Los seguros de hogar y los daños atmosféricos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

La cobertura para los daños atmosféricos en los seguros de hogar

Sabemos que tu hogar es el sitio en el que tienes tus objetos más preciados, pero también es tu refugio, el lugar en el que te sientes seguro. La vivienda es, sin duda, muy importante para nosotros, y por eso intentamos asegurarla con las mejores coberturas de los seguros de hogar. Sin embargo, no siempre conocemos todos los riesgos a los que puede estar expuesta y la importancia de los fenómenos medioambientales puede pasar desapercibida. Por eso, en este post te contamos qué es esta cobertura y por qué es importante añadirla a tu póliza de hogar.

Las pólizas de hogar tienen coberturas de daños que suele cubrir los incendios, los robos y los daños por agua, en la mayoría de los casos. Aun así, no solo se debe estar protegido ante estos sucesos, también hay que tener presente que los fenómenos atmosféricos son imprevisibles y, aunque algunos puedan parecer inverosímiles, cada vez son más comunes.

Por ejemplo, las grandes riadas a causa de las lluvias torrenciales también pueden producirse en poblaciones que están lejos de las montañas por desbordamientos de ríos o los fuertes vientos propios de la costa, que muchas veces llegan a causar caídas de árboles o de otros elementos sobre las casas. Por ello, contar con coberturas como la de daños por viento en el seguro de hogar es recomendable para vivir con total tranquilidad.

Los seguros de hogar sirven para que, como asegurados, estemos protegidos económicamente ante cualquier imprevisto que pueda ocurrirle a nuestro domicilio y a nuestras pertenencias. Estos conceptos, dentro de la terminología de seguros, se denominan continente y contenido respectivamente.

¿Qué fenómenos atmosféricos cubre el seguro de hogar?

Como acabamos de explicarte, en un seguro de hogar se puede proteger el domicilio ante los riesgos que afecten al continente y al contenido. Estos conceptos se tratan de manera diferenciada para poder adaptar la póliza a las distintas necesidades de los asegurados.

Es decir, que gracias a la cobertura del continente puedes proteger los daños que sufra la estructura de tu casa a causa de fenómenos atmosféricos; y por otro lado, con la garantía de contenido cubres el mobiliario y otras pertenencias (como los objetos de valor especial) que hayan podido quedar dañadas el interior de tu hogar por los mismos motivos.

Ten presente que en los seguros de hogar muchas veces la garantía que cubre los daños por sucesos medioambientales está denominada como “otros daños”, donde se integran los que son causados por los siguientes fenómenos meteorológicos:

– Lluvia: Se cubren los daños causados por agua de lluvia cuando la intensidad de la precipitación supera el límite determinado en las condiciones del contrato. 40 litros por metro cuadrado y hora es una cifra habitual en muchas pólizas.

– Extracción de lodos: La aseguradora cubre los gastos que se generen en el caso de que el asegurado necesite extraer el lodo que, a causa de la lluvia, la nieve u otro fenómeno atmosférico recogido en el contrato del seguro, se haya acumulado en la vivienda.

– Pedrisco: Si cae granizo, los daños que se produzcan en tu hogar también estarán cubiertos por el seguro.

– Nieve: Cuando la vivienda sufre daños a causa de la nieve, el seguro de hogar también lo contempla. No se fija una intensidad de precipitación mínima y la cobertura cubre los desperfectos que se ocasionen por la acumulación y el desprendimiento de la nieve en los tejados, siempre que estos hayan mantenido un buen estado de conservación hasta el momento.

– Viento: Se cubren los daños provocados por fuertes vientos en la vivienda: desprendimiento de toldos y otros elementos del jardín, caída de árboles, etc. Habitualmente, la intensidad necesaria para que la cobertura se active se fija en los 80 o 90 km/h.

– Caída de rayos: Cuando una descarga eléctrica producida por un rayo cause daños a la casa asegurada.

Como puedes ver, la cobertura de fenómenos atmosféricos nos protege frente a los riesgos reales que pueden producirse en nuestro país, especialmente durante los cambios de estación.

Protegido ante cualquier circunstancia

Por suerte, la situación geográfica de España impide que seamos una zona con alta probabilidad de sufrir grandes catástrofes naturales, como maremotos o huracanes. Pero en caso de que los riesgos anteriormente citados a los que sí que estamos expuestos (o incluso otros inesperados) tengan una fuerza inusual y provoquen daños extraordinarios, el Consorcio de Compensación de Seguros y Riesgos Extraordinarios se encarga de garantizar el cobro de las indemnizaciones de los asegurados.

Para empezar, tienes que saber que los seguros de hogar son consorciables, y esto quiere decir que sólo en caso de que nuestra vivienda esté asegurada y sufra daños extraordinarios por causas medioambientales, queda protegida por este organismo.

Asegura tu hogar ante cualquier imprevisto

Para evitar las preocupaciones por los daños que le pueden causar a tu vivienda los fenómenos atmosféricos, lo primero que tienes que hacer es asegurarte de que tu casa está protegida de forma segura y que su conservación y mantenimiento son los adecuados (si cuenta con canalones, desagües o si el techo está en buen estado, entre otras cuestiones).

Y además de ello, para aquellas situaciones que no podemos controlar, es donde el seguro de hogar destaca por el valor que nos ofrece a través de sus distintas coberturas. Entre ellas, y en pleno cambio climático, merece la pena destacar la importancia de la cobertura de riesgos atmosféricos.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − uno =