¡Llega el buen tiempo! Consejos para el cuidado de tu vehículo en primavera

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

Seguros de coche en primavera, garantiza tu seguridad.

En primavera también es importante revisar tu coche. Después de las heladas y las bajas temperaturas del invierno es fundamental hacer una puesta a punto para garantizar una conducción segura.

Para evitar riesgos en tus desplazamientos, te recomendamos comprobar el estado de los neumáticos y frenos, observar los bajos del vehículo y controlar los filtros y el nivel de aceite. Si quieres que un especialista haga ese trabajo por ti, puedes hacer a tu vehículo una revisión general en un taller, incluso mira las condiciones de tu seguro de coche porque podrías tener revisiones gratuitas.

¿Cuáles son los daños más frecuentes que afectan a nuestro vehículo después del invierno?

  • Problemas en la parte baja del vehículo: Cuando hay nevadas, la sal que se pone en la carretera para eliminarla, puede causar corrosión en esta zona de tu coche. Ante cualquier indicio, se tendría que poner solución inmediata
  • Limpiaparabrisas defectuosos: Si hemos conducido con lluvia, habría que revisar los limpiaparabrisas para hacer frente a las precipitaciones inesperadas que se producen en primavera.
  • Neumáticos desgastados: Es fundamental revisar el estado de las ruedas sobre todo si se han colocado cadenas durante el invierno a causa de la nieve. Al mínimo deterioro, conviene sustituir.
  • Filtros sucios: El polen de la primavera puede taparlos rápidamente y, por tanto, durante la primavera, convendría cambiarlos o limpiarlos.

En primavera, ¿qué consejos debo seguir al conducir con alergia?

Si padeces alergia y tomas algún tipo de medicación, ten cuidado al volante.  Hay determinados antihistamínicos que provocan sueño. Consulta a tu médico.

Por otra parte, conduce con las ventanillas cerradas para evitar que se filtre el mínimo de polen en el interior del vehículo.

Revisa el aceite de tu coche, ¿sabes cómo hacerlo?

Para medir el nivel del aceite, hazlo siempre con el motor en frío y utiliza la varilla indicadora. Esta herramienta cuenta con dos extremos que están fuera del motor y en el interior del cárter. Además, la medición tiene que efectuarse en llano y el nivel de aceite debe situarse entre las marcas de máximo y mínimo de la varilla. Lo ideal es que lo revises periódicamente y, si el nivel está bajo, debes añadir aceite de las mismas características hasta completar.

El filtro del aceite se debe cambiar periódicamente debido a las impurezas que acumula. Para ello deberás acudir a un taller especializado y es recomendable que lo hagas cada dos cambios de aceite -en el caso de los minerales- y, cada vez que se cambie –en el caso de los sintéticos-.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 11 =