Autónomos y pymes

¿Qué es una SCP? ¿Conviene más que una SL?

Índice de contenidos

A la hora de constituir una nueva empresa surgen dudas sobre cuál es la mejor manera: ¿Es mejor una SL? ¿O es preferible una SCP? Pero, ¿qué es una SCP? Se trata de una forma jurídica poco conocida pero que tiene ciertas características que merece la pena estudiar. Vamos a explicar de qué trata y cuáles son sus diferencias con otros modelos más utilizados.

¿Qué es una SCP?

SCP con las siglas de Sociedad Civil Privada. Esta es una forma de constituir una empresa, al igual que puede ser la SL o la SA. En este caso, una SCP es una entidad asociativa que carece de personalidad jurídica

Creación

Para su creación, es necesaria la unión de dos o más personas que acuerdan aportar cierto capital, bienes o trabajo a la sociedad con el objetivo de realizar una actividad económica para sacar beneficios y poder repartirlos entre los socios. 

Capital inicial

Cabe destacar que para formar una SCP no es necesario aportar ningún tipo de capital mínimo (lo contrario, por ejemplo, que ocurre en el momento de crear una SL, ya que se requiere de un capital mínimo inicial de 3.000€). Este hecho permite formar una empresa de manera rápida y sencilla a través de un documento privado. Si alguno de los socios hiciera alguna aportación de bienes inmuebles o derechos reales, sería necesario realizar la escritura pública frente a un notario e inscripción en el registro mercantil.

Administración de la empresa

Una vez que se constituye una SCP, la administración de la empresa recae sobre uno de los socios, que será el encargado de realizar las funciones de administrador de la sociedad. 

No obstante, es posible que más de un socio pueda ejercer dichas funciones, mediante la figura de administradores solidarios. En estos casos, cada socio podrá tomar decisiones sin el consentimiento del otro administrador.

¿Qué diferencias hay entre una SCP y una SL?

La gran diferencia entre una SCP y una SL, además de cómo se forma, es la responsabilidad frente a terceros

  • Una Sociedad Civil Privada no tiene una personalidad jurídica propia. Por ello, ante una responsabilidad frente a terceros, por deudas sociales por ejemplo, primero responde la sociedad con sus bienes. Pero si la deuda no se llega a saldar, serán los propios socios quienes respondan con sus bienes de manera ilimitada, según los pactos que hayan establecido los socios. 
  • Por el contrario, una SL tiene personalidad jurídica propia, por lo que los socios de la sociedad no tienen ninguna responsabilidad patrimonial con respecto a las deudas.

En ambos casos, es más que recomendable contratar un Seguro de Responsabilidad Civil (SRC) en el mismo momento de la constitución de la empresa para que el negocio esté cubierto ante cualquier imprevisto del día a día.

Ventajas e inconvenientes de una SCP

Ventajas

  • El proceso de constitución es muy rápido, ya que no requiere ninguna formalidad.
  • No es necesaria una gran inversión para su constitución: solo es necesario el capital para los primeros gastos ya que no requiere de capital mínimo inicial.
  • Las cuotas de autónomos están bonificadas.

Inconvenientes

  • La responsabilidad frente a las deudas puede llegar a afectar a los socios de la empresa, teniendo que responder con su patrimonio personal.
  • Cada uno de los socios puede actuar en nombre de la sociedad, ya que no hay una personalidad jurídica en la sociedad.
  • La gestión fiscal y de la contabilidad es mucho más compleja que la de un autónomo o la de una sociedad sin objeto mercantil.

Ahora que ya sabes qué es una SCP, podrás saber cuál es la forma que más te conviene a la hora de constituir una empresa. ¿Quieres leer más artículos relacionados con el mundo empresarial? En la categoría PYMES y Empresas de nuestro blog encontrarás un sinfín de recursos. 

Escribe un comentario