No eches a perder tu yate: contrata la cobertura de daños a la embarcación

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuacion: 0 basado en 0 valoraciones

Tu yate es tu tesoro, ¿conoces los beneficios de la cobertura de daños a la embarcación?

¿Tienes un yate? Entonces conocerás el valor que tiene su cuidado y mantenimiento, además de lo que supone tener un amarre en el puerto para mantenerlo atracado. En este artículo vamos a hablarte de una importante garantía que ofrecen los seguros para embarcaciones de recreo. Si lo quieres proteger de forma íntegra y conseguir un respaldo económico ante cualquier posible incidente, prepárate para tomar nota acerca de la cobertura de daños a la embarcación y sobre cuáles son las situaciones en las que estarás protegido económicamente si la adquieres ahora.

La cobertura de daños a la embarcación

Como ya sabrás, salir a navegar es algo que implica una gran responsabilidad para quien lo maneja, ya que  supone exponerse a posibles riesgos que, aun siendo prudente, nunca estás exento de experimentar. Además, durante el transporte, el yate también puede sufrir daños, por eso es importante que lo asegures ante posibles accidentes que, aunque no afecten a terceros, si a ti y a tu yate.

¿Cuándo se garantizan los daños a la embarcación?

– Durante la navegación.

– Durante las operaciones de botadura o puesta en seco.

– Cuando esté en tierra.

– Mientras es transportado por carretera o ferrocarril.

¿Qué daños son más frecuentes en las embarcaciones durante la navegación?

Existen infinidad de posibilidades en las que las embarcaciones sufren daños y se deterioran; sin embargo, no todos los supuestos están cubiertos por la cobertura de daños a la embarcación.  A continuación te contamos cuáles son los que sí que están contemplados en esta garantía, seguro que alguna vez has temido que alguno de estos siniestros puedan ocurrirle a tu embarcación:

– La pérdida total: Si tu yate se hunde por causas que tienen origen en el mar, la aseguradora se encarga de los gastos relacionados con el salvamiento y la recuperación de la embarcación, así como retirar sus restos del agua.

– Averías: Las averías que se  ocasionan en la embarcación a consecuencia de un hundimiento, una embarrancada, un choque o una colisión contra un objeto fijo o que flote en el mar. También están cubiertos los casos de abordaje, de incendio o explosión.

– Robos: Siempre existe un riesgo de robo o de su intento, tanto de la embarcación como de las piezas que la constituyen; y esto puede ocasionar, además de las correspondientes perdidas, daños por fuerza, roturas de material y otros desperfectos estéticos.

– Daños a objetos personales: Esta cobertura se aplica cuando los objetos personales de cada tripulante sufren daños a causa de un siniestro de la embarcación. Por ejemplo: equipos de esquí náutico, equipos de fotografía o herramientas de pesca que se echan a perder si se inunda la embarcación a causa de un golpe o se hunde.

– Cobertura de lonas y fundas: Estas estarán cubiertas ante posibles roturas o daños pero únicamente si lo reflejas en el contrato de tu seguro para embarcaciones.

Ya has visto que es importante que tengas en cuenta los daños que podría sufrir tu yate a la hora de suscribir tu seguro de embarcaciones.  Asegúrate de añadir esta cobertura tan importante e indispensable para ahorrarte gastos elevados ante situaciones inesperadas. Además existen otras coberturas igual de importantes y necesarias para proteger tu barco y ganar una mayor tranquilidad cuando te dispongas a navegar. Algunas de ellas son la garantía de asistencia náutica o la de accidentes corporales, entre otras.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − 5 =