene acompañada del servicio de asistencia telefónica permanente, para poder dar apoyo a las dudas jurídicas que pueden surgir ante un siniestro.

Por otro lado, los nuevos seguros de Comunidades ofrecen la reclamación a propietarios por impago de gastos y la responsabilidad civil de los órganos de gobierno de la comunidad. También en el terreno del robo, el seguro se encargará de la reposición de llaves en caso de daños por robo y del hurto.

Como conclusión: Un seguro de comunidades nos presta tanto un servicio integral  (sin importar la antigüedad del edificio), como flexibilidad para adaptar la póliza a las necesidades de cada edificación y conjunto de vecinos. Y todo ello sin repercutir económicamente, como puede hacerlo una derrama. Los seguros de comunidades son, por tanto, una de las opciones más inteligentes para garantizar la tranquilidad dentro de una comunidades de vecinos y la buena relación entre inquilinos.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + 15 =