SIALP: razones para contratar un seguro de ahorro a largo plazo

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Ahorra para tu futuro con seguridad y flexibilidad con el plan SIALP

La reforma fiscal, anunciada en junio de 2014 por el ministerio de Hacienda, Cristóbal Montoro, vino acompañada de novedades muy interesantes para los ahorradores, como fue la creación de Planes de Ahorro a Largo Plazo, que se dividen en dos productos:

-Las Cuentas Individuales de Ahorro a Largo Plazo (CIALP), que se contratan en una entidad bancaria.

-Los Seguros Individuales de Vida/Ahorro a Largo Plazo (SIALP), que se contratan en una entidad aseguradora.

Ya que el contribuyente sólo puede tener uno de los dos, vamos a explicarte en este post las características del segundo.

Los seguros de ahorro

Para empezar, y ya que su funcionamiento resulta desconocido para muchas personas, debes saber que los seguros de ahorro son un contrato donde se garantiza un capital y una determinada rentabilidad durante un plazo determinado. Se presentan, por tanto, como una gran alternativa para la baja rentabilidad que pueden ofrecer los depósitos bancarios a plazo fijo y el producto perfecto para aquellos ahorradores con una mentalidad previsora que buscan una inversión cómoda, sencilla y segura. Además, su tratamiento fiscal es excelente.

Los seguros de ahorro también son conocidos como seguros de supervivencia, porque si el asegurado vive al finalizar el contrato se garantiza el pago de la prestación pactada para él mismo o para sus beneficiarios. Dentro de esta categoría nos podemos encontrar una amplia variedad de productos cuyas características se adaptan a las necesidades y posibilidades de cada ahorrador, como son los PIAS  o los SIALP.

¿Qué son los SIALP?

Los Seguros Individuales de Vida/Ahorro a Largo Plazo (SIALP) son un plan de ahorro a cinco años cuyos rendimientos están exentos de tributación, siempre que la póliza se mantenga el tiempo pactado y la prestación se perciba en forma de capital.  Te presentamos sus principales características para que puedas entender mejor cómo es este producto:

1.-Ventajas fiscales y rentabilidad: desde 2015, los rendimientos generados por estos planes están exentos de tributar IRPF, siempre que las aportaciones no superen los 5.000 euros anuales y la inversión no se retire antes de 5 años. Si una vez finalizado el plazo se cobra la totalidad de la prestación en forma de capital, el asegurado puede beneficiarse de la exención total del rendimiento generado.

Se pueden encadenar dos SIALP sin tributar cuando, llegado su vencimiento, el contribuyente decida destinar el importe íntegro de la prestación a un nuevo contrato.

2.-Seguridad y simplicidad: Con la contratación de SIALP se garantiza el 100% de las primas pagadas más los intereses generados una vez finalizados los cinco años de contrato o hasta el momento del rescate. Como asegurado, tienes derecho a conocer previamente el interés garantizado y la rentabilidad de tus ahorros.

Un interesante complemento que puedes encontrar con la contratación de tu SIALP es un capital añadido sobre el saldo acumulado en caso de fallecimiento.

3.-Liquidez: Dependiendo de la aseguradora, el cliente puede disponer del saldo total acumulado una vez transcurrida la primera anualidad, aunque por ley no obtendría a cambio los beneficios fiscales.

4.-Flexibilidad: hasta un máximo de 5.000 euros anuales, se puede completar la aportación inicial mediante primas periódicas (fijas o crecientes cada año) o extraordinarias. También se pueden combinar ambas y te recomendamos asegurarte de que tu aseguradora no te cobra recargo por fraccionamiento y que te permite modificar la revalorización, periodicidad y cuantía de las aportaciones en caso de ser necesario. Además, también podrás realizar traspasos desde otro SIALP o CIALP.

Los SIALP cuentan con una excelente relación rentabilidad-riesgo y son muy recomendables para aquellos ahorradores que estén dispuestos a elevar la permanencia del depósito a cambio de una mayor rentabilidad de su inversión. En cualquier caso, son sólo uno de los muchos productos que puede ofrecerte tu aseguradora. Depende de tu perfil, puede que resulte más atractivo un seguro de ahorro, de inversión o un plan de pensiones; pero lo más importante es que escojas la opción que mejor se adapte a tus necesidades. Si piensas en tu familia, en tener unos ahorros, en tu jubilación o simplemente en vivir mejor,  gracias a estos productos podrás obtener un capital destinado para financiar los proyectos que siempre quisiste realizar o para mantener tu nivel de bienestar en el futuro.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *