El sueño y la fatiga: ¿cómo influye en la conducción?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

Influencia del sueño y la fatiga en la conducción

Según la DGT, entre el 20% y el 30% de los accidentes de tráfico están relacionados con la fatiga. Junto a las distracciones al volante, la fatiga es uno de los principales problemas que afectan a todos los conductores. Aun así, muchos conductores todavía no toman las precauciones adecuadas para prevenir situaciones peligrosas, y no saben cómo detectar a tiempo los síntomas de cansancio al conducir.

Desde Plus Ultra Seguros, queremos ayudarte a conducir de forma más segura. Por eso, en este artículo explicamos en detalle cómo el sueño y la fatiga influye en la conducción y cómo este factor de riesgo se transforma en los accidentes de tráfico, y te indicamos las mejores formas de prevenir problemas de fatiga en carretera.

La fatiga en el conductor y el cansancio al conducir

Aunque la DGT ha implementado sanciones más elevadas para evitar los problemas al conducir con el móvil o fumar al volante, el sueño al conducir no puede combatirse a golpe de multa. La forma más eficaz de prevenir accidentes es saber identificar cómo el sueño y la fatiga influye en la conducción. Algunos de los principales síntomas de cansancio al conducir son:

  • Aumento del tiempo de reacción: La fatiga y somnolencia en la conducción hacen que tardemos más en responder ante imprevistos en el tráfico que requieran una reacción rápida. Por ello, aumenta la probabilidad de sufrir una colisión.
  • Más distracciones: La somnolencia hace más difícil mantenerse concentrado al volante, tanto en recorridos habituales y monótonos como en momentos de circulación en los que hay poco tráfico.
  • Alteraciones motoras: El cansancio hace que los músculos se relajen y se vuelvan más lentos. Una fatiga excesiva puede incluso provocar temblores en las manos, dificultando más la conducción.
  • Alteración de la percepción y de las funciones sensoriales: La somnolencia hace que las señales visuales y sonoras se capten con menor precisión. Después de muchas horas sin dormir, es posible que el conductor sufra visión borrosa e incluso alucinaciones visuales o auditivas.
  • Microsueño: Esta es una de las consecuencias más arriesgadas de la fatiga en el conductor. El microsueño consiste en quedarse dormido durante unos segundos sin darnos cuenta, exponiéndonos a accidentes graves.

¿Es recomendable conducir de noche para evitar el cansancio?

Algunos conductores optan por utilizar las carreteras durante la noche para evitar acumulaciones de tráfico. Sin embargo, no es recomendable conducir de noche para evitar el cansancio. La conducción nocturna aumenta las probabilidades de accidente.

Conducir de noche es peligroso porque, en primer lugar, reduce la visión de las señales y de otros vehículos. Sin embargo, la razón más importante es que los biorritmos del cuerpo pueden hacer que el nivel de cansancio sea mayor que conducir durante el día.

Por supuesto, conducir de noche tampoco ayuda si no hemos dormido durante el día: conducir después de 18 horas sin dormir puede ser tan peligroso como hacerlo bajo la influencia del alcohol.

Consejos para evitar la fatiga y la somnolencia en la conducción

Por suerte, es fácil evitar la fatiga durante la conducción si se siguen una serie de buenas conductas. Entre los mejores consejos para prevenir la somnolencia están los siguientes:

  • Alimentación rica en hierro: La fatiga puede aumentar por falta de nutrientes como éste. Es recomendable llevar frutos secos a mano para mantener el nivel de energía.
  • Comida ligera: Las comidas difíciles de digerir reconducen la energía al aparato digestivo, por lo que no son aconsejables antes de un viaje.
  • Beber líquido: La deshidratación influye en la fatiga. Es aconsejable beber por lo menos un vaso de agua cada dos horas.
  • Pausar cada 200 km o dos horas: Los descansos deben ser de entre 20 o 30 minutos. Si además tenemos posibilidad de echar una cabezada, conseguiremos combatir la fatiga de forma más eficaz.
  • No abusar de estimulantes: El café y las bebidas energéticas no combaten la fatiga, sino que la retrasan. Es aconsejable reducir el consumo de estas bebidas para evitar el temido efecto rebote.

Comodidad y protección al volante

Los anteriores son solo algunos consejos que pueden ayudarnos a evitar problemas debido a la fatiga al volante. También es importante vestir con ropa cómoda y que deje circular la sangre. Además, escoger música animada que nos estimule para estar despiertos y tener una actitud positiva son otros factores que pueden permitirnos conducir sin miedo a sufrir un accidente.

Lo más importante, sin duda, es tomar todas las precauciones posibles y contar con protección en caso de que suframos cualquier tipo de problema en carretera. Para ello, no olvides que el seguro de coche de Plus Ultra Seguros incluye asistencia en carretera desde el kilómetro 0, y puedes ampliar su póliza para que cubra daños propios causados a tu vehículo.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =