Un poco de terminología sobre los seguros de accidentes

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

Los seguros de accidentes y los conceptos de invalidez total, permanente y permanente no invalidante

Los términos relacionados con los seguros de accidentes pueden parecer un trabalenguas cuando se citan de forma seguida (incapacidad permanente absoluta, incapacidad total laboral, incapacidad permanente no invalidante…), pero es fundamental entender su significado de forma individual para poder valorar qué coberturas debemos contratar para garantizar nuestra tranquilidad económica (y la de nuestra familia) en caso de sufrir un imprevisto.

Incapacidad permanente e incapacidad total

Dentro de las dudas concernientes a la terminología de los seguros de accidentes, la primera duda que debes despejar es si existe alguna diferencia entre incapacidad e invalidez, ya que ambas palabras se consideran sinónimos. Aclarado esto, pasamos a diferenciar el término “invalidez permanente” del término “invalidez total” y su relación con nuestro rendimiento laboral y capacidad de trabajo.

-¿Qué es la invalidez Permanente absoluta? La invalidez permanente absoluta se refiere a la situación física irreversible que imposibilita a una persona para ejercer cualquier tipo de actividad profesional, ya sea la que venía desarrollando hasta el momento del accidente, como otra diferente en su lugar. Los seguros de vida nos permiten incluir la garantía adicional de invalidez permanente y absoluta por cualquier causa.

¿Y la incapacidad total laboral? Se considera que una persona padece una invalidez total laboral cuando, a consecuencia de un accidente, sufre una gran disminución de su rendimiento laboral y queda inhabilitado para desempeñar las labores propias de la profesión que se estuviera realizando cuando se tuvo el accidente, pero no para otro tipo de actividades laborales.  La incapacidad temporal con indemnizaciones diarias puede incluirse como garantía complementaria en los seguros de accidentes.

Para comprender mejor la diferencia de estos términos, podemos poner un ejemplo:

Imagina que Isabel, una cirujana de éxito, sufre un accidente de coche cuando vuelve a casa después de trabajar, por el camino habitual (lo que se considera un accidente in itinere). A consecuencia del fuerte golpe frontal que ha recibido el vehículo, ha quedado parapléjica y recibe la invalidez permanente y absoluta.

Si en este accidente, en cambio, Isabel hubiese perdido una mano en lugar de la movilidad de sus piernas; habría recibido la consideración de invalidez total laboral; ya que no puede seguir ejerciendo como cirujana, pero sí puede dedicarse a otro tipo de profesión.

Si quieres leer más casos prácticos, te recomendamos que leas este post donde te contamos la diferencia entre los seguros de vida y los seguros de accidentes.

¿Y la invalidez permanente no invalidante?

En el entorno laboral, se entiende por lesión permanente no invalidante a cualquier lesión, mutilación o deformidad definitiva causada por un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, pero sin llegar a ser una incapacidad permanente. El trabajador, en este caso, puede seguir desempeñando su profesión y, por tanto, no es una cobertura que forme parte de los seguros de accidentes. Aun así, es igualmente importante que conozcas su significado y la diferencia respecto a otros términos.

En estos casos, el trabajador puede solicitar una prestación por lesiones no invalidantes y recibir la indemnización correspondiente al baremo establecido por el Régimen General de la Seguridad Social  que ayude a compensar económicamente dichas lesiones relacionadas con la pérdida de audición, de agudeza visual, o la pérdida parcial o completa de un dedo, entre otras lesiones.

Siéntete protegido

A pesar del riesgo real de sufrir un accidente que nos incapacite laboralmente de forma temporal,  es importante saber que contamos con el respaldo económico de los seguros de accidentes; o con los seguros de vida para los casos de incapacidad permanente. Lo importante es que conozcas la terminología relacionada con ambos productos y puedas ampliar tus pólizas con las garantías que mejor se adapten a tu perfil.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =