Autónomos y pymes
permisos individuales de formacion

Qué son los PIF o Permisos Individuales de Formación

Índice de contenidos

Las empresas tienen la oportunidad de ofrecer formación a sus trabajadores de distintas maneras. Una de ellas es mediante los Permisos Individuales de Formación, o PIF. Con este tipo de medidas la empresa seguirá contando con el trabajador a la vez que este se sigue formando en una titulación a su elección. Esto, a la larga, es una combinación ganadora para todas las partes. En este post te explicamos cómo funciona.

¿Qué son los Permisos Individuales de Formación?

Los Permisos Individuales de Formación (PIF) son unos permisos que puede conceder una empresa a sus trabajadores para que estos puedan seguir formándose de manera presencial en una titulación oficial. 

  • Estos permisos son remunerados, es decir, el trabajador seguirá cobrando durante el tiempo que esté en la formación, a pesar de que no esté trabajando. 
  • La formación que reciba el trabajador no tiene por qué tener relación con el desempeño laboral que ejerce el trabajador. 
  • El máximo de horas por año natural que puede disfrutar un trabajador de los PIF es de 200 horas.

Requisitos y beneficios de los Permisos Individuales de Formación para un trabajador

El trabajador debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Prestar sus servicios a una empresa, sea pública o privada.
  • Cotizar a la Seguridad Social en concepto de Formación Profesional
  • Obtener el permiso por parte de la empresa.

Además, la formación elegida por el trabajador también debe cumplir ciertos requisitos:

  • Debe ser una titulación oficial, es decir, emitida por la Administración Pública, publicada en el BOE y con validez en todo el Estado español.
  • La formación puede transcurrir en centros públicos o privados, siempre que estén homologados y autorizados por el Ministerio competente.
  • La formación debe tener como objetivo el desarrollo o la adaptación de las cualificaciones técnico-profesionales del trabajador como a su formación personal.
  • La formación no debe pertenecer a las acciones de Formación Continua que pueda tener la empresa.

Una vez la empresa apruebe el permiso y la formación cumpla los requisitos indicados, el trabajador podrá hacer su formación mientras realiza sus tareas laborales. Esto le aportará varios beneficios:

  • Seguir formándose, sin tener prejuicio económico o profesional.
  • Aumentará su motivación laboral.
  • No tendrá que recuperar las horas que falte al trabajo
  • Podrá cobrar su salario de manera íntegra.

Requisitos y beneficios de los Permisos Individuales de Formación para una empresa

La empresa no debe cumplir ningún requisito en sí, pero sí debe entregar la documentación pertinente a la Representación Legal de los Trabajadores cuando apruebe un PIF a uno de sus trabajadores:

  • Formación a realizar por el trabajador.
  • Titulación obtenida tras concluir la formación.
  • Número de horas que necesita el trabajador para hacer la formación y la distribución dentro del año, teniendo en cuenta el máximo de 200 horas.
  • Coste del PIF.
  • Importe que puede bonificar la empresa.

También, la empresa, debe hacerse cargo de obtener la siguiente documentación:

  • El impreso de solicitud del PIF, cumplimentado por el trabajador que recibirá la formación.
  • La concesión del permiso expedido por la empresa.
  • El impreso que acredite la realización de la matrícula y el justificante de pago.
  • Un calendario de los días y horas de clase, sellado por el centro de estudios.
  • Los resultados académicos o el certificado de asistencia que demuestre que el trabajador ha acudido a clase.
  • Fotocopias de las nóminas del trabajador de los periodos que dure el permiso.

Además, la empresa también se puede ver beneficiada por dar un PIF a sus trabajadores:

  • La empresa puede solicitar a la Seguridad Social el importe del trabajador de las horas que falte al trabajo.
  • Las empresas que conceden el permiso a su personal verán aumentado su crédito anual para la formación de sus empleados.
  • La empresa puede contratar a otra persona para cubrir las horas en las que el trabajador falte con el dinero devuelto por la Seguridad Social. De esta manera, la productividad no se verá afectada.
  • La fidelidad del trabajador hacia la empresa se verá aumentada, aumentando a su vez su motivación y eficacia.

Los Permisos Individuales de Formación, o PIF, son una solución ideal para que el trabajador de una empresa pueda seguir formándose. El trabajador gana, porque aumenta su formación, a la vez que trabaja y puede seguir cobrando. La empresa también gana, ya que la Seguridad Social se hace cargo de las horas de salario en las que el trabajador no ejerce, además de obtener otros beneficios.

Escribe un comentario