Tipos de caldera: cómo elegirla

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 5 basado en 2 valoraciones

Tipos de calderas

La caldera es uno de los elementos más necesarios de un hogar, por no decir que se trata de algo indispensable cuando quieres garantizar el confort en tu vivienda habitual. Por ello, es importante su buen funcionamiento para que nunca falle cuando más la necesitemos. Además del mantenimiento de la misma, es muy importante contar con un servicio de asistencia que te atienda rápidamente si esta falla. Los seguros de hogar como el de Plus Ultra Seguros, pueden ofrecer en este sentido un servicio ideal a sus asegurados como el servicio urgente de reparación de calderas con el que te envían de manera gratuita un técnico cualificado para la reparación de calderas de gas natural o butano de la vivienda asegurada con carácter de urgencia.

Al existir distintos tipos de caldera, es normal tener dudas a la hora de elegir cuál es la más adecuada para tu casa. En este post hablaremos de los tipos de calderas que hay, y veremos algunos consejos para escoger un modelo.

Tipos de caldera

Podemos enumerar los distintos tipos de caldera en función del combustible que utilizan o del sistema con el que funcionan. Comencemos hablando del combustible que puede utilizar una caldera.

Según la energía

El tipo de energía que emplea cada modelo hace que las condiciones de instalación de caldera difieran:

  • Calderas de gas: las más utilizadas desde hace muchos años. Dentro de esta categoría se pueden determinar tres tipos de calderas: las calderas de butano, las de propano y las de gas natural. La primera funciona con bombonas, la segunda puede ser igual o llevar el gas canalizado, y las últimas, que son las más modernas, necesitan contar con una instalación de gas natural en casa.
  • Calderas eléctricas: La ventaja que tienen respecto al gas es que al funcionar con electricidad no se quema combustible y por tanto no hay llama. Por lo que no hay problemas de acumulación de gases o fugas.
  • Calderas de gasóleo: Parecidas en cierto sentido a las de gas, con la particularidad de que se nutren de un depósito rellenable que tiene que estar en la vivienda. Esto supone tener que habilitar un espacio adecuado, pero tiene la ventaja de calentar bastante deprisa.
  • Calderas de biomasa: las más habituales son las de pellets, aunque también funcionan con otro tipo de residuos vegetales como el hueso de aceituna o restos de madera natural. Lo mejor de este tipo de caldera es que son ecológicas y sostenibles, porque no contaminan.

Según sistema

Hay 3 sistemas para clasificar los tipos de caldera: las atmosféricas, las estancas y las calderas de condensación.

  • Calderas atmosféricas: destinadas a funcionar con propano o gas natural, si vas a hacer la instalación de caldera nueva no las vas a encontrar, ya que no se fabrican desde 2013 y su venta está prohibida desde 2018.
  • Calderas estancas: se llaman así porque tienen una cámara de combustión sellada de manera hermética, a diferencia de las anteriores que la tenían abierta. Estas calderas son mucho más seguras porque evitan que el gas entre en la estancia en la que están instaladas.
  • Calderas de condensación: Es uno de los tipos de calderas con mayor eficiencia, porque aprovecha el calor que se genera antes de que el vapor salga, precalentando el agua y reduciendo la energía que se necesita para el agua caliente.

Consejos para elegir la caldera adecuada

A la hora de decidirte por uno u otro modelo de caldera, es importante tener en cuenta tanto el combustible como la zona geográfica en la que vives.

Por ejemplo, el butano no funciona del todo bien en zonas muy frías, mientras que para tener calefacción de gasóleo necesitas tener un depósito accesible y protegido. En lugares donde hace mucho frío puede que una caldera eléctrica aumente demasiado la factura de la luz, mientras que las calderas de biomasa también necesitan disponer de un espacio para almacenar el combustible.

¿Cómo elegir una caldera de gas? El mejor sistema es el de condensación, porque además de tener calefacción ahorrarás en agua caliente.

Pero… ¿Cuál es la caldera adecuada para tus necesidades?

  • Caldera eléctrica. Es ideal para núcleos y viviendas con paneles solares.
  • Caldera de butano. Apta para zonas no demasiado frías.
  • Caldera de propano. Con este tipo es recomendable utilizarla en edificios conectados a la red de suministro de gas natural.
  • Caldera de gasóleo. Se utiliza en viviendas unifamiliares en urbanizaciones o zonas rurales apartadas.
  • Caldera de biomasa. En este caso se sugiere emplearlas en viviendas independientes en el campo o la ciudad.

¿El seguro de hogar cubre rotura de caldera?

A veces, puedes tener dudas a la hora de elegir el tipo de caldera ante la fiabilidad y durabilidad que algunas marcas te puedan dar, dar cara a evitar problemas y reparaciones futuras. Normalmente, cuando compras una caldera, el fabricante te ofrece una garantía, una extensión de la misma, así como un seguro para esta. Son cuestiones que es conveniente valorar ya que, de cara a un problema futuro, contar con un seguro te puede agilizar y facilitar la reparación.

También tu seguro de hogar puede contar con coberturas adicionales con las que puedes tener cubiertos algunos aparatos del hogar, en cuanto a una posible avería eléctrica que puedas sufrir, como podrían afectar a la caldera. Te recomendamos que lo tengas en cuenta y consultes con tu seguro las posibilidades y coberturas que puedes tener disponibles.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + dieciseis =