Seguros de hogar más allá de los derechos y obligaciones del casero e inquilino

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 2.7 basado en 3 valoraciones

Todo lo que debes saber: derechos, obligaciones y coberturas para viviendas alquiladas en los seguros de hogar

Tanto si eres el propietario de una vivienda en alquiler como si eres el inquilino de la misma, debes saber que tienes unos derechos y unas obligaciones según en la posición en la que te encuentres. En este artículo vamos a explicarte qué dice la ley y qué coberturas existen para viviendas alquiladas dentro de los seguros de hogar para ayudarte en este sentido.

Los derechos y obligaciones del casero:

Si creías que tu casa de alquiler solo te producía obligaciones, tenemos una buena noticia; también tienes unos derechos por ser el propietario de esa vivienda y son los siguientes:

  1. Fijar el precio del alquiler y las condiciones del contrato: Como propietario tienes el derecho a fijar una renta mensual, una fianza y unas condiciones, como su duración, renovación, indemnizaciones, etc.
  2. Recuperar la vivienda en caso de extrema necesidad: puedes reclamar la vivienda si la necesitas para vivir o para cedérsela a tu cónyuge en caso de separación o a familiares de primer grado. Debes ocuparla en un plazo de tres meses desde la finalización de contrato o desalojo.
  3. Derecho a desahuciar al inquilino en caso de impago: Si denuncias por impago del alquiler a tu inquilino en el juzgado, podrás recuperar tu vivienda 10 días después de haberla formalizado. En este otro artículo te explicamos más sobre la garantía de impago de los seguros de hogar.
  4. Puedes desgravarte parte de la renta del alquiler: puedes beneficiarte del 60% de exención tributaria en el IRPF de las rentas del alquiler.
  5. Reclamar una compensación por finalizar antes de tiempo el contrato: tienes derecho a reclamarle la cifra que equivale a una mensualidad por cada año que quede por cumplir, en el caso de que así lo refleje el contrato.
  6. Exigir que se le devuelva la vivienda tal y como se alquiló: De no ser así, puedes recortar la fianza e incluso negarla en su totalidad.
  7. Quedarse parte de la fianza si, finalizado el contrato, hay daños en el inmueble por su mal uso y puedes demostrarlo.

Sin embargo, como ya sabes, también tienes unas obligaciones por cumplir y estas son las que te exponemos:

  1. Devolver la fianza si no hay daños en la vivienda ni existen deudas con las compañías de suministros al finalizar el contrato de arrendamiento.
  2. Hacer reformas en caso de discapacidad propia o del cónyuge: Tienes la obligación de permitir al inquilino hacer obras de adaptabilidad en la vivienda si éste o alguno de sus familiares que conviven diariamente en el domicilio tienen alguna discapacidad o superan los 70 años de edad. Aun así, estas obras no deben afectar a elementos o servicios comunes del edificio ni a su estabilidad y seguridad.
  3. Pagar los impuestos y tasas municipales: tienes la obligación de hacer frente a los impuestos del IBI, las tasas de la basura. etc.

Los derechos y obligaciones del inquilino:

Si eres el inquilino de una vivienda en alquiler, tendrás una serie de derechos que van a beneficiarte siempre que lo necesites. A continuación te explicamos la mayoría de ellos:

  1. Negociar el precio y la duración del contrato La renta solo podrá actualizarse anualmente y a partir de las condiciones reflejadas en el contrato de alquiler.
  2. Lograr una rebaja en el precio del alquiler a cambio de mejoras mediante obras en la vivienda.
  3. Rescindir el contrato cuando lo necesite: A partir de los 6 meses habitando la vivienda, puedes cesar el contrato siempre y cuando hayas avisado al propietario con al menos 30 días de antelación.
  4. Recuperar la fianza en el plazo máximo de un mes de finalizar el contrato si no hay daños en la vivienda ni deudas con las compañías de suministros.
  5. Ceder el alquiler a terceros en determinadas situaciones: Puedes seguir figurando como arrendatario en el contrato aunque tú ya no estés viviendo en el domicilio, pero siga siendo la residencia de tu cónyuge o tus hijos siempre que el inmueble esté inscrito en el Registro de la Propiedad.
  6. Tener beneficios fiscales en la declaración de la renta: Podrás deducirte la cifra anual del alquiler en la declaración de la renta por vivienda habitual y por las reformas, en caso de que las hayas hecho.
  7. Hacer reformas en caso de discapacidad propia o del cónyuge: Si tienes una discapacidad o la padece tu cónyuge o un familiar que convive diariamente contigo, tienes derecho a realizar reformas en la vivienda alquilada siempre y cuando no afecte negativamente a la estructura del edificio o a la comodidad y seguridad de los vecinos.
  8. Recuperar el inmueble en caso haberla cedido al arrendador por necesidad de vivienda y no la ha ocupado en un plazo de tres meses. Podrás volver a residir en ella hasta 3 años y derecho a recibir una indemnización por los gastos ocasionados por el desalojo.

Por supuesto, también tendrás tu parte de obligaciones. Deberás cumplirlas y ser consecuente con lo que debes y lo que no puedes hacer:

  1. Abonar una fianza a la hora de formalizar el contrato: Tendrás que pagar una fianza legal al propietario que servirá para reparar los posibles daños que ocasiones en la vivienda al finalizar el contrato.
  2. Pagar en los términos acordados (plazos y cantidad) la mensualidad de la renta.
  3. Encargarse de los gastos de los suministros: Las facturas de la luz, el gas, el agua e Internet corren por parte del inquilino, a menos que se indique lo contrario en el contrato.
  4. Dejar la vivienda tal y como estaba antes al finalizar el contrato.
  5. Desalojar la vivienda en caso de impago: Si te retrasas en el pago del alquiler, deberás dejar la vivienda de en el caso de que así lo pida el propietario. Este podría tomar medidas legales para ello en el caso de que te negaras.

Un paso más con los seguros de hogar

Como ves, cada uno tiene una parte de responsabilidades y otra de privilegios y deben respetar estas premisas para llegar a un equilibrio y buen entendimiento mutuo. También debes saber que a la hora de contratar un seguro de hogar para viviendas alquiladas, además de las garantías básicas para el contenido, el continente y la Responsabilidad Civil, también podrás optar a unas coberturas específicas como la del  impago del alquiler.

Si quieres tener más información acerca de a quien le corresponde contratar cada una de las garantías de la póliza del hogar alquilado, en este otro post, te lo explicamos de forma detallada y clara. Y es que además de conocer lo que dicta la ley para proteger nuestro hogar, también debemos conocer todos los aspectos que están al alcance de nuestra mano y que podemos cubrir con un seguro de hogar multirriesgo.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =