Cómo actuar si tienes grietas en la pared de tu hogar: tipos y cómo repararlas

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

Las grietas y fisuras que aparecen en las paredes de nuestro hogar pueden deberse a distintas causas. Pero no sólo eso: existen distintos tipos de grietas en función de su orientación, su grosor y la parte del edificio al que afectan. Antes de ponerte manos a la obra, es muy importante saber distinguir entre una grieta y una fisura, y determinar las causas del problema para encontrar la solución adecuada.

¿Han aparecido grietas en la pared de tu hogar? Si es así, no te preocupes: te explicamos los diferentes tipos de grietas en paredes y cómo solucionarlos. Además, te contaremos cómo tu seguro de hogar puede intervenir en este tipo de siniestros y ayudarte a mantener tu casa en buen estado.

Tipos de grietas en la pared

Como ya sabrás, una grieta es una hendidura o apertura que puede aparecer en alguno de los muros de tu casa. Las causas para su aparición son muy diversas:

  • Exceso de peso: Las fisuras o grietas aparecen de forma más habitual en aquellas paredes en las que hemos colgado un elemento muy pesado, como por ejemplo una estantería.
  • Asentamiento de la casa: Con el paso del tiempo, es habitual que el suelo bajo los cimientos de nuestro hogar empiece a ceder y hundirse. Por ese motivo, nuestras paredes se desplazan ligeramente y provocan la aparición de grietas.
  • Problemas estructurales: Puede haber errores en el cálculo de las cargas que tendrá que soportar el edificio antes de construirlo, que aparezcan después de un tiempo.
  • Cambios en la temperatura: Problemas como la humedad o los cambios drásticos de temperatura también pueden afectar al buen estado de los materiales de construcción.

Las grietas más comunes tienen un grosor de medio centímetro aproximadamente. Sean del tamaño que sean, suelen clasificarse por la dirección en la que aparecen. La razón es que la orientación de la grieta nos da un indicio de las causas por las que ha surgido. Así, los distintos tipos de grieta son:

  • Horizontal: Este tipo de grieta es la más frecuente, y apunta a un daño en la parte interna de la pared o el revestimiento. Su aparición puede deberse a problemas con los materiales de construcción o a la presencia de humedades.
  • Vertical: Esta clase de grietas son mucho menos habituales, y su causa no está tan clara, por lo que deberás consultar con un especialista. Eso sí, será necesario que lo hagas con urgencia porque pueden derivar en daños estructurales.
  • Diagonal: Las grietas diagonales indican problemas con la estructura del edificio, por lo que deberás consultar con un experto para averiguar el motivo exacto.

Sea el tipo de grieta en la pared que sea, siempre es recomendable contar con la ayuda de un profesional de la construcción para que te guíe y ayude a arreglar las grietas, además de evitar cualquier otro tipo de riesgo en tu vivienda.

Diferencias entre grietas en la pared y fisuras

Por supuesto, la clasificación anterior se refiere a grietas bastante importantes, pero no debes alarmarte cada vez que veas alguna abertura en tus paredes: la mayoría de ellas son tan solo fisuras.

¿Cuál es la diferencia entre grieta y fisura? Las fisuras en las paredes son aberturas pequeñas y superficiales que se producen en la pintura o la primera capa interna de la pared. Suelen producirse por dilatación o por el deterioro del material, pero no tienen mucha importancia. En cambio, la grieta es una abertura más grande y profunda, y puede afectar a todo el material incluyendo el ladrillo.

Pasos para reparar grietas en la pared

La diferencia entre una grieta y una fisura es importante para determinar cómo arreglar el problema. Para las fisuras, bastará con utilizar un sellador, mientras que una grieta grande quizás requiera de intervención por parte de un especialista en bricolaje o construcción.

Para determinar la diferencia, fíjate sobre todo en la profundidad de la hendidura. Si una pared tiene varias grietas distintas o alguna de ellas deja ver el interior del muro, debes solucionar el problema de inmediato: a largo plazo podría generar problemas estructurales.

Cómo arreglar grietas en la pared

Reparar grietas en la pared es una de esas tareas de bricolaje que puedes hacer tú mismo. Para ello, solo debes prestar atención a los siguientes pasos:

  1. Agrandar: haz la grieta más ancha con ayuda de una espátula. De esa manera se desprenderá el yeso que ya está suelto y podrás acceder más fácilmente a todo el hueco que ha dejado.
  2. Limpiar: quita todo el polvo y el yeso que se ha quedado dentro de la grieta.
  3. Humedecer: Aplica algo de agua en la grieta para que se adhiera la masilla.
  4. Tapar: Aplicando masilla sobre la espátula, aplícala sobre la grieta en capas finas, de una en una, hasta que todo el hueco esté cubierto. No pongas mucha masilla de golpe o se contraerá al secarse y parte de la grieta se quedará sin cubrir.
  5. Secar y lijar: Después de que la pasta se haya secado, nivela la pared con una lija hasta que esté completamente lisa.
  6. Pintar: Para evitar que queden marcas de la masilla, pinta la pared o empapélala.

Recuerda que existen grietas en la pared peligrosas, y si se duda sobre cómo poder repararla, o tu vivienda puede sufrir un mal mayor, cuenta con la ayuda de un profesional cualificado para que pueda solventar el problema.

¿Las cubre el seguro?

Las anteriores instrucciones te servirán para arreglar grietas en la pared de tamaño normal, pero hay problemas más graves que requieren de asistencia especializada. Si no sabes cómo arreglar grietas profundas en paredes, es mejor contar con la atención de un profesional, y para ello te puede ayudar la opción que te brinda un seguro de vivienda como el de Plus Ultra.

Con el servicio de asistencia al hogar de los seguros para vivienda de Plus Ultra Seguros, puedes solicitar los servicios de un profesional cualificado, teniendo los costes de desplazamiento del mismo de manera gratuita, y descuentos en el precio de la mano de obra y los materiales. Además, el Servicio Manitas a Domicilio te puede ayudar también con esos trabajos de mantenimiento y bricolaje que en tu casa puedas necesitar. Este tipo de servicios te brindan hasta tres intervenciones al año de tres horas de manera gratuita.

Confía en la opinión de los expertos

Con mucha frecuencia, las grietas no suponen un problema grave y se deben tan sólo al desgaste normal de nuestra vivienda. Sin embargo, algunas de ellas pueden suponer o indicar un daño importante en la estructura del edificio, por lo que es necesario ser precavido y tratar de repararlas cuanto antes.

Recuerda que, ante grietas de mayor importancia, es importante que cuentes con la opinión de un perito y de técnicos especializados para su reparación. Si cuentas con un seguro de hogar puedes ponerte en contacto con ellos para solicitar un servicio de asistencia, y podrán asesorarte.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 1 =