Seguros de hogar y seguros de comunidades: ¿dónde empiezan y dónde terminan?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 3.8 basado en 22 valoraciones

¿Qué relación existe entre los seguros de comunidades y los seguros de hogar?

 

Vivir en una comunidad de vecinos viene acompañado de muchas dudas sobre la gestión de sus siniestros, que pueden traspasar las puertas de nuestro hogar. ¿Alguna vez te has preguntado dónde empieza y dónde termina un seguro de hogar frente a un seguro de comunidades? En este post te ayudaremos a entender la necesidad de contratar ambos seguros, sin miedo a duplicidades o a excluir alguna cobertura que pueda aportar gran valor tanto para tu vivienda como para el común del edificio. 

¿Por qué necesito contratar un seguro de hogar y un seguro de comunidades?

Lo primero que tienes que saber es que, aunque ninguno de los dos seguros es obligatorio (el seguro de hogar sí es obligatorio si tu vivienda está hipotecada), la contratación de ambos es muy recomendable. En otros artículos del blog ya te hemos explicado la necesidad de contratar un seguro de hogar para tu vivienda, que te proteja junto a tu familia de imprevistos que puedan ocurrir tanto dentro como fuera de casa, por lo que parece lógico pensar que si buscamos un seguro de hogar con máximas garantías para nuestro hogar, nos aseguremos de que nuestra tranquilidad sea extensible a nuestra comunidad.

Los seguros para comunidades son especialmente útiles para respaldar a los propietarios frente a los posibles siniestros que pueden tener dentro de las zonas comunes (tejas sueltas, rotura de tuberías principales, incendios…) o relativas a la gestión de la comunidad, como es la reclamación por impago de gastos comunitarios.

Los seguros de comunidades, al igual de los seguros de hogar, muestran una gran flexibilidad para adaptar cada póliza a las necesidades y particularidades que presente cada vivienda y cada comunidad.  Sin embargo, un seguro de comunidades cubre los daños al edificio, pero no los siniestros dentro de nuestra vivienda particular ni los daños que ocasionemos a terceros. Para cubrir estos espacios donde un seguro de hogar o un seguro de comunidades no puede llegar, necesitamos la contratación de ambas pólizas.

Las coberturas adaptadas a su ámbito de actuación

A simple vista, puede parecer que ambos seguros muestran duplicidades y coberturas comunes, pero lo cierto es que, además de las coberturas específicas que presenta cada póliza, podemos encontrar otras adaptadas a su ámbito de actuación. Como por ejemplo, la garantía de roturas de cristales, que de forma habitual solo están incluidos los cristales de ventanas de la fachada y de las puertas comunitarias, pero no en el interior de las viviendas. Aquí es donde termina el seguro de comunidades y comienza el seguro de hogar, con la cobertura de rotura de lunas, espejos y cristales, entre otros materiales.

Aunque si analizamos las coberturas, existen seguros comunitarios muy completos que pueden asegurar coberturas más allá del ámbito comunitario. Es el caso, por ejemplo, de las garantías que cubren los daños por aguas privadas o los daños estéticos al continente privado.

En cuanto al contenido, es necesario distinguir entre el contenido comunitario (como puede ser el mobiliario del portal, de la sala de reuniones u otras zonas comunes), del contenido privado de cada vivienda. Aunque existe la posibilidad de incluir la protección del contenido particular dentro del seguro de comunidades, lo más habitual y recomendable es incluirlo dentro de la póliza de hogar.

El caso concreto de la Responsabilidad Civil

Respecto a la Responsabilidad Civil, queda claro que el seguro de comunidades se haría cargo de situaciones como, por ejemplo, el desprendimiento de elementos de la fachada que golpeen a transeúntes. Sin embargo, ¿en caso de que la rotura de una tubería comunitaria provoque la inundación de unas de las viviendas del edificio?

En este caso, el propietario de la vivienda es un tercero para la comunidad (salvo que la póliza limite esta circunstancia), y quedaría protegido por la cobertura de Responsabilidad Civil. Por eso es necesario entender el seguro de comunidades como algo más que un seguro de mantenimiento.

Del mismo modo, la Responsabilidad Civil comunitaria no actúa si el problema de inundaciones se produce entre dos vecinos, sino que será la responsabilidad civil del seguro de hogar del responsable quién se encargué de los gastos del piso afectado.

El seguro de hogar cubre la responsabilidad civil como propietario o inquilino sobre el contenido y continente de su propiedad y, de forma complementaria, acciones de su vida privada, de su familia y de sus animales domésticos. Por el contrario, el seguro de comunidad, además de actuar sobre las instalaciones comunes del edificio, incorpora la responsabilidad civil patronal para los casos de accidente laboral de los empleados de la comunidad.

En conclusión

Los seguros de hogar y los seguros de comunidades son complementarios y no sustitutivos y cada uno cubre necesidades y riesgos específicos y ambos, en conjunto, nos protegen de los imprevistos que estamos expuestos a sufrir cada cierto tiempo, tanto dentro como fuera de nuestra vivienda y nuestra comunidad.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =