Autónomos y pymes

Índice de contenidos

Una relación laboral puede terminar debido a un despido o por una baja voluntaria. Asociados a estas situaciones laborales, existen otros dos términos que pueden llegar a confundirse: finiquito e indemnización. En este artículo vamos a analizar qué significa cada término y a saber diferenciar entre finiquito e indemnización. 

¿Qué es el finiquito por despido?

El finiquito por despido es una cantidad que se otorga al trabajador independientemente de cómo haya terminado la relación laboral: ya sea porque despido o por baja voluntaria El finiquito es la suma de dinero que la empresa debe a un trabajador en el momento de su marcha, y es independiente de la indemnización.  

En el cálculo de un finiquito por despido entran las siguientes cantidades:

  • El salario de los días trabajados durante el mes en curso. En muchas ocasiones, este concepto no se paga en el finiquito, sino que se te paga en la nómina del mes. Otras veces, para no esperar a final de mes, se incluye en el finiquito.
  • La parte proporcional de las pagas extra. Si tienes las pagas extras prorrateadas (incluidas en la nómina), no se contabilizan en el finiquito. 
  • Los días de vacaciones no disfrutados y a los que se tiene derecho.
  • Las horas extras realizadas y que no hayan sido pagadas.
  • Pluses y pagas de beneficios que se hayan generado y que no se hayan abonado.

¿Qué es la indemnización?

La indemnización es una compensación económica que se debe dar al trabajador cuando la empresa le despide. La cuantía de la indemnización está estipulada por la ley y dependerá del tipo de despido que se produzca: 

  • Despido disciplinario. Se lleva a cabo cuando la empresa considera que el trabajador ha incumplido alguna de las normas de la empresa o porque el trabajador ha cometido una falta grave. En estos casos se produce el despido y será un juez quien determine si el despido ha sido procedente o no.
    Si se trata de un despido procedente, el trabajador no recibe indemnización. Si es improcedente, la indemnización es de 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades.  O de 45 días con un tope de 45 mensualidades para contratos realizados antes del 12 de febrero de 2012.
  • Despido objetivo. Ocurre cuando la empresa alega como motivo alguna de las causas contempladas en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores. La indemnización será de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.
  • Fin de contrato temporal. Cuando un contrato de trabajo se termina y no se renueva, la indemnización a pagar es de de 8 a 12 días por año trabajado, en función de la fecha en la que se haya formalizado el contrato.
  • Despido colectivo. Si el despido está dentro de un ERE (Expediente de Regulación de Empleo), la indemnización que corresponda será de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.

Diferencias entre indemnización y finiquito

Una vez explicado qué es cada concepto, quedan bastante claras las diferencias entre los términos:

  • La indemnización, en cambio, es el importe que debe pagar la empresa al empleado por su despido. Si el trabajador deja el empleo de forma voluntaria no tiene derecho a indemnización. Pero si es despedido, sí tiene derecho, en la mayoría de los casos.
  • El finiquito se cobra siempre, independientemente del motivo de la relación laboral. Es el importe que debe la empresa al trabajador que le adeuda en el momento del fin del contrato: el salario del mes trabajado, las vacaciones no disfrutadas, las horas extra no cobradas y la parte de las pagas extra que no se ha disfrutado.

En un despido, normalmente se cobra la indemnización por el despido más el finiquito. 

Ahora ya sabes cuáles son las diferencias entre indemnización y finiquito. ¿Necesitas ayuda más concreta? Cuando se trata de despidos, muy probablemente necesites ayuda jurídica. No dudes en contactar con nosotros y te ayudaremos a resolver tu caso.

Escribe un comentario