Emprender: conoce los tipos de sociedades que existen

Tipos de sociedades

¿Te quieres lanzar a emprender? Una de las primeras cosas que necesitas es reconocer lo tipos de sociedades mercantiles que existen para saber cuál se adapta mejor a tu proyecto. Desde Plus Ultra te explicamos qué alternativas tienes, pero empecemos por el principio, conocer exactamente qué es una sociedad mercantil y a que principios atiende. Tras esto, te contamos cuáles son los tipos de sociedades que hay en España.

¿Qué es una sociedad mercantil?

Las sociedades mercantiles nacen cuando uno o más emprendedores se comprometen por contrato a realizar aportaciones para construir el capital social de una empresa. Este capital, a su vez, se invertirá en los bienes que permitan llevar a cabo las actividades comerciales. Los socios que conforman la actividad participarán en las ganancias y pérdidas que tenga la empresa. Es decir, la sociedad en sí tiene una finalidad lucrativa común.

Para entender por qué se le denomina sociedad mercantil, debemos tener clara cuál es la diferencia con una sociedad civil. Existen varias, pero la principal reside en que en la sociedad civil no se contemplan como objeto social los actos mercantiles.

En cuanto a su constitución, podemos diferenciar distintos tipos. Te hablamos de cada una.

¿Qué tipos de sociedades mercantiles existen en España?

Sociedad anónima (S.A.)

En este tipo de sociedad mercantil, el capital se divide en acciones que se pueden transmitir con total libertad, siempre acorde a lo que dicta la Ley de Sociedades Anónimas. Aunque pueden estar formadas por un solo socio, por su forma jurídica y por su constitución (se exige un mínimo de capital social de 60.000 euros), las sociedades anónimas suelen estar formadas por un gran número de socios.

Sociedad anónima europea (S.E.)

Para sociedades que actúen en distintos países miembros de la Unión Europea, puede ser interesante esta fórmula, ya que posibilita que se reduzcan los costes administrativos con una estructura legal que se adapta a los reglamentos europeos. Eso sí, el capital suscrito no podrá ser menor a 120.000 euros. Habitualmente, suele nacer de la transformación de una Sociedad Anónima, aunque también puede darse por formación de un holding, por una filial o también por fusiones de empresas.

Sociedad de responsabilidad limitada (S.L.)

Tal y como indica su nombre, su principal característica es que los emprendedores no deben responder con su patrimonio personal de las deudas generadas por la empresa, limitándose su responsabilidad al capital aportado. No tiene un número limitado de socios. Además, sólo se requiere de un capital mínimo de 3.000 euros para formar una sociedad limitada.

Sociedad limitada nueva empresa (S.L.N.E.)

La Ley de sociedad limitada de nueva empresa es una adaptación de la Ley de sociedad limitada, por lo que tiene muchos puntos en común. Su constitución tendrá un máximo de cinco socios. A diferencia de la Sociedad Limitada, ésta sí tiene un máximo en el capital de 120.000€ y permite mayor flexibilidad en el desarrollo de la actividad sin tener que modificar los estatutos de la sociedad. Con el desarrollo de las nuevas tecnologías e Internet, nació el concepto de startup. Para ellas está especialmente pensada este tipo de sociedad mercantil ya que simplifica, en gran medida, los requisitos para la constitución.

Sociedad colectiva

Necesita un mínimo de dos socios. Y no existe un mínimo de capital exigido. En este tipo de sociedades, los socios son empleados y gestionan la empresa de forma directa y activa. La condición de socio no se puede transmitir libremente. Además, a la hora de pensar en esta sociedad como una posibilidad, lo que debemos tener en cuenta, sobre todo, es que su responsabilidad es ilimitada, respondiendo de manera personal y con el propio patrimonio de los socios de las posibles pérdidas de la empresa.

Sociedad comanditaria

Cuenta con unas características parecidas a una sociedad colectiva, tampoco existe un mínimo de capital, pero se diferencian en que en una sociedad comanditaria existen socios colectivos (mismas características que en la sociedad colectiva) y socios comanditarios, que tienen la opción de no participar en la gestión de la sociedad. La responsabilidad sí está limitada al capital aportado.
Estas son las principales características de las sociedades mercantiles en España y que debes tener en cuenta para poder empezar a dar forma a tu negocio soñado. Y si empiezas emprender, el primer paso es contar con un seguro de negocio que cubra tu empresa ante posibles y múltiples riesgos y eventualidades que puedan surgir. Ocúpate con total tranquilidad de tu negocio y céntrate en lo importante: ¡Emprender!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *