Seguros de embarcaciones, el valor de navegar tranquilo

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

No dejes ningún cabo suelto en tu seguro de embarcaciones

 

Seguro que este verano, con el sol, la playa y los largos días contemplando el mar, a más de uno le habrán entrado las ganas de disfrutar de la experiencia de la navegación. Si no quieres volver a quedarte en tierra, más vale que conozcas ya qué es un seguro para embarcaciones y por qué lo necesitas para disfrutar de unas vacaciones de ensueño a bordo de un yate o un velero.

Si eres un gran amante del mar, lo primero que tienes que saber es que, al igual que ocurre con nuestro vehículo, el seguro de responsabilidad civil para embarcaciones es obligatorio y su finalidad es cubrir daños materiales o personales a terceros derivados del uso de este tipo de embarcaciones.

Este tipo de seguro se aplica en todas las aguas marítimas españolas desde 1999 y protege tanto a los propietarios como al patrón autorizado para gobernar la embarcación; de modo que aunque tú no poseas el título náutico pertinente y contrates a alguien que tome el timón en tu lugar, este seguro protegerá la responsabilidad civil de los dos frente a posibles hechos accidentales.

Las mejores garantías para tu seguro de embarcaciones

Ya hemos mencionado la relación entre vehículos y embarcaciones y es que el tipo de incidentes al que se  ven expuestos son similares. ¿Te parece extraño que un yate o un velero tengan una colisión con otro barco? Aunque el mar parece no tener fin, los choques entre embarcaciones son bastante frecuentes en las entradas y salidas de los puertos.

El seguro obligatorio responderá por ti frente a los daños que la embarcación pueda causar a terceros, sin embargo no cubre los daños que pueda sufrir la propia embarcación durante la navegación, las operaciones de botadura o puesta en seco, así como durante su transporte por carretera o ferrocarril. Coberturas como la de daños propios a la embarcación son de gran utilidad, considerando el elevado coste de este tipo de productos.

En altamar pueden surgir numerosos problemas para los que es necesario estar preparados y contar con el material adecuado: chalecos salvavidas, material pirotécnico de aviso, medidas contra incendios, etc. Pero como siempre existe el riesgo de tener un accidente, un buen seguro nos ofrece coberturas que nos garantizan los gastos por Asistencia Médica y las indemnizaciones en el caso de que algún ocupante de la embarcación sufra daños corporales o se produzca un fallecimiento.

Por otro lado, la asistencia náutica, tanto para las personas como para la embarcación, debería ser tenida en cuenta para aspectos como el remolcado de un barco y  la repatriación y traslado de las personas a bordo.

Además, si el mar es grande y está para explorarlo, también encontrarás una gran libertad y autonomía contratando una póliza que no sólo te proteja dentro de aguas españolas, sino que amplíe su cobertura por aguas internacionales y te permita viajar con tu barco a cualquier parte del mundo con total seguridad.

¿Por qué invertir en un buen seguro de embarcaciones?

A Luís siempre le ha gustado mucho la navegación y hace poco ha recibido en herencia un velero de un familiar con quién solía disfrutar de escapadas en el mar. A bordo de ese velero, además de conocer calas a las que solo se puede acceder desde el mar, adquirió los conocimientos básicos y decidió sacarse el título de Patrón de barco, obligatorio en España, para poder hacerse cargo de la embarcación.

Además de titulación y seguro de responsabilidad civil obligatorio, las embarcaciones también necesitan un cuidado especializado para asegurar su correcto funcionamiento. Su coste, sumado al del mantenimiento y alquiler del amarre en el puerto, han llevado a Luís a prescindir de las coberturas no obligatorias de su seguro de embarcaciones.

El problema ha aparecido cuando navegando con unos amigos se han quedado varados en medio del mar por una avería. Su seguro básico no cubre la asistencia náutica y debido al elevado precio de remolcar el velero hasta el puerto más cercano, Luís se ha visto obligado a venderlo para poder hacer frente a su coste. Por suerte, el mar estaba en calma y no hubo que lamentar ningún accidente.

No limites a lo mínimo tu seguro de embarcaciones

La necesidad de un seguro de embarcaciones con amplias coberturas queda reflejada con la obligatoriedad de tener un permiso de patrón de barco y un adiestramiento mínimo para evitar que tanto nosotros, como las embarcaciones puedan sufrir daños.  Incluso por mucho control y pericia que puedas demostrar al mando de tu embarcación, puede que nunca estés lo suficientemente preparado para evitar la fatiga, el sol directo durante largas horas o un mar revuelto y con tormenta.

Teniendo en cuenta la posibilidad real de accidentes y el coste económico de mantener una embarcación, optar por un seguro de embarcaciones con las coberturas más completas parece la opción más rentable, y también responsable. Nuestra recomendación es que no te limites a lo mínimo, ya que además podrás adaptar con flexibilidad estas coberturas adicionales a tus necesidades y posibilidades.

No hagas como Luís, que ahorró en revisiones y coberturas adicionales para mantener su embarcación y finalmente tuvo que venderla. Contrata un seguro de embarcaciones completo y preocúpate sólo de mejorar tus habilidades náuticas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − once =