Seguros de hogar y la cobertura de daños eléctricos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3 basado en 8 valoraciones

Asegura tus electrodomésticos con los seguros de hogar

 

Los daños eléctricos son la tercera causa de siniestro en un hogar; y esto hace que, ante un problema tan presente, los seguros de hogar amplíen sus coberturas para proteger los electrodomésticos de posibles desperfectos que puedan afectar a su funcionamiento. Sin embargo, hay ciertas dudas sobre qué se entiende por daños eléctricos y qué otros aspectos hay que tener en cuenta para recibir la indemnización correspondiente según su origen.

¿Qué se entiende por daños eléctricos?

Los daños eléctricos son los desperfectos derivados de la electricidad y no sólo afectan a los electrodomésticos de la cocina (frigorífico, horno, lavavajillas…); sino que todos los equipos electrónicos de nuestra casa tienen el riesgo de ser dañados por:

  • Subidas y bajadas de tensión.
  • Cortocircuitos
  • Corriente anormal.
  • Formación de arco voltaico.
  • Tormenta eléctrica y caída de rayos.

Esto quiere decir que por un cortocircuito podemos perder toda la información que almacenamos en nuestro ordenador de trabajo o que se estropee nuestra nueva televisión del salón.

Es importante tener en cuenta que cuando realmente se produce una sobretensión es posible que no haya solo un aparato afectado, sino que varios electrodomésticos y equipos electrónicos se vean afectados. Por suerte, los daños eléctricos de estas características están cubiertos por los seguros de Hogar Multirriesgo.

¿Qué es la cobertura de daños eléctricos?

Con el objetivo de ofrecer productos más completos y cubrir necesidades reales, las aseguradoras ofrecen la cobertura de daños eléctricos para cubrir, principalmente, los desperfectos materiales que afectan tanto al continente (instalaciones de la vivienda) como las averías en el contenido.

Respecto al contenido, el seguro de hogar se encarga de cubrir los daños ocasionados en los electrodomésticos y otros aparatos; pero algunas compañías amplían sus límites e incluyen también la pérdida de los alimentos almacenados en el frigorífico y que se echen a perder con el siniestro.

Y es que, para este tipo de siniestro, lo que realmente puede afectar a una familia es la pérdida del servicio que presta el electrodoméstico. De esta forma, aunque un seguro de hogar no pueda evitar que se produzca una subida de tensión, si puede ayudar a minimizar los daños.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta qué circunstancias no están cubiertas por la cobertura de daños eléctricos:

  • La obsolescencia tecnológica: Los aparatos electrónicos están programados para tener una vida limitada y para dejar de funcionar al cabo de unos años a causa de su desgaste y uso. Será necesario comprobar si el daño ocasionado es fruto de su antigüedad o de otras causas eléctricas.
  • Electrodomésticos en garantía: En caso de daños eléctricos de aparatos en garantía, el coste de su reparación será responsabilidad del fabricante, proveedor o instalador.
  • También quedan excluidas las instalaciones que no cumplan con la legislación o que sean provisionales.

¿Qué debo hacer ante un daño eléctrico?

Después de aclarar cuáles qué son los daños eléctricos y qué nos cubre nuestro seguro de hogar, es necesario explicar cómo debemos actuar en caso de que alguno de nuestros aparatos  resulte dañado.

Para que nuestro seguro nos indemnice por los daños eléctricos,  debemos demostrar que la avería ha sido producida por un problema ajeno a nuestra voluntad y que es responsabilidad de la empresa que nos suministra la electricidad o de la caída de un rayo.

Antes de realizar cualquier reparación por nuestra cuenta o de llamar a un técnico, primero debes llamar a la compañía de seguros para que sus profesionales puedan valorar el daño producido y evitar posteriores rehúses. Y es que muchos asegurados, a la hora de presentar la factura a sus compañías, descubren que el origen de la avería no está entre los supuestos del contrato.

Informando a tu aseguradora en primer lugar, un técnico evaluará en su nombre si los electrodomésticos pueden ser reparados y, en caso contrario, te indemnizará por su valor o los repondrá por otro modelo con características similares.

En conclusión: A la hora de suscribir un seguro de hogar es importante que elijas aquel que cubra la mayor parte de los imprevistos o siniestros que puedan ocurrir en tu vivienda, como son los daños eléctricos. Y es que imagina que por una subida de tensión, tus equipos electrónicos dejarán de funcionar. Para estos casos, el coste de asumir la reparación o una nueva compra de todos los electrodomésticos dañados convierte a la cobertura de daños eléctricos en una garantía de gran valor.

Los seguros Hogar ofrecen una amplia variedad de coberturas que permiten personalizar tu póliza adaptarla tanto a ti como como a tu vivienda.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *