Autónomos y pymes
contabilizar gastos no deducibles

¿Cómo contabilizar gastos no deducibles?

Índice de contenidos

Para el área de finanzas y contabilidad de una empresa es importante determinar los gastos no deducibles, debido a que estos afectarán el resultado contable antes de impuestos y el derecho de base imponible. Si te has preguntado de qué manera se pueden contabilizar los gastos no deducibles en este artículo aclararemos tu duda.

¿Cuáles son los gastos no deducibles?

Los gastos no deducibles se refieren a aquellos desembolsos de dinero que no están relacionados directamente con la actividad de la empresa. Además, no tienen índole fiscal. En otras palabras, este tipo de gasto no se debe restar del ingreso total generado por la empresa, ya que por su naturaleza no cumple con las condiciones necesarias.

Al contrario de los gastos deducibles, que son aquellos como los de publicidad, alquiler e insumos, los gastos no deducibles no se deben incluir en la cuenta de resultados.

Algunos ejemplos de gastos no deducibles que menciona la Ley de Impuestos de Sociedades son:

  • Retribución de fondos propios
  • Impuesto sobre sociedades
  • Multas y sanciones
  • Donativos
  • Regalos
  • Intereses moratorios

Ejemplo de cómo contabilizar los gastos no deducibles

Toda salida de dinero de una empresa se debe anotar, sin hacer diferencia si se trata de un gasto deducible o no deducible, pero para efectos internos es necesario hacer subcuentas

Es importante mencionar que los gastos no deducibles no tienen una cuenta como tal, pero se pueden añadir a otras. De esta manera, cuando se realice el ejercicio contable se tenga identificado cada tipo de gasto.

Para contabilizar los gastos no deducibles es necesario que se resten del resultado antes de aplicar el impuesto corriente.

Pondremos un ejemplo para tener claro cómo contabilizar los gastos no deducibles. Es importante tener en cuenta que las diferencias permanentes serán entendidas como causa de los gastos no deducibles. ¡Toma nota!

Una sociedad presenta la siguiente información:

  • Resultado antes de impuestos: 40.000 euros
  • Bases negativas de ejercicios anteriores: 2.000 euros
  • Retenciones a cuenta del impuesto: 2.500 euros
  • Pagos a cuenta del impuesto:
    • Mayo: 200
    • Septiembre: 400
    • Diciembre: 400
  • Bonificación a la cuota: 3.000 euros
  • Tipo de impuesto: 25%

Además, es necesario revisar los siguientes conceptos que dentro del cálculo tomarán el nombre de “diferencias permanentes”:

  • Donativos: 300
  • Infracción de la DGT marzo: 100

El cálculo en general se debe realizar de la siguiente forma:

 

Resultado contable

40.000 euros

+/- Diferencias permanentes

300 + 100 = 400

Resultado contable con ajuste

40.400 euros

+/- Diferencias temporales

0

Resultado fiscal

40.400 euros

- Bases negativas

2.000 euros

Base imponible

38.400 euros

Cuota íntegra

9.600 euros

- Deducciones o bonificaciones

3.000 euros

Cuota líquida

6.600 euros

- Retenciones

3.500 euros

Cuota diferencial

3.100 euros


Esperamos que este artículo sobre cómo contabilizar los gastos no deducibles haya sido de tu agrado para ponerlo en práctica en el área contable de tu empresa. Recuerda que si se trata de gastos no deducibles debes añadirlos a una subcuenta, ya que de esta manera el ejercicio contable será congruente.

Escribe un comentario